Redes sociales

16 abril 2010

Chau Veto

Para romper un veto hay que hacerlo con votos y eso es lo que sucedió ayer en el Concejo Deliberante de Córdoba cuando los 2/3 de los concejales rechazaron el veto del intendente al Boleto Estudiantil ($0,52) que hace apenas unos meses atrás se había sancionado en el mismo recinto, después de una larga y extensa discusión donde se escucharon todas las voces y se incorporaron numerosos aportes.

La ordenanza además contempla que el abono estudiantil podrá ser tramitado en los CPC de cada zona y no en las sedes de las empresas, donde se han montado verdaderos laberintos destinados a desalentar el uso del mismo, llegando hasta la irracionalidad de obligar a padres y madres a hacer cola desde la madrugada hasta bien pasado el mediodía.

Por supuesto los únicos que se opusieron a la normativa fueron los 5 representantes del giacominismo que de esta forma hicieron causa común con los empresarios del transporte que desde hace años anuncian la quiebra de sus emprendimientos mientras llenan sus bolsillos con un boleto hoy a $2 y cuantiosos subsidios del estado nacional y municipal.

Con la caída del veto una histórica reivindicación insatisfecha empieza a ver la luz en nuestra ciudad, haciendo su aporte no solo a la promoción de la educación sino apostando a un modelo de redistribución de la riqueza extendido y universal. Así, una larga pelea de los estudiantes secundarios y universitarios cordobeses que se reinició con la recuperación de la democracia y que no cesó ni aún cuando les cerraron la puerta una y mil veces, demuestra que con perseverancia y convicción aún los obstáculos más grandes se pueden vencer.

3 Comentan sin ponerse colorados:

Anahí dijo...

10 ptos.

Mauricio dijo...

Execlente noticia, lástima que La Voz otra vez le pifia al vizcachazo.

Silvia dijo...

Cuando hoy escuche la radio con la noticia no pude menos que acordame de la epoca en que armabamos el centro de estuduantes del GLORIOSO DEANFU y andabamos de marcha en marcha pra que nos dieran el boleto.
15 años despues es mi orgullo haber puesto mi granito de arena junto a un monton de pibes con sueños nobles para que esto se concrete.
Me encanto la nota y la sonrisa no me la borra nadie