Redes sociales

20 febrero 2011

Pompas & Falo - Sociedad de Hecho

De la Sota y Falo en los buenos tiempos. Cuando el mayor pecado
de Marcelo era "solamente" haber robado electricidad en su casa.


Jaime Pompas y Marcelo Falo, comparten algo más que apellidos llamativos y una asociación de hecho a partir de sus trayectorias públicas. Ellos son percibidos a nivel popular como parte del núcleo duro de sus partidos -UCR y PJ respectivamente- y estar en el corazón mismo del manejo de las finanzas de la estructura política a la que pertenecen.

Pompas, ya fallecido, cumplía un rol central para el angelocismo ya que fue durante mucho tiempo el apoderado del partido ante cada elección importante y desde allí supo pergeñar las más variadas triquiñuelas electorales que amparadas bajo la consigna general de: "Lo que la ley no prohibe, lo permite", terminó derivando en la aparición de listas colectoras, partidos vecinalistas fantasmas y boletas espejo. Pero sin dudas su aporte más relevante fue el manejo discrecional que durante largos años hizo de los fondos del Banco Social.

La utilización de créditos blandos del Banco para cooptar voluntades y pagar favores políticos fueron llevados por aquella conducción radical a un paroxismo inigualable. Los expedientes "preferenciales" de créditos otorgados a personas inexistentes o incobrables sin garantías ni antecedentes bancarios en regla, poblaban los anaqueles de los archivos del Social, dicen que, todos ellos marcados prolijamente con una coqueta cintita roja que acreditaba su amistad con el poder.

Esta operatoria ayudó a que el radicalismo fuera hegemónico durante una década pero a mediano plazo llevó al Banco Social a fundirse y a terminar en la licuadora de entidades financiera provinciales que promovió el menemato, mientras que don Pompas purgó varios años de prisión.

Hoy Marcelo Falo se ha convertido en el Jaime Pompas de De la Sota. La espectacular revelación de que en los últimos años habían pasado por las cuentas del ex legislador más de $18.000.000 (¡¡dieciocho millones de Pesos!!) son el corolario de un escándalo que arrancó con una seguidilla de cheques sin fondos que hasta el momento lleva la friolera de $3.000.000, buena parte de ellos cubiertos con dinero de una procedencia tan misteriosa como todo el que se ha movido hasta ahora.

Nos son pocos los que nos preguntamos de dónde o cuándo Falo amasó semejante fortuna siendo que nunca se le conoció otro ingreso que el derivado primero como parte del gabinete provincial y luego de su dieta como diputado.

En el medio de todo el show, las versiones sobre el origen de semejante volumen de plata son muy variadas pero todas coinciden en poner a Falo y la mesa de dinero donde operaba, como un engranaje central del entramado financiero del delasotismo.

El escándalo derivado del falogate ha sido un duro golpe para José Manuel De la Sota, al punto de haberlo llevado a cambiar las líneas generales de su campaña, e incluso en algún momento a dudar seriamente si estaban dadas las condiciones para afrontar como candidato este 2011.

Hoy el desafío para la tropa del ex gobernador es tratar de sacarse la mochila de Marcelo y sus cheques alados, por eso plantean una "campaña corta y contundente" que avance como una aplanadora pero que evite especialmente cualquier salpicadura de este caso de corrupción. El Nudo Gordiano a resolver es cómo harán esto sobre todo recordando que la de Pompas fue la última gota que rebalsó el vaso de Angeloz y una lápida de descrédito que todavía pesa sobre la UCR.

0 Comentan sin ponerse colorados: