Redes sociales

12 diciembre 2010

PJ cordobés: Internas calientes y la mirada puesta en Brasil


La palabra clave para comprender el proceso político que vive hoy el PJ cordobés es "unificación". Es que en estos días se ha transformado en prioritario avanzar en unificar al justicialismo local, tratando de poner en caja todos los distintos elementos que conforman el cuadro.

Por otra parte por debajo de los debates de nombres, candidatos y estrategias también se hace necesario para este espacio definir si las elecciones provinciales y las nacionales irán unificadas o separadas. Este entuerto se entiende mejor cuando se toma nota de que según cómo se plantee el escenario las probabilidades del PJ de continuar gobernando la provincia aumentan o disminuyen.

En el primer item, en el de la unificación del partido, la cosa se ha comenzado a encaminar muy parcialmente a partir de un Congreso -conformado por autoridades y congresales con mandato vencido- y que ayer definió que las internas se realizarán hacia fines de marzo y proclamarán candidatos a principios de junio de 2011. Esta maniobra tuvo como telón de fondo una presentación judicial de Olga Riutort -referente importante del PJ capitalino-, que fue avalada por el Juez Federal Bustos Fierro obligando a la realización de elecciones internas. De esta forma Riutort desarmó la "lista de unidad" con que De la Sota y Schiaretti aspiraban reestructurar al partido, repartir digitalmente los cargos electivos y relegar a los elementos menos proclives a alinearse con ellos.

Lo importante de remarcar es que ni la Olguita ni Eduardo Acastello (intendente de Villa María, referente K) asistieron a este congreso. Para algunos su ausencia se lee como una forma de permanecer al margen y jugar sus cartas de acuerdo a cómo se desenvuelva la coyuntura; para los más duros en cambio es una señal -sobre todo de Acastello- de que no se sumarán a una instancia dominada por el delasotismo y que los terminaría mandando al fondo de las boletas.

El dato insoslayable es observar que mientras el juez federal impuso que la interna debía realizarse en febrero próximo, delasotistas, schiarettistas y un remanente de kirchneristas no alineados con Acastello, votaron para que esta instancia se realizara 40 días después, casi entrando en el segundo trimestre del 2011, y esto se puede ver como una señal de que muy probablemente esté ganando peso en el justicialismo la idea de unificar las fechas provinciales y nacionales directamente en octubre.

Esta última unificación favorecería claramente a las aspiraciones del oficialismo nacional que obtendría por un lado un PJ más o menos unido en Córdoba, con la mayor parte de la estructura jugando fuerte para la fórmula que finalmente defina la Casa Rosada, pero además es probable que reinaugure la idea de las dos (¿y hasta 3?) canastas con una lista K paladar negro encabezada por Acastello y que le permita sumar los votos del kirchnerismo no PJ, agregándole un componente interesante de intendentes justicialistas afines, claramente refractarios al Gallego. La mala noticia para el delasotismo es que con este esquema se le allanaría el camino a Luis Juez a la Casa de las Tejas, quien aprovecharía el rechazo que mantiene la gestión nacional en nuestra provincia para potenciar su candidatura. Como dijo un operador K porteño: "lo importante no es ganar Córdoba sino que Cristina sea reeelecta".

En este marco los rumores se han multiplicado. Por un lado no faltan los que dan como una posibilidad muy fuerte que Schiaretti será el candidato a Vicepresidente de Cristina Kirchner, pero para eso deberá ponerse en la fila y superar -al menos en la cola de los rumores- al Lole Reutemann. Por otra banda y casi con el mismo énfasis corre muy fuertemente la versión de que en éste marco De la Sota no estaría dispuesto a presentarse por lo que sus vacaciones estivales en Brasil -normalmente muy prolongadas gracias a una lujosa mansión que mantiene allá- se transformarían en un largo año sabático.

Aunque parezca una escena surrealista del viejo nuevo cine italiano, ahora mismo, en diciembre del 2010, se está preparando una delegación para viajar al vecino país en marzo del 2011 para "repatriar al líder" convenciéndolo de que su participación será indispensable para evitar que el PJ haga un sapo electoral que lo dejaría fuera de competencia por bastante tiempo.

Evidentemente le faltan varios capítulos a este boudeville político y quizás los podamos ver en los próximos meses desarrollándose entre garotas y playas de blanca arena, por lo que habrá que armarse de paciencia y mucho protector solar.

2 Comentan sin ponerse colorados:

Primo Louis dijo...

Tucu,
La info que yo tengo es que, de mantenerse el nivel de imagen de Cristina, es inevitable que vayan juntas las elecciones provinciales con las nacionales.
Para garantizar ese alineamiento desde nación se han propuestos distintos nombres como vices vinculados con el "progresismo" cordobes. Scotto recibió presiones para acompañar al gallego como vice.
Con lo de Schiaretti como Vice nacional, amigos que trabajan ahi cerquita dicen que últimamente el gringo está exultante. No se animan a decir que es cierto, pero alguna razón debe tener para estar asi de contento un tipo al que se le había cortado la carrera política al no lograr meter un senador el año pasado.

Abrazo!

Tux dijo...

Gracias Primo por el aporte. Lo de Scotto suena pero me parece que no trae agua, la gente de ella reconoce que han habido presiones, pero también dicen que la cosa no va a prosperar, es más también se corre la bola de que hay acercamientos al juecismo o por lo menos un tendido de líneas en función de lo que venga después del 2011.

Lo de Schiaretti hay que verlo en el tiempo, porque el abanico de posibilidades que se le abrió es muy amplio: vice / ministro / senador y hasta embajador. Pasó de prácticamente la nada a tener una perspectiva muy auspiciosa, al punto de poder soñar con coronar una gestión que lo deje parado para el resto del viaje. Yo, si fuera él, también estaría very happy.