Redes sociales

12 mayo 2010

Blanqueo: La misma mala receta


Cuando el por entonces gobernador Ramón Mestre decidió impulsar su ley de emergencia provincial quedó claro que los recortes salariales y de jubilaciones que esta impuso tarde o temprano se volverían como un boomerang para las administraciones venideras.

José Manuel de la Sota lo supo en carne propia al tener que pagar muchos juicios que la provincia perdió por la vigencia de esta norma, pero lejos de amedrentarse o de tratar de corregir la injusticia flagrante en la que incurrieron los radicales, decidió que lo mejor era poner su propio parche, meter otros ajustes encubiertos y prorrogar el vencimiento de la ley mestrista.

Llegado Schiaretti a la Casa de las Tejas y como buen alumno de Cavallo optó por perseverar en la vieja receta y mirar para otro lado mientas los juicios perdidos crecían junto con los montos que Córdoba debía liquidar para los damnificados y sus abogados. Pero en este 2010, como la cosa ya venía muy complicada decidió dar un paso "decisivo" y presentar con bombos y platillos una nueva ley, llamada "de Blanqueo" y que bajo la fachada de blanquear los salarios de la planta estatal provincial solo termina de ponerle un moño a todos los recortes de Mestre cristalizando legal y definitivamente sus efectos antes de que la legislación que los autorizaba terminara de vencerse definitivamente.

Hoy, mediante una hábil campaña publicitaria se pretende instalar como un acto de justicia la continuidad de un robo que, como otras tantas veces, va sobre los más débiles ya que perjudica especialmente a los jubilados provinciales y avanza sobre los derechos adquiridos de la mayoría de los trabajadores.

De esta forma, aquello que se presenta como una solución vuelve a ponerse en el centro de la escena como un problema ya que los nuevos juicios que generará la normativa deberán ser pagados por las gestiones venideras, en un mecanismo tan perverso que a veces da bastante tristeza tener que describirlo y verlo en marcha una vez más.

0 Comentan sin ponerse colorados: