Redes sociales

30 marzo 2010

La seguridad jurídica según Nestlé

La meneada "seguridad jurídica" no es un cabalito de batalla que las grandes corporaciones usan solo en los países del Tercer Mundo, al contrario, es algo que exigen a veces con amenazas muy concretas en las propias naciones centrales.

Por ejemplo, nadie dudaría que el Chocolate y la empresa Nestlé son dos banderas de Suiza y parte de su identidad nacional, tanto como los autos V8 y GM lo son de los EE.UU. Pero esta sociedad de intereses ha comenzado a crujir desde el estallido de la reciente crisis global y más allá de que como toda buena multinacional históricamente ha exportado a terceras regiones una porción muy importante de sus plantas y desarrollos, hace poco (a fines del 2009) Nestlé amenazó con retirarse de la propia Suiza.

El desencadenante de la situación fue la decisión política por parte del gobierno suizo de estudiar topes salariales para los ejecutivos de las grandes empresas privadas lo cual afectaba especialmente al titular de Nestlé, Peter Brabek, quien con los 14 millones de Francos que se llevó a su casa en el 2008 se sintió con la autoridad moral de exigir el respeto de las leyes vigentes y que el gobierno no cediera ante las presiones demagógicas. Además y para que quedara bien en claro cual es su pensamiento profundo una semana antes de lanzar la extorsión, en la Cámara de Comercio de su país se quejó amargamente de que "El populismo moldea las leyes en las naciones bananaeras"... lo que se dice una definición de peso.

El enojo de Brabek tiene también un trasfondo especial en la extraordinaria bonanza por la que atraviesa su empresa que la coloca entre las líderes de las alimenticias y garantiza que los dividendos en este año -y a pesar de la debacle mundial- seguirán creciendo. De hecho Nestle inauguró el año adquiriendo de Kraft Fods la principal empresa productora de pizzas congeladas de EE.UU. operación por la que desembolsó 3.700 millones de dólares y la convirtió en líder del segmento.

La otra cara de esta moneda de prosperidad son los incontables cuestionamientos al abuso de los recursos hídricos que realiza la empresa en casi todos los países donde desarrolla su actividad y el desapego a las leyes laborales locales que llegan al paroxismo en la India donde la empresa se jacta de que sus empleados -quienes carecen de convenio colectivo- no realizan reclamos laborales gracias a que especialistas de la firma realizaron un estudio centífico que vuelve obsoleta cualquier discusión entre empleados y empleadores. No dudo que los aprietes deben ser tan espectaculares como los que se hacen en la Argentina y que le dan al concepto de "Eficiencia suiza" un toque ominoso.

Por otra parte uno de los productos globales más exitosos de la compañía, el Kit Kat, también es cuestionado y denunciado por GreenPeace porque en su fórmula se utiliza primordialmente aceite de palma, lo que ha ocasionado en indonesia la desaparición de bosques de una superficie equivalente a dos Alemanias y la puesta en peligro de extinción de la población de orangutanes que allí viven. Como frutilla de la torta y repitiendo un mecanismo propio de varios monopolios consiguieron que por un tiempo se censurara en YouTube este video de la ONG ambientalista donde denunciaba el hecho.

0 Comentan sin ponerse colorados: