Redes sociales

24 marzo 2010

400

Se calcula que en el sistema judicial argentino aún quedan 400 jueces que desarrollaron una parte importante de su tarea profesional pública durante la Dictadura, que juraron por los estatutos del Proceso y que desde los distintos fueros avalaron por acción u omisión los crímenes y el desguace económico que los genocidas llevaron adelante del '76 al '83.

Por otra parte hay algunos miles de ex jueces y ex fiscales que se retiraron con una substancial jubilación o continúan ejerciendo su arte en el ámbito privado o enseñándolo a las nuevas generaciones, lejos ya de los días en que negaban Habeas Corpus, esperaban confesiones de torturados, firmaban expedientes oscuros o avalaban la aplicación de la ley de fugas para situaciones que claramente eran fusilamientos.

Esos tipos están ahí, 34 años después y su presencia ha marcado el devenir judicial durante todos estos años de democracia, algunos con destacadas labores al servicio del poder y apoyando la continuidad de los aspectos más destructivos de la dictadura con otros métodos. Son esos que siempre estaban apurados para aplicar las leyes de obediencia debida y punto final de Alfonsín o aplicaban a rajatablas las normativas de flexibilización laboral de Menem y que hoy no tienen el valor de llevar adelante con celeridad las causas de los hijos desaparecidos o son parte fundamental de las trampas del poder económico o político.

No olvidar es nuestra tarea. No olvidar que ellos y muchos otros también fueron parte de una maquinaria ominosa que aún funciona consolidando la ideología el odio y de la intolerancia.

4 Comentan sin ponerse colorados:

Jack Celliers dijo...

Bien, esto lo sabíamos. La pregunta es: ¿cómo se los saca de ahí?

Anahí dijo...

Una de las varias respuestas posibles ¡y obvias! Pre-su-pues-to. No tiene goyete que en Resistencia se demore un oral, y en Bs. As. se ordene la excarcelación por la demora. Digo, si es lo que hay, no habría que darles pasto...
Slds.

Tux dijo...

Jack: La propuesta es la de siempre que ningún funcionario que se haya desempeñado durante la Dictadura acceda a cargos en democracia. Hay varias leyes locales en ese sentido pero ninguna -que yo sepa- alcanza a los funcionarios judiciales, lo cual es sumamente sintomático.

Anahí: Aparte de presupuesto, que falta y mucho, hace falta decisión y en muchos casos sobran complicidades.

Anahí dijo...

Ya sé, Tux, pero mi razonamiento es más o menos éste: tenés 400 tipos más los subordinados cubriéndote los puestos de justicia ,imagino que pasarles la guadaña implicaría también, es una suposición, no sé, entregar el presid. de la CSJ, x.ej. , es como el huevo o la gallina.. que sí, que no, que éste, que aquél, que empiezo, que no empiezo... que por lo menos, cómo mínimo, cómo piso, a los que están los obliguen a actuar a derecho, ¿se entiende? Si yo tengo semejante falencia, pero además tengo 15 o 20 tipitos en un par de causas digamos (secretarios u oficiales estudiantes de derecho) tomando declaratoria a 2000 testigos... ¡soy responsable también de que me larguen a los hdp! les doy pastito... ¿se entiende lo que digo? Pero así estamos... crucemos los dedos...
Slds.
pd: claro, complicidades y voluntades políticas adversas. Sí.