Redes sociales

13 diciembre 2010

Manuel Dorrego

El 13 de diciembre de 1828 Juan Lavalle mandaba fusilar a el coronel Manuel Dorrego. No hubo juicio, no se necesitaron abogados ni expedientes, el trámite fue rápido y concluyente. Pero el legado de Dorrego, sigue vivo no solo por la injusticia que se cometió contra su persona, sino fundamentalmente en el campo de las ideas, porque su pensamiento y su praxis lo convirtió en un referente ineludible de la Revolución de Mayo, el federalismo y el respeto a una idea de democracia inclusiva enraizada fuertemente entre los sectores populares.

Cuando se acallaron las armas del pelotón de fusilamiento en el aire aún se respiraba el eco de las verdaderas razones que impulsaron a sus asesinos y que quizás se pueda resumir en aquel episodio famoso, cuando en el Congreso que rechazó la Constitución unitaria de 1826 y que consagró a Bernardino Rivadavia como presidente, Dorrego defendió a los gobiernos provinciales que desconocían esta Constitución.

Pero además allí desenmascaró el artículo 6 del proyecto constitucional rivadaviano que impedía el derecho a voto de la población humilde, afirmando que los asalariados eran dependientes del patrón

Contra semejante limitación de la voluntad popular Manuel Dorrego se plantó diciendo:

“Yo digo que es el que es capitalista el que no tiene independencia, como tienen asuntos y negocios quedan más dependientes del Gobierno que nadie. A éstos es a quienes deberían ponerse trabas (...). Si se excluye a los jornaleros, domésticos, asalariados y empleados ¿entonces quiénes quedarían? Un corto número de comerciantes y capitalistas”.

Estas palabras y la acción política que las sostuvo durante los siguientes años fueron una afrenta que la oligarquía jamás olvidó y se constituyeron en su sentencia de muerte.

2 Comentan sin ponerse colorados:

corto dijo...

muy bueno amigo tux, pero recuerde que dorrego fue muerto en el 1828, habria que corregir
salu2

tux dijo...

Gracias corto, se me cruzó un dedo, ahí lo corregí