Redes sociales

17 abril 2010

Judicializar: Conjugación difícil

Ayer festejábamos que una lucha histórica como es la del boleto estudiantil había alcanzado el triunfo finalmente en Córdoba gracias a que el Concejo Deliberante de la ciudad anuló el veto con que el intendente había tratado de detener la ordenanza.

Hoy por la mañana los principales diarios de la ciudad ponían en tapa o en páginas interiores la decisión de las empresas de transporte de llevar a la justicia local la determinación de los ediles y tratar así de impedir la implementación del boleto. El toque extra lo agregó el propio Giacomino quien anunció -"visiblemente molesto" acotan los cronistas- que el ejecutivo municipal acompañará a los empresarios del transporte en su cruzada judicializadora.

De esta manera se ha formado una extraña alianza entre el mismo conglomerado mediático que primero fogoneó a la opinión pública en contra de la Resolución 125 y por estos días se mantiene en pie de guerra contra la implementación de la Ley de Servicios Audiovisuales, y una administración que dice estar alineada con el gobierno nacional... Aunque durante el conflicto de la 125 Yaco se lavaba las manos diciendo que él no tenía nada que ver con el asunto y que lo suyo era gobernar la ciudad, mientras que durante la lucha por la ley ni siquiera asomó la nariz preocupado por lo que diría de él y su malograda gestión Mario Pereyra y Petete Martínez.

Los argumentos para oponerse al boleto esgrimido por las estrellas periodísticas locales son los mismos de siempre: la defensa de la rentabilidad empresaria y la preeminencia de la sustentabilidad comercial por encima del interés común de los ciudadanos, usuarios y consumidores.

A esta batería de razones del capital, Giacomino le agrega el componente político, y tira al ruedo la palabrita demagogia sabiendo que los periodistas y el "sentido común" instalado la levantarán como bandera para llevarla hasta el juzgado y conseguir -quizás- que algún juez amigo decida que los estrados judiciales tienen más peso que la voluntad del pueblo de Córdoba expresada mediante sus representantes.

La pelea que se viene no será sencilla pero si esta ha sido sostenida perseverantemente por décadas y por distintas generaciones de estudiantes no es difícil imaginar que más temprano que tarde esta lucha se va a ganar definitivamente.

0 Comentan sin ponerse colorados: