Redes sociales

29 marzo 2010

Argentina Trabaja, pero no en Córdoba

Por alguna extraña razón que solo los funcionarios municipales y alguno del ámbito nacional conocen, el Plan Argentina Trabaja no se llevará adelante en Córdoba Capital. Seguramente alguien habrá evaluado que los elevados índices de desempleo y pobreza de nuestra ciudad no son lo suficientemente relevantes como para implementarlo aquí o quizás habrá pensado que no había que gastar más pólvora en chimangos.

En la Municipalidad algunos patalearon internamente pero al final llegaron a la conclusión que no valía la pena quejarse demasiado porque la "capacidad operativa" de la comuna está seriamente afectada por otras prioridades, como por ejemplo, sostenerse en el cargo más de 30 días, una tarea herculea en la que se encuentran enredados la mayoría de los directores, secretarios y subsecretarios.

En este punto se me ocurre que lo mejor es dejarles un poema de Juan Gelman y esperar que algún funcionario baje de su cielo de escritorios y aire acondicionado para enterarse de que Córdoba también existe la miseria, la desocupación y la marginalidad y que un plan nacional debe ser efectivamente federal.

Oración del Desocupado

Padre,
desde los cielos bájate, he olvidado
las oraciones que me enseñó la abuela,
pobrecita, ella reposa ahora,
no tiene que lavar, limpiar, no tiene
que preocuparse andando el día por la ropa,
no tiene que velar la noche, pena y pena,
rezar, pedirte cosas, rezongarte dulcemente.

Desde los cielos bájate, si estás, bájate entonces,
que me muero de hambre en esta esquina,
que no sé de qué sirve haber nacido,
que me miro las manos rechazadas,
que no hay trabajo, no hay,
bájate un poco, contempla
esto que soy, este zapato roto,
esta angustia, este estómago vacío,
esta ciudad sin pan para mis dientes, la fiebre
cavándome la carne,
este dormir así,
bajo la lluvia, castigado por el frío, perseguido
te digo que no entiendo, Padre, bájate,
tócame el alma, mírame
el corazón,
yo no robé, no asesiné, fui niño
y en cambio me golpean y golpean,
te digo que no entiendo, Padre, bájate,
si estás, que busco
resignación en mí y no tengo y voy
a agarrarme la rabia y a afilarla
para pegar y voy
a gritar a sangre en cuello
por que no puedo más, tengo riñones
y soy un hombre,
bájate, qué han hecho
de tu criatura, Padre?
un animal furioso
que mastica la piedra de la calle?

Juan Gelman de “Violín y otras cuestiones”

0 Comentan sin ponerse colorados: