Redes sociales

14 mayo 2010

Menem lo hizo (dos veces)


El sol del 25 viene asomando y con él, se acercan los festejos de los 200 años de la Revolución de Mayo, quizás con menos brillo y entusiasmo que el que muchos querríamos y con la presencia de problemas históricos que ya, entraditos al Siglo XXI, a veces son entendidos como endémicos o casi irresolubles.

En realidad todos sabemos que. como dicen las abuelas, lo único que no tiene solución es la muerte y que varias de las problemáticas más angustiantes que vivimos como sociedad pueden ser resueltos con las decisiones políticas correctas. Y esta convicción se refuerza cuando recordamos que varias de nuestras heridas más dolorosas como sociedad fueron inflingidas por decisiones políticas e implementadas por un elenco estable de funcionarios y lobbystas cuyo recorrido institucional tomó vuelo durante la última dictadura y alcanzó su velocidad de crucero durante los gobiernos de Carlos Menem.

Y justamente el 14 de mayo de 1989 y de 1995 (días como el de hoy pero muy diferentes) marcaron la apertura del primer y segundo mandato del Turco, cada uno de ellos sostenidos, votados y convocados a partir de ejes casi antagónicos. De esta forma si en el '89 Menem llegó proponiendo salariazo y revolución productiva, en el '95 alcanzó su reelección de la mano del voto cuota y de un maleficio económico sostenido en el 1 a 1 que liquidaba miles de fuentes de trabajo diariamente mientras el país era rematado por monedas, entregando todo, desde los ferrocarriles, pasando por los aviones, el petroleo, el agua y hasta el aire (¿se acuerdan de la privatización del eter -del espacio radioléctrico- en manos de German Kammerath?).

Quienes leen de vez en cuando este blog saben que particularmente quien escribe es un resentido, por eso y a pesar de los años transcurridos no solo tengo bronca por todo lo que pasamos como pueblo en aquellos años sino que además llevo atravesados en la garganta los nombres de muchos de aquellos apologistas que tanto por derecha como por izquierda nos quisieron vender que el Carlos era Nacional y Popular. Me pregunto si la autocrítica esbozada por algunos puede curar algo de todo el daño que hicieron y me interrogo por qué hay tantos sujetos que no solo no se autocriticaron su concurrencia al proyecto saqueador menemista sino que siguen recorriendo salones oficiales, ocupando cargos públicos y hasta logrando que la gente los vote en su nuevo rol de liberal reconvertido.

"14 de Mayo..." pienso y me queda en la cabeza rondando la idea de una anti-efemérides por partida doble donde bien cabría hacer un repaso mental de nombres, eventos, miserias y muertes que en conjunto configuraron un genocidio moderno donde la marginalidad reemplazaba a los chupaderos y el hambre a la picana.

7 Comentan sin ponerse colorados:

Mariano T. dijo...

En 1995, despues de las privatizaciones y del indulto, se gestó un movimiento interno que se transformó en externo dentro del peronismo. Encabezado por el grupo de los 8, desembocó en la candidatura de Bordón y Chacho Alvarez, que ssalió segunda ebn la elección.
O sea que había una alternativa por fuera de la UCR para frenar lo que estaba pasandio.
A quién apoyó el entonces gobernador de Salta Cruz, Nestor Kirchner?
Al pilo Bordon y Chacho? NO.
A Massacessi? No, por supuesto.
A Carlos menem, en su cruzada por la reelección? Si, adivinaste.
Esta bien ser resentido, pero con memoria.

Tux dijo...

Mariano: Yo me acuerdo de todo y también tengo claro quién era Bordón y quien terminó siendo el Chacho.

Mariano T. dijo...

Y qué habrá sido lo que vio nestor, que prefirió apoyar al turco en vez de Bordon y Alvarez?

Tux dijo...

Mariano T: Habría que preguntárselo a Néstor, yo no soy oráculo.

bilboburgos dijo...

"...y me interrogo por qué hay tantos sujetos que no solo no se autocriticaron su concurrencia al proyecto saqueador menemista sino que siguen recorriendo salones oficiales..."

Tux, comparto tu inquietud. Parece que los gobiernos de turno usan personas "con roce" político y con "apertura", que saben negociar (con patrimonio público) para llevar a cabo la política de concentración del poder y el capital. ¿A quién le importa que los funcionarios se armen la fiesta que les guste si cada tanto elaboran alguna medida progre?

¿Cuándo vamos a exigir, sobre todo los que aducen tener conciencia social y vocación por la justicia, que cambie el modelo distributivo, productivo, impositivo, agrario, sindical, educativo, de salud, etcétera? Es lamentable que personas honestas caigan en la trampa de gobiernos, como el actual y los precedentes y, lo que es peor, no reaccionen ante las obvias señales de traición al programa inicial y los valores afirmados.

marcela dijo...

bilboburgos " Es lamentable que personas honestas caigan en la trampa de gobiernos, como el actual y los precedentes y, lo que es peor, no reaccionen ante las obvias señales de traición al programa inicial y los valores afirmados", lo lamentable es la soberbia con la que hacès este planteo,hay muchísimas personas honestas que vienen de experiencias diversas, de la izquierda, que ven en el gobierno nacional un proyecto de cambio, y tener diferencias con eso no puede partir de una subestimación como la que hacés. Pararte arriba de un pedestal para acusar a los otros de "boludos o ignorantes" no es un buen punto de partida para buscar una sociedad más justa.

bilboburgos dijo...

Marcela, la verdad, me parece que tenés razón. Hablé desde un lugar de superioridad; estoy bastante encolerizado y me cuesta muchísimo plantear un diálogo con los que no ven la cosa como yo y los que interpretan el accionar y plan del gobierno de un modo optimista. Voy a tener que replantearme mi actitud.