Redes sociales

04 marzo 2011

Unificar elecciones o no unificar ¿esa es la cuestión?

En el diario La Voz del Interior de hoy se publica como noticia central una nueva ofensiva de los operadores de la Casa Rosada para que el gobierno de Córdoba termine unificando las elecciones nacionales con las provinciales.

Esta unificación que es técnicamente muy compleja porque los dos sistemas comiciales son incompatibles (Córdoba ya tiene boleta única) solo sería factible si Schiaretti dejara en suspenso la reciente reforma electoral o se implementaran mesas dobles con urnas o sobres separados para cada instancia. Cualquiera de estos dos escenarios tendrían un costo político serio para el gobierno provincial, que por un lado tuvo a la reforma como una de sus banderas más flameadas pero por otra lado está seriamente condicionado por el fraude que hace cuatro años lo llevó al poder.

Pero si se obviaran de alguna manera los obstáculos del párrafo anterior y finalmente Schiaretti decidiera caminar por la senda de las votaciones en fecha única, la explicación que públicamente se ha planteado es que Cristina podría así reimpulsar la candidatura de De la Sota que aparentemente no viene muy arrolladora a partir de los golpes que ha sufrido con la caída en desgracia -arrastrados por sonados casos de corrupción- de dos de sus operadores más importantes: Marcelo Falo y Domingo Carbonetti.

De esta forma -dicen algunos kirchneristas con un orgullo inexplicable para mí- CFK le daría una mano al Gallego e impediría que la provincia caiga en manos de Luis Juez.

Del otro lado del mostrador los miembros más ortodoxos del PJ no están muy de acuerdo porque sospechan que en realidad les quieren calzar un salvavidas de piedra bola y repiten a quien quiera escucharlos que hoy por hoy Cristina en Córdoba les resta mucho más de lo que les suma.

Entrados en confianza, operadores del kirchnerismo no PJ, ajustan más el razonamiento y admiten que el desgaste que está sufriendo De la Sota -incluso sin haber lanzado aún la campaña oficialmente- preocupa mucho en Buenos Aires y ha llevado a varios a alegar en favor de la unificación de elecciones diciendo: "Lo que menos necesitamos para llegar fuertes a octubre, es que en septiembre Juez nos enchufe una derrota a apenas 20 días de las elecciones... Justo Juez, en un distrito crucial y encima bien agarradito de la mano de Pino Solanas."

El panorama no es alentador ni para unos y para otros, mientras que en un despacho alquilado en alguna parte de Ciudad Bache, Schiaretti deshoja una margarita... y escucha ofertas, para decidir finalmente sobre cuándo y cómo votaremos los cordobeses.

0 Comentan sin ponerse colorados: