Redes sociales

30 marzo 2008

Deliciosas apostillas de Nueva Córdoba


Hacia principios del siglo XX el barrio de Nueva Córdoba era solo un montón de barrancos inhóspitos, refugio de "malandras" y prófugos. Cada vez que llovía un impresionante río de barro bajaba desde allí hacia el centro.

Un sujeto llamado Crisol, sin dudas un visionario, imaginó que la única forma de romper ese cinturón de tierra y matorrales que limitaba el crecimiento de ciudad era nivelando los terrenos y urbanizando el sector. Con esta idea, algo de convicción y muchos contactos aceitados debidamente, consiguió que los gobernantes conservadores de la época le vendieran esas tierras fiscales a muy buen precio (una verdadera ganga).

Inmediatamente Crisol puso en juego su fortuna y trajo de "las Europas" a los mejores arquitectos y urbanistas. Entre ellos contrató a Carlos Thais, un francés que dejó su marca en el país a través de obras como el Parque Sarmiento en Córdoba, los Bosques de Palermo en Buenos Aires y el Parque 9 de Julio en Tucumán, entre otras.

El proyecto era ambicioso, Nueva Córdoba debía convertirse en el sector de la ciudad donde solo los más ricos tuvieran cabida. Rápidamente las "mejores familias" se apuraron a comprar un pedacito de ese paraiso prometido. La idea puesta en práctica era fabulosa: el trazado de las calles copiaba el de un barrio en París, quedaba al lado de un imponente parque, un gimnasio monumental y el zoológico. Era un trozo de Europa puesto en medio de la Pampa para que los oligarcas locales no tuvieran que extrañar.

Por supuesto al poco tiempo los primeros palacetes de lujo comenzaron a florecer por la zona y entre ellos se destacaba el Palacio Ferreyra que ocupa toda una manzana y hoy es un museo. Para ornamentar el parque se importó pieza por pieza una gigantesca "vuelta al mundo" realizada en acero y diseñada por el mismísimo Eifel (el mismo de la torre homónima) y como broche de oro, el primer tranvía que corrió por Córdoba lo hizo por esas callecitas empedradas a fin de que los empleados y sirvientes de la gente bien tuviera en qué llegar para servir a sus patrones.

El emprendimiento tuvo algunos inconvenientes, una de las tantas crisis mundiales que impactaron religiosamente en el país dejaron boqueando las empobrecidas arcas de Crisol quien tuvo que soportar también la primera huelga obrera organizada en la ciudad, cuando sus trabajadores -en la mayoría inmigrantes- exigieron mejoras de salarios y de condiciones de trabajo.

Finalmente, como no podía ser de otra manera, todo terminó en un ruidoso escándalo de corrupción. El estado, como siempre, se hizo cargo de las pérdidas del capitalista, recompró las tierras a un precio exorbitante, y esta historia se transformó en una bandera electoral que le permitió a Amadeo Sabattini convertirse en gobernador de la provincia por la UCR venciendo ámpliamente a los lomos negro.

Por supuesto hoy Nueva Córdoba ya no es lo que fue. Muchos palacetes de aquellos días de oro fueron demolidos para levantar edificios y negocios; otros se han transformado en reparticiones públicas, consulados, museos o cosas por el estilo. El boom del campo se tradujo en un boom de construcciones nuevas, donde se mezclaron edificios de lujo con altos palomares que contienen a la población estudiantil de la UNC proveniente del interior y de otras provincias. A veces el mal olor de las cloacas colapsadas por falta de planificación, desluce el dinamismo de un barrio lleno de jóvenes y también saturado de boliches y bares, pero sin dudas mantiene el antiguo prestigio y alquilar allí es bastante más caro que en otros sectores de la ciudad.

En Plaza España, el corazón de este barrio de pasado oligarca y presente sojero, se ubicaron los piquetes paquetes de nuestra ciudad. Allí, entre las luces brillantes de un paisaje parisino trucho, los celulares de $1.000 y los duplex de $600.000, se montó una parodia de "lucha social". No faltó nada. Había cacerolas, unas gomas ardiendo, choripaneros y hasta banderas "espontaneas"; algunas de ellas tan "espontaneas" que estaban escritas en correcto inglés, no fuera a ser que las cámaras de CNN los filmaran y confundiese a estos pulcros gringos que piden rebaja de impuestos y un golpe de soja, con aquellos negros que en el 2001 salieron a pedir comida.

...y esa urna tiene un tractor



Schiaretti llegó a la gobernación gracias a dos tipos de urnas. La primera estaba cargada de votos fraguados, fiscales comprados y actas adulteradas. La otra venía con un tractor adosado, era el voto del campo. Ambas urnas son tan pesadas que han terminado por ser un bloque piedra en los pies de un tipo que no tiene carisma ni decisión; debe ser por eso que cuando la presidenta alineó a los gobernadores en Parque Norte "Juancito" prefirió quedarse a la sombra, desensillar hasta que aclare y agitar la bandera a cuadros en el rally.

29 marzo 2008

Leyendo a los que saben: Sedición y Censura

En la cancha el insulto más común es ¡Estos muertos no existen! No importa que los supuestos muertos tengan equipo, estadio, hinchada y hasta te cobren una entrada. ¡No existís! grita el hincha al contrario y lo sigue gritando aunque los inexistentes le ganen el partido. Es una forma cómica pero consoladora -se ve- de evitar la realidad.

En los medios aquellos que no existen son los que no tienen el espacio para exponer sus ideas. Algo así le ocurrió a Enrique Lacolla, uno de los periodistas de mayor experiencia de nuestro medio. Seguramente no vamos a ver a los empleados de La Voz del Interior recomendar una nota que su diario mandó al tacho de la basura porque no concuerda con su línea editorial (la del porteño Grupo Clarín). Como no hay posibilidades de disenso, en cambio se pueden crear modernos referentes mediáticos y decir que alguien que solo escribe lo que el editor le dice que escriba es un "tipo que sabe".

Por eso, en un intento de no dejarnos ganar por esos que rechazan la posibilidad de pensar en un nuevo modelo de país, aquí les dejamos una nota que La Voz del Interior se ha negado a publicar, seguramente porque quien la escribe lo hace con criterio propio y tiene la desfachatez de saber de qué habla.

La sedición del “campo”

Por ENRIQUE LACOLLA

La insurrección sojera revela la necesidad de contar con una política de desarrollo integral para el país.

La rebelión de un sector del campo contra el grueso de la sociedad, puesta de manifiesto por las concentraciones de esta semana, es expresiva de un viejo problema argentino: la irreductible hostilidad de la clase alta a toda redistribución del ingreso que remotamente afecte sus bolsillos, y a la inconsciencia y el seguidismo de un buen sector del medio pelo porteño y de los productores rurales medianos, incapaces de diferenciar sus intereses de los de la Sociedad Rural y atentos sobre todo a los réditos que deducen de unas explotaciones que representan una escasa o nula inversión tecnológica y que, amén de no concentrar mano de obra, suponen un grave peligro ecológico que, si no es atendido con cuidado a través de la necesaria rotación de los cultivos, arriesga destruir la feracidad de nuestro suelo.

El papel de estos sectores es servir de ariete seudo popular para exteriorizar una protesta que, en el fondo, deviene del modelo sistémico impuesto por el neoliberalismo, que a partir de 1976 barrió con la mitad de los productores agropecuarios, permitiendo la recuperación, por la oligarquía y las transnacionales, de inmensas cantidades de terrenos, que antes habían sido un modelo de producción de alimentos, “para reemplazarlos por un modelo factoría productor de forrajes baratos para la exportación”, como expresa la declaración del Movimiento de Campesinos de Santiago del Estero. Que este “detalle” no haya sido asimilado por los productores de la Federación Agraria dice mucho de la miopía a que induce la ignorancia de la historia.

No voy a solidarizarme a pleno con el gobierno, que ha dejado tantos frentes abiertos por su inhabilidad para atender a los reclamos de los pequeños productores y por su actitud de dejar hacer ante la exteriorización de las protestas ilegales que comenzaron con los cortes de ruta protagonizados por los piqueteros “paquetes” de Gualeguaychú; pero el aumento parcial de las retenciones es parte de un intento –positivo– para desalentar el monocultivo de la soja transgénica forrajera.

Ambigüedad

El problema reside, sin embargo, en la ambigüedad de la política estatal, que no termina de romper con el modelo neoliberal que asignó a la Argentina un papel de proveedor de alimentos de baja calidad explotados por los lobbies transnacionales y terratenientes. Esa política no se determina a transferir parte de la riqueza generada por ese diseño productivo primario a la construcción de un país integrado y basado en la tecnificación y diversificación del campo y en la recreación y potenciación de la industria nacional, la única que puede terminar con el desempleo y poner al país en un pie de igualdad tecnológica con los países desarrollados del mundo.

Es difícil que una actitud semejante sea asumida por el gobierno, sin embargo, debido a una ambivalencia ética que le permite hacer coincidir, por ejemplo, la entrega de los yacimientos de la cuenca del Golfo de San Jorge, en Santa Cruz, con un discurso nacionalista que nunca termina de encarnarse en actos y en programas que pongan las cosas en claro; que diseñe un proyecto nacional y que designe a los enemigos de este.

Sin embargo, creo que en este momento es importante recalcar que, pese a sus defectos, el gobierno de Cristina Fernández está consagrado por una abrumadora mayoría electoral, que se configura como la única autoridad nacional legítima y que el Estado debe hacerse respetar frente a las fuerzas que, de una u otra manera, han encarnado el proyecto neoliberal repudiado por la masa del país. La cabeza política más visible de la oposición parece estar dispuesta sin embargo a recabar el apoyo de los más distinguidos personeros de ese proyecto. Resulta chocante, en efecto, que Elisa Carrió, autoerigida en arquetipo de la autoridad moral en el país, pueda asociarse a nombres como los de Mauricio Macri y Ricardo López Murphy, expresivos de ese modelo, y suscite además las simpatías del menemismo y el cavallismo...

Estamos en presencia de un intento de desestabilizar la situación política que puede estar dirigido, inclusive, al derrocamiento del gobierno. Muchos de los participantes de la manifestación nocturna del martes pasado, hasta cierto punto orquestada por la televisión privada, deben haber pensado en reeditar la pueblada del 19 de diciembre de 2001. No toman en cuenta, sin embargo, que por entonces se estaba en un país envuelto en una auténtica crisis, mientras que hoy esta es artificial y determinada por un lock out patronal derivado del apetito por una mayor apropiación de las ganancias. La diferencia es esencial y pone un límite a la protesta. Esta sólo podrá prosperar si el gobierno nacional depone sus responsabilidades y no articula una respuesta. Es hora de que la encuentre.

28 marzo 2008

La decepción

Muchas veces pasa. La noche fue larga, hubo más alcohol del recomendable y a eso de las 4 de matina te parece que has encontrado el amor de tu vida. A la mañana siguiente, en realidad bastante pasado del mediodía, elevás tu cabeza y mirando a hacia tu derecha pensás en voz alta “¿qué hice…?” Justo en ese momento ella también se despierta, inquietada quizás por tu pregunta. Mientras se refriega la cara y se acomoda el pelo te mira tratando de enfocar mientras pronuncia, casi sin darse cuenta, “uuuuh”. La decepción es mutua y cae como un baldazo que nos pone más formales, menos confianzudos y nos hace prometer internamente que jamás volveremos a tocar ese maldito fernet.
****

Hoy por la mañana escuché a mucha gente decepcionada. Gente linda, que huele rico y habla bien. Ellos creían que la lucha del campo era hasta el final (de los K) y que las cacerolas de Nueva Córdoba y Recoleta se transformarían en una espada flameante que descabezaría a la hidra. Estoicos, esperaban probar su heroísmo en largos días de comer la carne y las vituallas que previsoramente habían guardado en el freezer unas horas antes de que los mercados se vaciaran.

Pero eso no pasó. El gobierno “montonero”, votado por los villeros y los planes trabajar ha resistido el embate de los bienudos que están hartos de tantas cosas: del INDEC, de los impuestos, del dólar alto que no los deja viajar, de los 24 de marzo feriados, de los cabecitas negra entrando al club, a los shoppings, a los bares. Están cansados de la soberbia gremial que pide mejores salarios; de los que cortan la calle por cualquier cosa pero nunca cortan para salvaguardar las ganancias de los ricos. Están re-podridos de los trajes cruzados del ex presidente y odian que la actual presidenta se vista bien pero la banquen los piqueteros.

Los medios son una ametralladora que dispara odios desatados. Una señora educada, juntando política y hormonas nos grita desde la radio: “Cristina es una soberbia. ¿Cómo la gente pudo votar a esta mujer premenopáusica?”. Un chacarero medio obeso, gorra en mano y con los cachetes sonrosados dice frente a la cámara: “El problema son estos negros de mierda -los camioneros- no entienden de razones y quieren pasar. ¡Negros de Mierda!”. Un periodista, el mismo que suele pedir todo el rigor de la ley cuando los pobres piquetean, ahora se indigna con los choferes cuando estos exigen su derecho a trabajar y circular libremente.

Una chica linda, de esas que han estudiado, han viajado y han llenado sus ojos de mundo; mientras mira la tele me dice "los Kirchner quieren dividir al país”. Por un instante fatal me olvido de sus labios -que eran lo único que realmente valía la pena en este mundo- y arruino la noche diciéndole, “Mi vida, este país está dividido desde mucho antes que vos nacieras ¿o no te diste cuenta nunca?”

Sin tiempo para nada más la chispa de la decepción mutua ilumina el ambiente y mientras cuento los granitos de azúcar sobre la mesa pienso, ¿qué carajo hago acá?

Game Over.

27 marzo 2008

Ficciones

Son las 10 de la noche en Barrio Alberdi, a cinco cuadras de la cancha de Belgrano. Estoy terminado de cenar cuando arrancan dos cacerolas solitarias con el clin clan de algo así como una protesta.

Salgo por la ventana a mirar los caceroleros que ocupan los balcones del edificio del frente y están dándole a la lata con fervor. Seguro acaban de ver por TN que en Recoleta -allá en la Capital Federal- "la gente" (¿debiera escribirlo con mayúsculas?) se junta a hacer ruido y espera ansiosa la aparición de las cámaras televisivas que la transformará en héroes patricios de la nación.

Son las 10.15 y los caceroleros arruinan sus ollas golpeándolas con ritmo y entusiasmo, siguen siendo dos pero se envalentonan cuando confunden el silbido de los recolectores de basura con un sonido de aliento. El gordo del séptimo les grita que la corten, que él tiene que laburar mañana.

Hace un rato, la Nacha me cuenta que en el super una señora preocupada decía que una horda estaba bajando hacia el centro por avenida Colón. "Vienen saqueando desde el Walmart". En La Voz On Line, paralelamente desmienten la versión que había echado a correr una oyente de Cadena 3 sobre el supuesto saqueo a un Vea.

Son las 10.30 en punto y las cacerolas se callan puntuales. Durante exactos 30 minutos de reglamento han sido dos ruidosos acompañantes de la noche. El balance es pobre: los ladridos de un perro asustado; un auto saludando con bocinazos y el gordo del séptimo gritando desaforado que lo dejen dormir.

Ahora es tiempo de ver la novela. Las ollas vuelven deformadas a ocupar su lugar en la alacena.

23 marzo 2008

OTRO 24 DE MARZO - SEGUIMOS LUCHANDO


Ese 24 de marzo

Estaba en la casa de mi abuela; por entre las hendijas de la persiana podía ver que ya estaba amaneciendo y que estaba nublado. Desde la puerta de la habitación una tía me dijo: "Si querés no te levantes, hoy no hay escuela. Dieron un golpe".

Me quedé en la cama, con mis 7 años yo ya sabía que ese "golpe" era de los militares, pero no comprendía en realidad lo que había comenzado a suceder en nuestro país. Pasaron los años, las tristezas, las mentiras, los ocultamientos y todavía hoy estamos descubriendo la verdad.

Comunicado Nº 1

22 marzo 2008

¿El amor es más fuerte?


El Gordo resopla cuando termina de compaginar un folleto. Mientras se seca la transpiración se acerca a la puerta del taller y grita para hacerse escuchar por encima del ruido de las Multhi que escupen papel y tinta a toda velocidad:
- ¡Pelado!

- ¡¿Qué?!

- ¡¿Qué nos mueve?!
- El odio. -Contesta el Pelado mientras repasa por enésima vez el tintero con la espátula.-

***

Durante estos días de paro agrario entre la voces que dicen llamar a la cordura, pretenden denunciar una supuesta persecución hacia los ricos. "Punzantes" editorialistas se preguntan "¿Está mal ser rico?... ¿Está mal que alguien haga mucho dinero?..."

Por supuesto que para ellos la respuesta es: "No, no está nada mal."
El problema es que para el grueso de las sociedades y de los países desarrollados la riqueza construida sobre la base de la miseria de otros (que es la forma de hacer fortunas) suele ser objeto de serias limitaciones, a través de -por ejemplo- una política impositiva.

Alguno puede aducir que la bonanza del campo no afecta negativamente a nadie, que quienes pagan los precios astronómicos de lo que produce el agro son extranjeros, lo cual es cierto parcialmente porque desde hace ya varios años los productores insisten en ajustar sus precios internos al ritmo alocado de los mercados externos, lo que ha repercutido desafortunadamente en la Canasta Básica de todos los argentinos.

Por otra parte, hay que ser sinceros, los ricos no son bien vistos por nadie (a veces ni por ellos mismos), aún cuando en sociedades capitalistas como las nuestras se endiosa el consumo y a través de él a la riqueza. Paradojas de la vida -o no tanto- solemos odiar tanto a los ricos como amar/desear la riqueza y sus símbolos. En este sentido, como dijimos antes, los estados modernos acostumbran ser implacables y van sobre los ricos con una saña que espantaría a muchos apologistas del "capitalismo serio" que escriben en el diario La Nación.

Mientras que aquí se nos convoca a "estimular", "incentivar", "premiar" o "dejar en paz" al capital, en las naciones desarrolladas lo encausan, lo limitan, lo orientan y para eso... le cobran impuestos.

Odiar a los ricos no está mal ni es gratuito, hasta Jesucristo dijo que era más fácil que un camello pasase por el ojo de una aguja que un rico entrase al reino de los cielos. Y sobre esta visión tan poco grata del poderoso hemos estructurado también nuestra sociedad.

¿Sobre cuánto de amor y de odio se ha construido el mundo? Odiaba el esclavista y odiaba el esclavo, tanto como el esclavista amaba el oro y el esclavo deseaba la libertad. Odiaba Spartaco, tanto como el imperio romano lo odiaba a él. Amaban el ideal de la igualdad los revolucionarios franceses o rusos como odiaban a la nobleza que rechazaba a la plebe y perpetuaba un sistema injusto.

¿El amor es más fuerte? No se, me queda la duda. Por el momento le doy la razón al Pelado.

20 marzo 2008

Cocinando con Luis y Sabatella


No terminábamos de decir que Luis Juez seguramente se sentiría más cómodo si pudiese coordinar con Sabatella y con Binner, que nos enteramos que hace pocos días hubo una reunión entre Sabatella y Juez en la casa de éste último.

El encuentro no tuvo en principio mayor trascendencia y luego de la misma Luis lanzó carretadas de flores para el lado del actual intendente de Morón mientras volvía a marcar sus diferencias con el gobierno K.

En realidad ya hace un tiempo que Sabatella anda armando o tratando de darle forma a un polo que una a diferentes sectores y referentes que, acordando con los lineamientos generales del proyecto nacional y popular, no terminan de cerrar sus diferencias con Néstor y Cristina (o, como en el caso de Juez sienten que hay serias contradicciones entre el discurso y la praxis).

Aparentemente lo que se está cocinando incluiría en un futuro a Binner y al sector del PS que no se sumó a la Carrió y que salió bastante golpeado del último congreso partidario, aunque para agregar este ingrediente (el del gobernador santafesino) todavía faltaría que se avance en la cocción.

Como siempre, estas preparaciones tienen visos de realización cuando se lanzan pero luego hay que ser muy cuidadosos para que no se queme todo antes de tiempo. Quizás uno de los elementos que más amenazan este proceso sea la natural desconfianza de los actores. Luis Juez, por solo dar un ejemplo, seguramente no va a avanzar por este sendero si intuye que se digita, se impulsa o se bendice desde ESA oficina de Puerto Madero.

Otro incoveniente es que entre los armadores de esta partida se encontraría el Chacho Álvarez, quien ha sido en nuestra historia política reciente, sinónimo de fracaso, aunque sin dudas en el espacio centroizquierdista conserva un aura a... a ... ¡Que se yo a qué! pero hay tipos que lo respetan, más allá de mi entendimiento.

Ahora; con Néstor reorganizando el PJ ¿para qué serviría abrir esta nueva senda política? ¿por qué tirar estas líneas ahora y de la mano de algunos amigos críticos al Kirchnerismo? Probablemente porque ya se esté percibiendo que lo que está en juego no es un proyecto individual sino un proyecto colectivo que tiene y necesita de una variedad de matices. Además está cobrando fuerza la visión de que es importante jugar un carta para recuperar/contener a por lo menos una parte de la clase media que acompañó en un principio y que en el último tiempo ha comenzado a alejarse o mira con desconfianza a ciertos figurones del PJ que parecen haber tomado nuevo impulso.

Lentamente todo comienza a entrar en ebullición nuevamente, vamos a ver si los tiempos políticos acompañan o no este intento de realineamiento.

Álbum con fotos

Hay tantas miradas como ojos o cámaras. Las imágenes se suman una tras otra. Vienen de Afganistán, de Irak, de África y se mezclan con otras, de Vietnam, Timor o Tucumán.
Como dice León "Todo está guardado en la memoria"; o en un álbum con fotos como dice Cortazar.

18 marzo 2008

Si me lo decís así es otra cosa


Cuando a un rico le piden documentos, es para “Concretar la transacción”
Cuando a un pobre le piden documentos es “Por averiguación de antecedentes”

Cuando un funcionario cuelga los ganchos es “Un error, un olvido. La que paga las cuentas es mi mujer ¡Qué me iba a imaginar que no tenía medidor!”
Cuando un habitante de una villa cuelga los ganchos es “Un delincuente que pone en riesgo el sistema eléctrico de su barrio”

Cuando un trabajador hace huelga, es un “Paro Salvaje”
Cuando un empresario para es “Lock Out Patronal”

Cuando un cualquiera corta la ruta, es un “Piquete”
Cuando un rico corta la ruta, es “Paro Agrario”

Cuando un laburante se moviliza, “Corta el tránsito y vulnera derechos ciudadanos”
Cuando un sojero hace un tractorazo es “Parte de un justo reclamo”

Cuando aumentan las retenciones, “Es un abuso”
Cuando sube la carne, “Es el libre juego de la oferta y la demanda”

16 marzo 2008

Los caminos de Luis Juez...

...no son los que yo esperaba,
no son los que yo creía,
no son lo que imaginaba.

Desde la Casa Rosada todas las semanas lanzan algún nuevo globo de ensayo. Jugando a la perinola con persistencia, intentan tentar a cualquier figura que mida medianamente bien en las encuestas para tratar de hacerle sombra a Luis Juez. Ya fueron tanteados/sondeados figuras como la rectora Scotto, el ex intendente Martí (UCR) y -dicen que- hasta la Mona Jimenez. Los resultados por el momento no han sido muy halagüeños.

Es que Juez marcha decidido a postularse para candidato como senador nacional en el 2009 y el temor que recorre algunos despachos vinculados a presidencia es que si Luis gana, probablemente lo haga por paliza, dejando sin chances cualquier otra opción K o PJ que pretenda gobernar Córdoba. Un panorama nada tranquilizador sobre todo cuando se ponen los ojos a un objetivo de largo aliento: el retorno de Néstor en el 2011.

Pero como no hay nada fácil en esta vida, incluso el camino para ex intendente está lleno de baches y acechanzas que, en parte tienen su origen en Buenos Aires, pero también provienen del seno de su propio partido y de la alianza que supo construir para el 2 de setiembre pasado. De entrada nomás deberá ajustar los desacoples con Daniel Giacomino, a quien tantas veces calificó como su "hermano" pero con quien evidentemente tiene algo más que simples diferencias de estilo.

Hoy en el diario La Voz del Interior y con motivo del balance de los 100 días de gobierno, Giacomino pone paños fríos sobre los roces recientes pero no deja de plantar bandera en cuanto a lo referido al gobierno nacional. Dice, y cito: "los sectores kirchneristas somos el 80 o 90% del Frente Cívico" declaración que pone un límite cierto a Juez quien se ha mostrado hipercrítico con Cristina.

Por supuesto que Giacomino exagera el peso de los sectores K dentro del FCS y el Partido Nuevo, pero lo relevante no es eso, lo importante es que el electorado cordobés todavía está resentido con la inacción nacional frente a lo que percibió como un fraude durante las elecciones a gobernador. No nos podemos olvidar que a raíz de esto la fórmula Cristina - Cobos no pudo hacer pie en la Capital y terminó tercera, aún cuando sumaba con la canasta del PJ (Urquía, sin el apoyo de De la Sota) y la de Libres del Sur - FG (Cecilia Merchán).

La verdad es que al kirchnerismo todavía le falta remar mucho en un distrito que le es esquivo.

Como buen lector de esta realidad, Juez no va a abandonar su posición opositora que lo hace seguir sumando aunque es clara también su vocación de no acercarse a figuras como Elisa Carrió (con quien tiene un evidente problema de piel y proyecto) ni a Pino Solanas (a quien "no le ve uña de guitarrero"), a pesar de que ambos referentes nacionales han mandado sus delegaciones para tratar de negociar algún acuerdo.

Por otra parte Juez admite en privado que no existe hoy en el país un proyecto político superador al que impulsa Néstor Kirchner y con el cual acuerda en sus partes más sustanciales. La frase: "y pensar que todo esto se solucionaba con una llamada (de Kirchner)" todavía repiquetea dentro del Partido Nuevo y marca que en gran medida existía una importante identificación con los objetivos políticos nacionales. (Tampoco está de más decir que De la Sota contaba con el rechazo militante del kirchnerismo nacional.)

Me parece que Juez estaría más que feliz si encontrase la forma de articular fluidamente con Binner o Sabatella, pero por el momento cada uno de ellos parece atender su juego, mientras se diferencian sin romper con Casa Rosada.

En tanto, y pensando en el 2009, Luis recorre el interior provincial, tiende nuevos puentes hacia los heridos que siempre deja el aparato pejotista, hace migas con intendentes radicales K y le pica el seso a todo lo que exista opositor a Schiaretti.

Como buen peronista Luis Juez sabe que si se queda quieto lo comen las hormigas, pero también conoce de la situación extremadamente complicada que viven las finanzas provinciales, sobre todo en lo referido a la Caja y a la deuda, lo que en cierto punto también le apura los tiempos porque probablemente sobre mediados o finales de este año, el actual gobernador deberá recibir un sustancial apoyo nacional para lograr que las cuentas cierren o enfrentar una coyuntura impredecible de conflicto.

La pasada administración delasotista ha dejado el terreno minado de problemas complejos. La inseguridad ocupa un lugar importante en la agenda cordobesa y aún no hay respuestas eficientes sobre el tema. La Caja de jubilaciones tiene un agujero por el cual se escaparon 1.100 millones de pesos hacia un destino incierto. Los empleados públicos están contenidos, pero hay áreas donde el abandono es crónico y revientan periódicamente. Ahora mismo, mientras escribo, en la sobrepoblada y ruinosa Cárcel de San Martín un aparente intento de fuga, desencadenó otro motín, con las ya clásicas escenas de represión sobre los familiares. Y, por supuesto, todo con el clásico marco de los eternos problemas alrededor de la estructura de los hospitales y las escuelas.

En ese campo explosivo debe moverse Schiaretti y Luis Juez es algo más que un testigo privilegiado.

14 marzo 2008

... Y ahora, se armó la interna

Dentro de esta Runfla hay criterios encontrados. Hace un tiempo EECA se había manifestado abiertamente en contra de comentar nada que tuviera que ver con las primarias norteamericanas, a pesar de lo cual JuanPa, un colaborador extramuros de este blog, nos propuso que viéramos uno de los avisos de la campaña de Barack Obama y que lo pusiéramos. Al final, después de ver el spot, quedamos en que haríamos una concesión al imperio y lo colgaríamos.

Algunos detalles a tener en cuenta:
Obama evidentemente es un muy buen orador, con ideas fuerza muy interesantes y una forma impecable de decirlas.

Este spot fue realizado por Jesse Dylan -hijo de Bob Dylan- y cuenta con el aporte voluntario de varios famosos del show bizz (qué tal nuestro "inglisss") norteamericano: Will.i.am (Black eyed peas), Scarlet Johanson, Kareem Abdul Jabbar (NBA) John Legend, Herbie Hancock, Kate Walsh, Adam Rodriquez, Kelly Hu, Amber Valetta y Nick Cannon.

Todo el video tiene la impronta MTV por donde se lo mire y es casi seguro que sirvió para entusiasmar al electorado joven que se inscribió para las primarias demócratas.

La letra es el discurso del candidato, todo un hallazgo.

Para facilitar su comprensión a nuestros lectores hispano-parlantes (only) el videito viene con subtitles en spanish. Yes.


EECA agrega en disidencia: Como si fuera a cambiar algo de la mano de Obama. ¡Por amor a Roosevelt! a otro perro con este hueso

12 marzo 2008

Rasparse no está de más

En los 90, los técnicos tenían la palabra. Y todo el país se movía al ritmo de hechos que se presentaban como hitos inevitables de la globalización.

Tal era la fuerza de las ideas del neoliberalismo que muchos de los progresistas de aquellos días solo atinaron a meterse bajo la mesa y desde allí reclamar por el rostro humano del ajuste.

Eran los días del fin de la historia, el fin de las ideologías y -en gran medida- el fin de los debates.

La política y los políticos se pusieron cómodos y dejaron la administración de las herramientas trascendentes del país en manos de aquellos que se presentaron como expertos. Pronto, empezamos a comprar todo hecho, como una especie de delivery mundial, donde nos entregaban llave en mano, modelos para armar de nuestra educación, salud y por supuesto, economía.

Por suerte mucha agua ha pasado bajo el puente y algunas cosas cambiaron. A pesar de lo cual todavía quedan remanentes de aquellos vicios posmodernosos. De hecho hoy es muy difícil acceder a discusiones sin tener que perder el tiempo en largas aclaraciones sin rumbo.

Hace poco, en el blog de La Barbarie, se planteo la condición de "Facho" de Macri. Pronto todo comenzó a girar sobre la definición de "Facho" y se alejó rápidamente de lo que significa el proyecto de la derecha hoy en nuestro país. Así planteadas las cosas era más importante marcar las diferencias entre Mussolini y Macri, que ver la cercanía ideológica entre Mauricio y la larga estirpe de represores que adornan nuestra historia reciente. (Y no estoy hablando solo de la Dictadura).

Estas actitudes se abonan con un legítimo interés en democratizar los debates y ponen por delante la búsqueda de limar asperezas o buscar consensos, pero al final se termina puliendo sobre lo suave y ocultando el lado que raspa.

A contramano de muchos asiduos creyentes en la democracia como una superficie agradable y brillante, yo siento que este sistema implica necesarios raspones y encontronazos, muchas veces dolorosos pero inevitables. Tenemos la suerte de pensar distinto, eso tiene sus beneficios y también sus costos. Pero todavía es muy común encontrar gente a quien no solo le molestan los cruces sino que además renuncia a tener una bandera, un conjunto de ideas, dos o tres convicciones. Esa gente, vuelve a la noción del comprarlo hecho, toma los clichés que encuentra más a mano y en un arranque de supuesta libertad individual termina jugando el juego que le indican los mismos de siempre. Pareciera que no se dan cuenta que no pueden ser realmente libres bajo la uniformidad del desaliento y el individualismo.

Hay que rasparse más, como cuando uno era chico, que salía corriendo sin importarle el tortazo potencial, y terminaba el picadito con las rodillas al rojo vivo al jugarse la vida en cada pelota.

Hay que rasparse más, porque eso implica hacerse de los cayos necesarios para vivir, pero también porque se trata de explorar sin tantos miedos el mundo de ideas que nos rodea.

Por ahí, con un poco de suerte y audacia, empezamos a construir la sociedad que nos debemos.

09 marzo 2008

El que busca encuentra

Los 110 objetos de Messier

Ayer estaba revolviendo el cajón de mi mesa de luz, en busca de una vieja receta y mientras me asombraba de la cantidad de cosas inútiles que guardo, de golpe me acordé de un francés, Charles Messier, astrónomo.


Messier, había nacido en 1730 y hoy se lo podría calificar frívolamente como un "cazador de cometas". A mediados del siglo XVIII muchos astrónomos estaban encandilados con estos cuerpos celestes. Su espectacularidad y sobre todo sus extraordinarias trayectorias los hacían sumamente atractivos.

Aún estaba fresco en la mente de muchos científicos el verdadero batacazo de Haley, quien descubrió el cometa que lleva su nombre, lo asoció con apariciones históricas previas (la famosa pintura de Giotto por ejemplo) y predijo con exactitud su impresionante arribo periódico por nuestros cielos.

Los cometas entonces, dejaron de ser anuncios de desgracias cercanas (como lo fueron durante la Edad Media) para transformarse en elementos que explicaban y ayudaban a descubrir la mecánica del universo y del Sistema Solar (nuestro barrio estelar).

Pero había otro motivo para dedicarse a esta tarea de perseguir cometas: la fama. Muchos ambicionaban el reconocimiento histórico de sus pares y, seguramente, conseguir minas (Alejandro Dolina dixit / vía Lucas Carrasco). Messier estaba decidido a alcanzar ambas metas esquivas, etereas y volubles.

Con paciencia ilimitada en medio de largas noches de vigilia y ojo de águila -telescopio mediante- trazó un impresionante mapa del cielo que se ve en el Hemisferio Norte. Finalmente, tanto esfuerzo rindió sus frutos ya que pudo localizar y trazar el rumbo de 21 cometas.

Pero la fama le llegó de forma paradójica, porque hoy a Messier no se lo recuerda ni por sus cometas, ni por las mujeres a las que juró amar, sino por los otros objetos celestes que el astrónomo fue marcando -no sin cierta irritación al no ser el deseado- y que se conocen como los Objetos de Messier. Los mismos están clasificados con nombres nada poéticos que van del M1 al M110, y son principalmente nebulosas y cúmulos que años más tarde serían objeto de estudio detallado por parte de otros investigadores.

Como sentenciaban en mi barrio: El que busca encuentra (aunque no sea lo buscado).

Ayer estaba revolviendo el cajón de mi mesa de luz, en busca de una vieja receta y mientras me asombraba de la cantidad de cosas inútiles que guardo, de golpe me acordé de vos. Encontré el pañuelo que olvidaste hace tiempo y que pensaba devolverte apenas te viera de nuevo, cuando parecía que siempre nos estaríamos viendo.

Sin querer me puse cursi, olí tu perfume, recordé tu falda, busqué tu teléfono y te dejé un mensaje: "tengo algo tuyo, llamame".

07 marzo 2008

Policía propia. El sueño de la derecha

Bruno Díaz era Batman. Todos lo sabemos.

Mauricio, es Macri. No hemos descubierto nada nuevo.

Bruno y Mauricio tienen mucho en común. Ambos son ricos (asquerosamente ricos diría un amigo). Y el que tiene plata hace lo que quiere (diría mi abuela). De esa forma Batman -que es Bruno- puede pecharse a la Michele Pfifer o a la Gatubela, y Mauricio -que es Macri- puede engancharse a la modelo-actriz- estrellita que se le cante.

Además.

Bruno -que es Batman-, en la oscuridad de Ciudad Gótica (su ciudad) se transforma en un justiciero, una especie de policía sin más ley que la que se escribe en su baticueva.

Macri -que es Mauricio- en la húmeda y lejana Buenos Aires (su ciudad) desea transformarse en Batman, Robin y la Mujer Maravilla... o en su defecto tener policía propia.

Los sueños de los ricos son así -como dijo el poeta-: están llenos de rejas, centinelas, cajas fuertes y, por supuesto, "seguridad".

06 marzo 2008

Ser opositor en Colombia


¿Se puede ser opositor en Colombia? Difícil.
Y si se es de izquierda, es casi un suicidio o una condena asegurada.

Es notable que en nuestro país cuestionemos la cantidad de partidos reconocidos por la justicia electoral, mientras que en Colombia se denuncia la desaparición de decenas de organizaciones sociales y polìticas a manos de las fuerzas del estado o los para/militares/policiales.

El caso más paradigmático de esta operatoria represiva es la que se llevó a cabo en contra de la Unión Patriótica, que se formó en 1985, con el impulso del PC colombiano y las FARC a fin de darle una salida política y democrática al largo conflicto militar interno. La UP rápidamente se contituyó en una referencia insoslayable de la oposición, en especial en muchas ciudades y pueblos del interior, lo cual desencadenó una de las peores masacres que se recuerden.

En el transcurso de un par de años 4.000 candidatos municipales, 2 candidatos presidenciales, 15 diputados, 50 concejales y nueve alcaldes de la UP, fueron asesinados en el marco de un plan sistemático cuyos autores aún permanecen impunes.

Por supuesto que aquellos que reclaman por las libertades en Cuba se quedaron callados e ignoraron este hecho. Como también se callan que entre 1988 y 2002 han ocurrido en Colombia más de 14.000 desapariciones llevadas adelante por agentes del estado y por los paramilitares con los que el presidente Uribe ha tenido una fluida relación, como ideólogo y financista.

Ahora ¿por qué se oculta esta realidad o se la dice a media voz? Sencillamente porque Colombia es un socio indispensable para que los Estados Unidos trasladen a la región los planes y visiones que se elaboran el Departamento de Estado y en el Pentágono.

Cualquier similitud del caso colombiano con lo que alguna vez ocurrió en Nicaragua, El Salvador, Chile o Argentina, no es mera coincidencia. Todas estas nefastas experiencias tienen la marca en el orillo de las agencias de seguridad norteamericanas.

Pero hay gente que se hace la distraida y mete falsos ejes en la discusión. Por ejemplo, si nos vamos a preocupar si la operación de Uribe fue a dos kilómetros o a 3o metros dentro del territorio ecuatoriano o si se trata "solamente" de un problema en un pedazo olvidado de selva -tal como hizo la inefable Lilita Carrió- no es solamente equivocar la mirada, es directamente expresar una sociedad de ideas con el imperio y sus empleados. En el mismo sentido, si nos quedamos criticando el estilo de Hugo Chavez, su ampulosidad o lo extraño de su tonada para descalificarle, hacemos el triste rol de comparsa de una política errada y ajena a los intereses regionales.

Ayer, por ejemplo, escuchaba al "analista" internacional de TN, preguntándose qué tenía que ver Chavez con el conflicto entre Ecuador y Colombia, hoy me encontré con una explicación sencilla y directa de esta situación en el blog de Lucas Carrasco y les recomiendo que la lean.

Con el correr de las horas la tensión ha cedido lógicamente, pero no está mal tener presente cómo se comportaron los diferentes actores (locales y extranjeros); sobre todo porque desgraciadamente muchos se pusieron en el rol de testigos lejanos, cuando en realidad lo que sucedió a la vera del Putumayo tiene implicancias muy reales y cercanas para todos los que vivimos en este pedazo del continente.

04 marzo 2008

Los avales mediáticos para un conflicto



Todo conflicto armado normalmente necesita de una preparación, no solo en el plano militar sino fundamentalmente en el plano político y social. De esa tarea se encargan los medios de comunicación que se convierten en voceros oficiosos de las partes y de esa forma van poniendo en la cabeza de la gente las "razones" de la sinrazón bélica.

El conflicto actual entre Colombia, Venezuela y Ecuador no es la excepción. Hemos podido escuchar, sobre todo a los funcionarios colombianos, enumerar sus motivos para violar la soberanía de Ecuador y montar allí una masacre cuya raíz politica todavía no ha terminado de salir a la luz.

Lo que si queda claro es que rápidamente se ha puesto en marcha el clásico arsenal de argumentos que usan los Estados Unidos para justificar sus intervenciones armadas. De esta forma el gobierno colombiano a dicho que Rafael Correa apoya a las FARC y que Chavez banca económicamente a la guerrilla. Todo apoyado en "pruebas" mucho más endebles que aquellas otras falaces que usó Bush para invadir Irak.

Hoy por la mañana, por ejemplo, el Ministro del Interior de Colombia dijo por una radio de nuestra ciudad que "todos los países pueden atacar a los terroristas en el lugar en que se encuentren". Esta explicación fue dada como si se tratase de un capítulo perfectamente legal de las normativas internacionales, pero no lo es. Lo que si es cierto es que países como EE.UU. o Israel, lo hacen habitualmente y han sentado una jurisprudencia de hecho sobre el tema, que ahora aprovechan los colombianos. Pero la violación de un territorio soberano por parte de otra nación no puede ser tomado a la ligera, ni como un acto más en la lucha contra el "terrorismo global" porque sino, la nación agresora se tranforma también en un actor ilegal y terrorista.

Imaginémonos que hubiera ocurrido si Chile invadía territorio argentino y masacraba a un grupo de sus ciudadanos bajo la excusa de pertenecer a cualquier organización ilegal. Seguramente varios de los locales que hoy justifican a Uribe, tendrían una posición radicalmente opuesta.

La rápida reacción de la Cancillería de nuestro país poniendo el eje en este tema de la soberanía y convocando a la OEA no ha sido valorado en su dimensión exacta o mejor dicho ha sido puesta en segundo plano, porque el discurso dominante desde el 11-S a esta parte, es la de privilegiar los intereses del imperio por encima de los derechos de las personas y de los países implicados.

Lo que está en juego aquí, no es solamente si las FARC están del lado de los buenos o de lo malos, o si a Ingrid Betancourt la van a liberar o no. Lo que realmente se define ahora es si las naciones de la región son capaces de solucionar sus problemas sin la intervención de terceros interesados, sin despliegue de bases norteamericanas y sin que la ambición estadounidense sobre el petroleo venezolano termine de nublarle la vista a Colombia.

Durante los últimos años nos han llenado las páginas de los diarios hablándonos del supuesto rearme venezolano, pero han dicho poco y nada sobre el rearme colombiano y la presencia permanente de los ya conocidos "asesores militares" yanquis con bases y armas de última generación. No hay que ser muy inteligente para darse cuenta que Colombia por si sola no podría sostener un conflicto armado en dos frentes (el interno, con las FARC dominando casi el 50% de su territorio, y uno externo contra Venezuela y Ecuador). Para semejante aventura necesitaría de un amplio despliegue de los EE.UU. quienes, naturalmente, solo esperan una luz verde internacional para dar este zarpazo.

Uribe ha potenciado todo este proceso y se ha alineado plenamente con Bush. Sabe que su rol es el de ser el gendarme de la región, controlando a su oposición interna con represión y boicoteando las propuestas bolivarianas y de unidad latinoamérica.

El resultado a corto plazo seguramente será que crecerá el distanciamiento entre las partes y se ha clavado una cuña de dificil remoción. La suerte de Ingrid Betancourt, mientras tanto, pende de un hilo que Uribe quiere cortar rápidamente, para salir del centro de la escena internacional y también para que las FARC paguen el costo político. Por supuesto también se aleja la posibilidad de que la paz regrese a Colombia, porque su población urbana y sus dirigentes solo creen en una guerra de aniquilamiento donde los campesinos sufren la peor parte.

Este es un tiempo de prueba para quienes han apostado a la unidad latinoamericana. Las fortalezas y las debilidades de todo este rico proceso están puestas sobre la mesa y seguramente no podremos permanecer indiferentes.

02 marzo 2008

Stop las balas - Acaben con las armas

La violencia se va transformando cada día más en una forma natural de resolver los conflictos. Ya sean roces entre simples vecinos o temas de política internacional, rápidamente las armas aparecen para tratar de poner fin a las discusiones. Lamentablemente esto no suele ser así, a una bala le siguen otras y las heridas en vez de cerrarse se abren y se multiplican. No hacen falta ejemplos, sobran.

Aqui les dejamos un spot muy impactante que encontramos en el blog venezolano Depósito de Cachivaches, que siempre tiene "perlitas" que valen la pena difundir.

01 marzo 2008

Marketing y Política

Bueno, todos sabemos que los artistas también hacen política y de eso se trata este spot de PSOE, que es algo parecido al viejísimo "We are the world" pero destinado a recaudar votos.

Acotación A, el "gestito de idea" del final hace referencia a las cejas de Zapatero (el candidato) que se ha transformado en el logo de campaña. ¡Qué lejos estamos de otros gestos manuales: Ni la V de la victoria, ni la L de los liberales (que aquí usaba la flia. Alsogaray) y ni siquiera el puño cerrado clásico de la izquierda!... ¡Las cejas del candidato...! Como estas modas marketineras siempre recalan en nuestras playas seguramente veremos renovados gestos en las próximas presidenciales. (Se me ocurren algunos pero los dejo para otro día).

Acotación B, al video lo robamos del blog de Artemio López (RambleTamble), que sigue siendo fuente permanente de inspiración.

Acotación C, releyendo este post descubrí que soy extremaaadamente viejo ¿alguien se acuerda del "We are the World"? ¿Algún pibe sabrá quién es Carlitos Balá y cuál era su "gestito de idea"?. Estoy a un paso de geriátrico.

Física y Política

La política es una ciencia. Una ciencia social. No me vengan con el verso que usaba Menem de que la política es un "arte". Esta definición tan cercana al gusto snob del menemismo por fingir un sustrato intelectual para la corrupción, solo era una excusa para hacer lo que se le viniese en gana.

Pero la política tiene también, como toda actividad pública, un importante contenido de "puesta en escena" y allí se emparenta mucho con el teatro. Los actos públicos, el protocolo oficial, los cierres de campaña, etc. tienden a mediatizarse cada vez más para alcanzar el mayor impacto posible en la sociedad.

Otto Von Guericke (1602 - 1686) comprendía muy bien esta dualidad y pudo ponerla en práctica de manera espectacular. Físico y político, alcalde de su ciudad: Magdeburgo (hoy Alemania), había entrado con entusiasmo en la vorágine de descubrimientos que atravesaba Europa en el siglo XVII. Después de la oscuridad de la Edad Media y del ferreo control eclesiástico sobre la producción intelectual y la ciencia, los científicos exploraban son ansiedad el mundo que los rodeaba.

Von Guericke, continuando con experiencias anteriores de Torricelli, desarrolló la primera bomba de vacío realmente eficiente y pudo comprobar personalmente algunos de los fenómenos asociados al mismo. El problema es que varios científicos prominentes del momento ponían en duda la existencia del vacío (como René Descartes, quien dubitaba sobre esto quizás solamente de jodido, como un ejercicio para ratificar su existencia) y hacía falta una comprobación empírica irreprochable.

El alcalde Otto sintió que su juego lo llamaban. En un cálido día de 1654 (¿un día peronista?), convocó a los ciudadanos de Magdeburgo a la plaza del pueblo, colocó allí dos semiesferas a las cuales unió y vació absolutamente con su novedoso artilugio, y puso a dos tropillas de caballos a tirar de ellas en direcciones opuestas. El resultado que todos pudieron ver asombrados fue que el vacío, la nada misma, tenía tanto poder que las semiesferas no se separaron ni aún cuando varios espectadores se sumaron al esfuerzo de los equinos.

Por supuesto que no era exactamente la ausencia de aire lo que causaba el fenómeno sino que la fuerza real "oculta" era la presión atmosférica externa.

No me quiero imaginar cuantas veces fue reelecto Von Guericke en su cargo y sospecho que a partir de ese día no deben haber sido necesarios demasiados incentivos para ir a los actos de este buen señor.

Pero demostrando que las esferas de Mandeburgo tienen también otras implicancias políticas muy actuales, "no se por qué" me acordé del radicalismo. Vaciada de dirigentes, de contenido ideológico y de propuestas, la UCR es la prueba orgánica viviente del poder del "vacío", capaz de mantener unida una estructura que de otra forma habría colapsado hace tiempo.