Redes sociales

21 enero 2011

Los mismos sueños

A Martin Luther King  
(Atlanta, 15 de enero de 1929 – Memphis, 4 de abril de 1968)

En el corazón de la fábrica de sueños vacuos y libertades ficticias, Martin Luther King tuvo el coraje de desnudar las cadenas que atrapaban a millones de negros y pobres en una nueva forma de esclavitud donde sus derechos eran una utopía y su dignidad una mentira.

En el corazón de la riqueza y el capitalismo salvaje, Martin Luther King, dijo a viva voz que la miseria y la marginalidad estaban a la vuelta de la esquina, ocultas bajo un manto de desdén político e intolerancia racial.

En el corazón del consumo y el dispendio, Martín Luther King denunció que allí también existían el hambre, el analfabetismo y la injusticia social, y que el sueño americano se construía cimentándose en el dolor y en las guerras injustas.

En el corazón del país de los sofistas, que siempre justifican el statuo quo ajustando la soga de la resignación al cuello de los oprimidos, acusaron a King de traidor, de infantil, de idiota útil y hasta de ser funcional al odio porque desenmascaraba a sus testaferros y al sistema legal que lo generaba.

En el corazón de este tiempo de historia viva y contradicciones, el ejemplo de King, junto al de miles de hombres y mujeres, sigue motorizando el coraje de pensar y hacer un mundo diferente al recordarnos que solo es posible alcanzar la cima si nos animamos a escalar la montaña.

0 Comentan sin ponerse colorados: