Redes sociales

16 marzo 2011

Números y hambre forzado


Hace unos meses atrás el gobierno de la provincia de Córdoba anunció que la cantidad de ayudas alimentarias para comedores barriales habían disminuido, el motivo de la merma se adjudicó al impacto de la Asignación Universal por Hijo. La realidad terminó siendo muy diferente porque los responsables de diferentes asociaciones civiles que se ocupan de mantener esos comedores mostraron que en realidad los listados de beneficiarios habían sido podados sin explicación por las autoridades del ministerio, lo que terminó ocasionando que con menos dinero estatal que el año pasado ahora hay que hacer la misma cantidad de raciones y en algunas barriadas todavía más.

Hoy, a una semana de iniciadas las clases en las escuelas primarias, el panorama se repite. El Programa de Alimentación Integral de Córdoba (PAICOR) ha decidido recortar de hecho los padrones de alumnos que pueden acceder a los alimentos que este organismo distribuye. De esta forma se da la desgraciada situación de pibes que el año pasado estaban catalogados como desnutridos pero que en este 2011 se les retira el beneficio sin que medie razón alguna y se crea una situación muy difícil e injusta, que incluso pone en situaciones violentas a las docentes que conocen perfectamente la situación desesperada de muchos de sus alumnos que ahora se ven privados de comer en la escuela.

Sin dudas la AUH es una herramienta socio-económica con un gran impacto positivo pero es evidente que en Córdoba ha sido elegida como la excusa perfecta para retirar al estado de un campo del cual no debe dar marcha atrás: la protección de los más pequeños.

Los numeros forzados del INDEC en cuanto a pobreza, marginalidad, desocupación, trabajo en negro y valores de canasta basica mínima, también fuerzan a un sector de la burocracia a pensar que se pueden ajustar gastos sobre el estómago de quienes supuestamente debieran ser los únicos privilegiados.

La ecuación es sencilla, si se crea la falsa imagen de que una familia tipo puede alimentarse con $19 diarios (como dice el organismo nacional) o que los salarios mínimos cubren el valor de la canasta familiar, o que la AUH es el mágico artilugio que ha solucionado el hambre en la Argentina, entonces ¿por qué seguir "tirando" plata en comedores escolares y no dedicar esos dineros a cuestiones de mucha más exposición mediática para este año electoral?

0 Comentan sin ponerse colorados: