Redes sociales

05 octubre 2010

Para nada secundario



Ya estamos a costumbrados a que el grueso de los funcionarios tratan de escapar por la tangente cuando los agarran infraganti en un quiebre de su propia gestión. Sin mucha originalidad y haciendo uso de la escasa imaginación que una vida alejado de las necesidades del común de los mortales les ha dejado, cuando uno de estos tipos se siente acorralado rapidamente recurre a las excusas de rigor, empezando por decir que resolverán los conflictos a la brevedad posible para luego -cuando el problema se prolonga- apuntar que "hay que tener paciencia porque nada se consigue de un día para otro" y terminar -cuando las papas pelan- con un descalificativo categórico "quieren politizar el reclamo".

Ese derrotero está recorriendo hoy el gobierno de Córdoba con su inacapacidad de dar una solución concreta al reclamo de los estudiantes secundarios que en la ciudad de Córdoba ya tienen tomados 9 colegios (Se tomaron 3 Colegios más en las últimas horas: El San Jose -privado- Copernico -técnico- y Marina Waisman). Al principio, la simplicidad de lo que se pedía, plan de obras para reparación de colegios y discusión abierta de la nueva ley de educación provincial, auguraba que muy probablemente se podría negociar rápidamente y ponerse a trabajar con la misma celeridad en dar respuesta a una realidad absolutamente impactante: buena parte de los establecimientos educativos más antiguos de Córdoba están en coma desde el punto de vista edilicio y -por otra parte- es imposible aceptar que en pleno Siglo XXI se intente meter por la ventana (ni siquiera como optativa) la materia "Religión" en la educación estatal.

Como reflejo de cierta improvisación, y de un evidente menosprecio por los estudiantes, las reuniones con el Ministro Grahovac dejaron como saldo un montón de promesas y un puñado de planes de obra tan deficitarios que hasta los propios adolescentes percibieron que los estaban tratando de engañar. El desconocimiento de quienes elaboraron a las apuradas las propuestas de reparaciones no solo denuncian su incapacidad sino una ignorancia que asusta sobre las condiciones edilicias de los coles y sus necesidades más urgentes, y son la mejor explicación de por qué se dejó llegar la situación hasta este extremo.

Pero cuando se da un tropezón de esta magnitud, el manual del buen funcionario indica que la mejor defensa es un buen ataque, entonces el Ministro de Educación de la provincia salió a aclarar que "para todo hay un límite" y empezó a pedir, con la firmeza que le reclaman desde Cadena 3, que cesen las tomas. Por el mismo camino, el vicegobernador Pichi Campana, quien fue apabullado por los argumentos de los estudiantes cuando le exigieron que se reabra la discusión pública y en las escuelas del poyecto de la "nueva" ley, respondió casi con susto que el problema es que los pibes están "manipulados por Luis Juez", derivando todo a la disputa electoral del 2011.

Justamente éste último asunto es lo que desvela a las autoridades provinciales, porque cuando creían que su máxima preocupación era terminar de cerrar la tramoya de las listas para el año que viene y ajustar sus internas, de golpe se encontraron de frente con un camión que les exige gobernar y dar respuestas a una situación que ellos mismos, con su desidia, desencadenaron.

En este momento las tomas siguen y parece que pueden llegar a profundizarse, los pibes lograron así algo que ningún político "pesado" de la provincia ha podido hacer en los últimos tiempos: conmover a Schiaretti y los suyos. Es que ni Juez, ni Aguad, ni Mestre y menos aún Acastello o Nebreda han podido hacer trastabillar a esta gestión. Sin querer queriendo los alumnos ahora dan una lección a varios de los que se creían "profesores" y lo hacen con una sencillez y transparencia tan grande que justamente allí radica su fortaleza.

Ejemplo de esto que decimos lo podemos leer en uno de los tantos comentarios que sobre esta cuestión se han hecho en la página de CbaNoticias y que aquí compartimos:

"No estaba de acuerdo con la toma. Al principio, discuti muy fuerte con mi hija, al punto de las lagrimas, tratando de hacerla entrar en “razones”. La acompañamos al colegio(el eronimo Luis de Cabrera), y me puse a hablar de la toma con los “chicos”. Ahi me di cuenta que quien habla...ba en mi no era la razon, sino el miedo. Miedo a protestar, miedo a reclamar, el miedo con el que ha crecido mi generacion y nos ha hundido en el fondo de una cienaga politica que sabe de nuestro miedo y se aprovecha.

Estos chicos no tienen miedo. Estos chicos no se quedan en la queja formulada entre vecinos en el almacén. Estos chicos tienen huevos, convicciones y, por sobre todo, razon. A partir de ese momento, me di cuenta que los chicos me estaban dando una clase de civismo. Que la democracia se revalida con la accion y el compromiso del pueblo, y no dandole libertad absoluta de accion al poder politico. Gracias chicos por luchar por ustedes y por los que vendran. Pero por sobre todo, gracias por mostrarme que el miedo es el alimento de los buitres politicos."

De paso cañazo les recomendamos la cobertura que CbaNoticias hace diariamente del tema, siguiendo minuto a minuto su desarrollo y con muy buen material documental... A propósito ¿alguien tiene idea de cuándo una noticia en Córdoba -que no sea un puma trepado en un árbol ni la última puteada de la Mole- tendrá trascendencia nacional?

0 Comentan sin ponerse colorados: