Redes sociales

19 febrero 2010

El apriete en todo su esplendor


El diputado nacional schiarettista Francisco Fortura y la diputada nacional K Carmen Nebreda están enfrascados en un florido intercambio de chicanas desde que la partitaria nacional docente agudizó la tensión con los maestros provinciales.

Es que mientras el gobierno provincial dice que no tiene más plata para dar aumentos de la magnitud de los que se negociaron en Buenos Aires, Nebreda -ex secretaria general de la UEPC- les recordó que hasta el momento la Rosada ha girado los fondos exigidos por Córdoba, con lo cual -según sus palabras- "dinero sobra".

Por supuesto que Nebreda sabe que en el fondo no es así y que en esta provincia quebrada todo lo que se envía va a parar al inmenso agujero negro del déficit y la deuda. Justamente por eso Schiaretti había saludado con tanto beneplácito el Fondo del Bicentenario y condicionó su apoyo a la creación de una partida especial donde la nación se haga cargo de los 2.000 millones de pesos que Córdoba debe pagar este año a sus acreedores financieros.

Ahora, con el porcentaje inesperado del aumento a los maestros, desde la Casa de las Tejas se agarran la cabeza porque parte del dinero que proyectaban contar para éste año deberá reorientarse no solo hacia el reajuste de los salarios docentes sino de toda la administración pública que espera con ansiedad el resultado de una negociación que marcará el piso para el resto de los sectores.

La reacción rabiosa de Fortuna en el ámbito del Congreso diciendo que Nebreda debería procurar más fondos para Córdoba, tiene como telón de fondo esta cuestión; pero además se le suma un ingrediente extra: los exiguos 2 diputados del PJ cordobés ahora valen por 10 a fin de evitar que la oposición de derecha alcance el quorum necesario para rechazar el DNU del FoBi. Y con este as en la manga el apriete de Schiaretti (y de De la Sota que tiene una diputado) no va a ser menor.

Habrá que ver ahora hasta donde va a llegar este escenario de tensión, en especial porque el gobierno cordobés y las aspiraciones políticas de sus integrantes, necesita imperiosamente no solo asegurar una fuente de recursos para hacer frente a las acreencias sino también subirse a la tentadora calesita de créditos frescos y blandos con que nuestra provincia ha construido su fama de isla de la fantasía. Es que si el FoBi pasa la prueba del Congreso, nuestro país -y Córdoba en particular- accedería una vez más a los mercados de crédito internacionales quienes, con su perversa mecánica habitual, para prestar ofrecen condiciones tentadoras mientras que para cobrar nos imponen planes de ajuste.

La fiesta del derroche publicitario, del endeudamiento a mansalva, de los impuestos bajos para los ricos y altos para el común de los mortales debe continuar, en especial si el Gallego sueña con llegar a la gobernación por tercera vez y ese es límite claro de toda negociación.

0 Comentan sin ponerse colorados: