Redes sociales

19 febrero 2011

Para los niños ricos que tienen tristeza y lo miran en el LCD

La capacidad de Juan Schiaretti para generar hechos que lo muestran como uno de los mejores ejemplos de las viejas prácticas neoliberales es asombrosa.

Ayer, por ejemplo, otorgó subsidios impositivos por $7.800.000 al concesionario de una cadena multinacional hotelera, la muy paqueta Howard Johnson, para la construcción de un hotel en la ciudad de San Francisco (Córdoba). Este beneficio cubre un poco más del 50% del costo del establecimiento valuado en $15.000.000 y ocupará tres hectáreas. (nota completa aquí)

Es interesante ver cómo el dinero que el gobernador ha conseguido en los últimos años rematando, vendiendo o demoliendo edificios públicos y reajustando los impuestos provinciales (todos, menos el inmobiliario rural) se orienta a estos curiosos fines, sobre todo ayudando al Grupo Donadío, un franquiciante privado que no está haciendo una inversión de riesgo sino que simplemente apuesta al turismo y al juego (se trata de hoteles - casino) uno de los sectores de más fuerte expansión en estos años y que hasta el momento no necesitado de este tipo de empujones estatales para llenar las principales ciudades del país de hoteles de lujo de entre 4 y 5 estrellas.

Mientras tanto, rubros como la educación y la salud pública o el turismo social y la vivienda miran por entre las rendijas de los actos oficiales como millones de pesos terminan en los bolsillos de los niños ricos que tienen tristeza (y muchas ganas de que el estado les banque un spa).

0 Comentan sin ponerse colorados: