Redes sociales

08 marzo 2010

Renovación Política


El transvasamiento generacional y la llegada de sangre nueva a la política siempre debe ser recibida con vítores, caluroso clamor y medida esperanza. Que grandes luchadores le pasen su testimonio y noble legado a los vástagos que su magna tarea de gobierno ha generado debe ser un anhelo coronado por los triunfos venideros. Que la renovación y el cambio recorran frescos y primaverales los intersticios de añosos partidos será la garantía para que los mismos pongan al servicio de la sociedad su enorme bagaje de experiencia en manos de la pujanza juvenil.

Por supuesto nada de esto se puede decir -aunque se dijo- del apoyo público que Eduardo César Angeloz le brindó a Oscar Aguad, lanzándolo al ruedo como el candidato a gobernador de la UCR para el 2011.

En el mismo acto el veterano caudillo radical (me refiero a Don Eduardo César) entregó al joven representante de las nuevas generaciones radicales (me refiero al pibe Oscar) de un completo kit de campaña y gestión que consta de:

- Una silla vacia que le sobró de su última confrontación electoral con Carlos Saúl.
- Un lápiz rojo para tachar gastos y señalar ajustes.
- Un marco de anteojos cuadrados y grandotes que ya no usa más pero que le daban porte de leído.
- Una almohada para consultar cosas urgentes o darle largas a los asuntos realmente importantes.
- Un disco con grabaciones de Illia para copiarle el tono y SOLAMENTE el tono.
- Un plan -sin uso- de mejoramiento energético y tendido de redes eléctricas fechado en 1986.
- Un decreto presidencial -también sin usar- de recontra indulto y amnistía a los represores.
- Una vieja agenda con los teléfonos de Menéndez, Primatesta y Medina Allende.
- Un rollo de cinta roja para marcar expedientes de créditos de la banca provincial a amigos (incobrables) del poder.
- Un cenicero del Banco Social, ya que es lo único que queda de la fenecida entidad y está bueno para usar de pisa papeles.
- Un título de propiedad del Polo Informático de Sinsacate y un proyecto para reactivar las minas de magnesio (¿o eran de manganeso?) de la provincia.
- Una reforma constitucional -muy manoseada pero finalmente sin uso- que garantiza la re-re-re-re elección (viene con la aclaración de un jurisconsulto que reza: Una quinta reelección no sería democrática y además no hay cuerpo ni sociedad que aguante).

Trascendió que Aguad solicitó que Angeloz le entregase el "Gran Dedo Elector" para poder elegir a sus candidatos sin el engorro de las internas, pero Don Eduardo solo prometió prestárselo "si se porta bien y hace los deberes". Este gesto tan paternal es otra prueba de que el liderazgo incuestionable del ex gobernador contininúa con la pedagógica tarea de no mimar o malcriar en exceso a sus naturales herederos. ¡¡Grande Pocho!! ¡¡ Asi también se forja el acero!!

0 Comentan sin ponerse colorados: