Redes sociales

20 junio 2009

La humillación palestina

No debe mayor humillación mayor para un pueblo que la de no poder decidir su destino y estar ocupado militarmente por un ejército extranjero, porque por detrás del acto de opresión estructural simbolizada en la presencia de miles de soldados extraños con sus armas y su arrogancia, con el correr del tiempo la ocupación se expresa en actos cotidianos destinados a denigrar a la población civil.

Los soldados israelíes han perfeccionado esta metodología sádica al punto de que se enorgullecen de las mismas, tanto que -como las tropas yanquis en Irak- llevan hasta internet las pruebas de su humanidad destruida por el fascismo permanente en el que han sido educados.

El diario israelí Haaretz ha seguido con preocupación este proceso y habitualmente refleja en sus páginas el avance de estos actos, alertando a la opinión pública de su país sobre la peligrosidad de las mismas. Ayer, por ejemplo, colgó un video que reproducimos a continuación. El mismo fue realizado por miembros de la Policía Fronteriza israelí y en el mismo se muestra como los soldados obligan a un árabe a golpearse a si mismo en la cara, mientras dice a viva voz "Yo amo a la Policía Fronteriza". Todo esto acompañado por las risas de los presentes, que no salen en cámara, pero que se movilizan en un vehículo militar que se puede apreciar -en parte- en la sobre el final de la toma.

Podríamos hablar horas sobre la condición humana o sobre los extraños caminos que han llevado a que el pueblo israelí, quien literalmente lleva impresa en la piel de sus fundadores las marcas del sufrimiento en los números de los campos de concentración de Hitler, reproduzca hoy en su país las mismas atrocidades de las que fue víctima. Pero sobre esto dicho mucho y los abusos continúan, quizás porque los mismos ya son hoy parte de la razón de ser del estado de Israel.

0 Comentan sin ponerse colorados: