Redes sociales

27 abril 2010

Sencillamente Oesterheld

Nunca falta la oportunidad en que nos podamos sentir como el Eternauta, caminando por una ciudad o un país que era nuestro y después solo es un perfil difuso y -sobre todo- ajeno. Entendemos que a Oesterheld, el gran escritor y guionista de historietas, le había ocurrido eso bajo el clima opresivo de la Revolución Libertadora y de los gobiernos subsiguientes que habían instalado la proscripción represiva sobre el peronismo y gran parte de la sociedad como una regla básica de cualquier gestión.

Quizás muchos de nosotros sentimos esa misma sensación en los '90 cuando todas las promesas democráticas que habíamos vislumbrado en el '83 se esfumaron con el Alfonsinismo primero, para transformarse en una especie de mueca burlona con el menemismo y De la Rúa después. Y mientras la nieve venenosa del neoliberalismo iba dañando todas nuestras formas de vida social, cortando los lazos de solidaridad que habían sobrevivido maltrechas a la dictadura y matando a cientos de miles de argentinos de desprecio, hambre y marginalidad; quienes pensábamos en que éste país debía ser diferente, nos levantábamos cada mañana con la escafandra puesta dispuestos a dar la pelea para abonar la resistencia a aquel modelo.

Por eso las ideas de Héstor Germán Oesterheld siguen siendo nuestras ideas, y su lucha es la misma que desde siempre ha llevado adelante el Pueblo Argentino para construir un país más justo. Pero todos los sueños tiene un precio y Oesterheld los tuvo que pagar con su propia vida, cuando el 27 de abril de 1977 un grupo de tareas decidió que era hora de silenciarlo y por eso elgimos este día para recordarlo con unos videos que mentan su obra y su pensamiento en la voz de Elsa, su compañera.

Habla Elsa Oesterheld (Pimera Parte)


Habla Elsa Oesterheld (Segunda Parte)

0 Comentan sin ponerse colorados: