Redes sociales

25 noviembre 2010

El Falogate sigue

La incomodidad que se ha apoderado de buena parte del PJ cordobés a partir de la difusión de los más de 70 cheques sin fondos que libró el delasotista paladar negro Marcelo Falo, no solo que no cesa sino que se sigue expandiendo.

Queda claro que esta monumental estafa es apenas la punta de un hilo que se entrelaza profundamente en el corazón de la estructura del poder político de nuestra provincia y cuyos alcances no terminan de visualizarse, de hecho en las redacciones de varios medios circulan fotocopias de muchos más cheques voladores de Falo, algunos vencidos y presentados en el banco y otros a punto de vencer en los próximos días, por lo que se especula que los iniciales $2.000.000 se transformarán en una cifra cercana a los $4.000.000.

Las explicaciones del ex funcionario y hoy ex legislador son -como dijimos unos post atrás- algo cercanas al mamarracho pero esconden la decisión política de hacerse olímpicamente el boludo (dicho mal y pronto) haciendo pie en una "amistad traicionada" y desconociendo no solo que sus cheques fueron utilizados como garantía de varias operaciones de una mesa de dinero del Banco Macro sino además preguntando al aire en una reciente entrevista "¿qué es una mesa de dinero?".

Lo que desvela a los muchachos delasotistas por estas horas es averiguar quién destapó la olla y puso en los medios todos los detalles del escándalo. En la intimidad varios militantes dejan traslucir que sospechan con bastante fundamento -para ellos- del propio gobernador Schiaretti quien hace tiempo que buscaba sacar del medio a un operador pesado como Falo, cuya presencia en la Legislatura servía para llevar al recinto y a sus pares no las directivas de la casa de las Tejas sino las que llegaban desde Río IV, donde se encuentran los cuarteles del Gallego.

El Falogate a veces parece una novela con todos los elementos para hundir la carrera de varios, por eso De la Sota espera con ansiedad que las fiestas y las vacaciones sirvan para ponerle sordina y, mientras eso llega, algunos hechos van avisando que, como en algunas tramas mafiosas, los "mensajes" en forma de aprietes solapados están a la orden del día, por ejemplo hace pocas horas informó el diario Día a Día que el auto del Dr. Fuentes, el primer denunciante que mostró los cheques, fue abierto y le sustrajeron documentación que se hallaba en su interior.

A ponerse el casco muchachos que una guerra silenciosa ya está en marcha.

0 Comentan sin ponerse colorados: