Redes sociales

20 febrero 2011

Tambor de otro candombe

"Hay que observar que muchas veces el optimismo no es más que una manera de defender la pereza propia, la irresponsabilidad, la voluntad de no hacer nada. Es también una forma de fatalismo y de mecanicismo. Se confía en los factores ajenos a la propia voluntad y laboriosidad, se los exalta, y la persona parece arder en ellos con un sacro entusiasmo. Y el entusiasmo no es más que una externa adoración de fetiches. La reacción necesaria debe partir de la inteligencia. El único entusiasmo justificable es el acompañado por una voluntad inteligente, una laboriosidad inteligente, una riqueza inventiva de iniciativas concretas que modifiquen la realidad existente.". (Antonio Gramsci - Los cuadernos... XIV; PP 8.)

2 Comentan sin ponerse colorados:

Cosas dichas dijo...

"El pesimismo de la razón y el optimismo de la voluntad." decía Antonio y me repite Hal cada vez que pierdo objetividad.
Gracias por un párrafo de Gramsci, Tux entre tanta chapucería que se lee en blogs. Gracias

Abrazo

Tux dijo...

Gracias Leila