Redes sociales

26 agosto 2010

Fidelidades que matan

Cuando estudiaba comunicación en la ECI un querido profe siempre nos recordaba que las fidelidades que genera el periodismo gráfico, particularmente los diarios, era superior incluso a las fidelidades amorosas. "Uno puede de cambiar de pareja 1o veces en la vida, pero probablemente se muera habiendo leído regularmente durante toda su existencia a un solo diario", decía apoyándose en sesudas encuestas y en la realidad misma donde encontramos a varias generaciones del cordobeses para quienes el periódico es sinónimo de La Voz del Interior y solamente .

De eso me acordé ayer cuando leí que Alberto Fernández dijo que en 25 años de democracia jamás había escuchado que Papel Prensa había llegado de forma poco clara a manos de Clarín y La Nación. Esto es doblemente grave porque por un lado Fernández, que fue funcionario del actual gobierno, también fue representante del Estado en esa empresa y encima demuestra que en 25 años de democracia nunca leyó Crónica (que denunciaba la extorsión de PP a los diarios chicos), jamás miró Ámbito Financiero (donde Ramos dejaba pistas sobre como Noble - Magneto - Mitre se habían hecho de la firma) y tampoco hojeó jamás el Página 12 (donde Lanata se cansó de aportar datos de cómo se había cimentado el control de la papelera del Grupo).

Había que estar muy sordo, ciego y mudo para no enterarse que el Grupo Clarín apalancaba gran parte de sus adquisiciones de medios del interior usando a Papel Prensa como ariete cuando no como ahorca. Hay que haber leído solamente Clarín durante todos estos años para haber obviado tanta realidad, pero lo bueno es que así uno puede explicarse muchas cosas, como por ejemplo por qué Fernández vivió tanto tiempo en una burbuja y además por qué tomó las desiciones que tomó en los lugares ejecutivos que ocupó hasta hace relativamente poco.

3 Comentan sin ponerse colorados:

EL COLORÁU dijo...

No se si vive en una burbuja o se hace el ciego/boludo. Huele más a una movida política para despegarse del todo de la gestión de la que él mismo fué funcionario. El tema es que políticamente hasta donde yo sé Alberto no pincha ni corta. Salvo que la esté jugando muy bien en la sombra y dentro de poco se candidatee a algo. Nunca se sabe con estos tipos. Casos ejemplificadores sobran.
Abrazo!

Anahí dijo...

Totalmente de acuerdo con El Coloráu
Slds.

Tux dijo...

Yo acuerdo que la idea es despegarse al gobierno y pegarse a Clarín, lo que en todo caso recalco es que la ductilidad que tiene éste Fernández para hacerse el boludo.

Por otra parte Alberto, es básicamente un operador con mucha experiencia y suele ser de esos tipos que cuanto menos perfil tiene y menos lo ves aparecer en los medios, más está haciendo.