Redes sociales

07 junio 2010

El terrorismo de estado tiene embajador


Miguel Otero Lathrop es embajador de Chile en nuestro país y este domingo último le dio una entrevista al diario Clarín, pensada para "limpiar" su imagen ante las diferentes acusaciones que le hicieron algunos periodistas con respecto a su participación en las razzias dentro de la Universidad de Chile luego del cruento golpe de Pinochet. En la misma, las definiciones del funcionario que envió Pinera para representar los intereses de su país dejaron a más de uno con la boca abierta, veamos:

(...) Si no hubiera existido el pronunciamiento militar, Chile hoy sería Cuba. Una cosa es la conducta económica, que cambió a Chile de país mendicante a un país con dignidad, que permitió la libertad de empresa y que nos llevó a ser lo que ha sido la línea económica continuada por todos los gobiernos de la Concertación. Usted habla de pronunciamiento militar, pero hubo un golpe de Estado sangriento, emblema de los tiempos más oscuros de la región. Si yo le contara a usted algo que ni mis nietos creen, cómo era Chile en los últimos tres meses, usted no lo creería.

Cuando le preguntan sobre la participación de los EE.UU. en el golpe y sobre la documentación desclasificada por el gobierno norteamericano que desenmascara la situación contesta:

(...) No los conozco. No tengo idea. No le puedo decir algo que a mí no me consta ni sé. Lo que sí le puedo decir es que no teníamos azúcar, no teníamos alcohol, no teníamos algodón. Yo he estado en colas a las 4 de la mañana con mi señora y mis hijas para ver si conseguíamos un kilo de pan. Más aún, protegíamos estas colas de las actuaciones de la extrema izquierda. Chile no estaba viviendo una democracia ni era un país tranquilo, era una guerra civil encubierta en todos los frentes.

Y después agrega

(...) Le explico una cosa. La mayor parte de Chile no sintió la dictadura. Al contrario, se sintió aliviada. Porque antes usted no podía comprar nada importado, tenía que pagar lo que se producía en Chile, caro y malo. De la noche a la mañana usted empezó a encontrar lo que no había. Ganó el pueblo. Entonces las calles se limpiaron, empezó a haber trabajo. La represión la conocimos mucho más tarde. Se juzga sin conocer la realidad de lo que vivió Chile.

Cuando el reportaje tomó estado público en Chile gran cantidad de voces se levantaron para exigir que el embajador sea removido a la brevedad, veremos si finalmente esto ocurre o no, pero indudablemente va a ser difícil congeniar con semejante troglodita.

6 Comentan sin ponerse colorados:

cansarnoso dijo...

otero la tropa

Marta dijo...

Leído en un blog chileno:
"…los argentinos saben que fué Pinochet quien prestó las bases militares a los ingleses en la guerra de las Malvinas y este aweonao se manda este numerito…

Hay que ser el rey de los weones."

EL COLORÁU dijo...

El problema es que Piñera es amigote de Mauri Macri; y se pensó que éste iba a ser un embajador "copado y acorde" a lo que piensa el Jefe de Gobierno de la CABA...
Lo peor de todo es que mas de la mitad de la población chilena piensa de la misma manera que este tipo..
Los resultados electorales lo explican.Es la misma bosta neoliberal golpista,pero encubierta y reciclada.

Tux dijo...

Y esta mañana me enteré que finalmente NO lo van a retirar como embajador pese a las quejas.

Anahí dijo...

Hoy leí lo contrario, Tux, que "ya lo renunciaron":
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1273252
Slds.

Tux dijo...

Anahí: Es cierto. La primera reacción de los funcionarios de Piñera fue bajarle los decibeles y decir que el embajador había hablado a título personal, pero se ve que hubo muchas presiones dentro de Chile mismo (lo cual es una buena noticia) y además alguien se acordó que los diplomáticos jamás hablan solo a título personal y si lo hacen no son diplomáticos.
Al final lo renunciaron como usted dice bien.