Redes sociales

18 diciembre 2010

Las censuras del señor Cantero

Hoy sábado salió al aire por última vez y por Radio Nacional Córdoba, el programa "Hablando Claro" conducido por el periodista Ricardo Fonseca.

La decisión de no renovarle el contrato a uno de los espacios periodísticos más interesantes de RN no deja de llamar la atención, en especial cuando se trata de uno de los programas con mayor audiencia de la emisora y que cubre largamente todas las exigencias económicas de un acuerdo que pocos cumplen.

A pesar de eso y a pesar también de que era un espacio de comunicación realmente plural donde se podían escuchar las columnas semanales de Aliverti, de Enrique Lacolla, de Alfredo Blanco, de el Cura Alessio, de James Petras y que además supo tener como invitados en el piso a personas como Horacio Verbisky, Ricardo Forster y Pino Solanas, finalmente ha sido desplazado, quizás para que por unos largos meses sus palabras y debates sean reemplazados por la repetición de la programación porteña y tal vez en el año próximo, por gente más obsecuente y menos dada a escaparle al modelo 6-7-8.

Lo triste, lo realmente triste, es que por detrás de esta censura se han visto claramente las operaciones del ex diputado Alberto Cantero, hoy designado al frente del Directorio de la Autoridad Federal creada por la nueva ley de medios audiovisuales. Cantero, un hombre del PJ con todas las medallas del caso conseguidas en su paso por el menemismo, el delasotismo y el kirchnerismo, tiene hoy el despreciable rol de censor y parece que lo hace con enorme pasión.

Los obtusos ideológicos nunca entendieron que el caracú de "Hablando Claro" era la posibilidad de no estar de acuerdo, de tener un abanico muy amplio de lo que pasaba en el conjunto de política nacional y particularmente de la provincial, pero esta línea conceptual, así como conseguía una buena cantidad de oyentes también le adosaba una cantidad de enemigos que piensan que la Radio Pública solo existe en función de repetir de manera monocorde el discurso oficial.

Por eso justamente es que es un peligro que sujetos como Alberto Cantero -cuyo título habilitante es el de Ingeniero Agrónomo- sean quienes tengan a su cargo la aplicación la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual con criterios que corresponden a otra época y a otro marco político. Nadie duda hoy de la lealtad de Cantero y ahora todos sabemos cómo la misma se traduce a la hora de interpretar conceptos fundamentales de la nueva legislación como "pluralidad", "democracia", "libertad de expresión" o "participación popular". Habrá entonces que ponerse nuevamente en marcha para que la LSCA finalmente garantice el derecho de todos a expresarse y recordar siempre que sus enemigos no solo están en los grupos mediáticos concentrados sino también entre aquellos que solo buscan su desarrollo como herramienta meramente testimonial, de baja intensidad y como una repetición de las viejas mañas de la antipolítica que ven en el disenso un peligro mayor al de los propios monopolios.

4 Comentan sin ponerse colorados:

Mariano T. dijo...

Por suerte se acabó su mandato, y ya no se ocupa más de congelar la Comisión de Agricultura.

Adrian Marini dijo...

A mi no me gustaba mucho el programa de Fonseca pero tenia un gran valor porque ahi podias encontrar a un monton de gente que no sale casi nunca por AM y encima te enterabas de la cocina politica de Cordoba.
No me queda otra que repudiar a los que lo sacaron del aire. Se suponia que ibamos a escuchar muchas voces y al final nos estamos quedando solo con dos.

Eduardo dijo...

No voy a escuchar más Radio Nacional el programa de Fonseca era casi lo unico decente de la emisora ¿nadie sabe por dónde saldrá el año que viene?

Tux dijo...

Adrián: Sin dudas la salida de Fonseca va a ser difícil de llenar al menos por un tiempo.

Eduardo: Aparentemente está en negociaciones con otra radio, pero realmente no con cual.