Redes sociales

19 abril 2011

A dios rogando y... bue, a dios rogando nomás

En Córdoba el estado provincial ha incorporado en estos años a miles de trabajadores (algunos hablan de 14.000), a pesar de eso en este momento entre 4.000 y 6.000 personas desarrollan tareas dentro de la estructura estatal en las categorías de contratados, pasantes y monotributistas.

Es decir que bajo estos eufemismos se mantienen precarizados a muchísimos laburantes, repitiendo desde las estructuras públicas el esquema de someter a su fuerza laboral a condiciones injustas y -especialmente- quebrando el principio constitucional de "a igual trabajo igual remuneración".

Para enfrentar esta situación, que ya se ha vuelto muy pesada a partir de la cantidad de gente involucrada, el Sindicato de Empleados Públicos (SEP) ha optado por un llamativo plan de lucha. Normalmente los años electorales son tomados por los gremios como puntos de inflexión para llevar a un punto elevado sus reivindicaciones porque saben que las mismas tendrán en este período especial mayor predisposición de algunos funcionarios para solucionarlos.

Pero este no es un año electoral común en Córdoba ni el SEP se ha caracterizado por ser especialmente combativo ni con De la Sota antes ni con Schiaretti ahora. Debe ser por eso que su Secretario General ha optado por un curioso plan de lucha: armar marchas de antorchas hasta... la Catedral. La idea no es otra que reclamarle al altísimo (o sea dios, no Schiaretti) mediante rezos fervorosos que la injusta situación de los precarizados sea solucionado mediante algún tipo de milagro o -tal vez- por una bula papal.

De esta manera, aquel viejo mito del "pueblo manso" que dominó buena parte de los 90, se reactiva en nombre de esperanza de los creyentes y se deja de lado toda la molesta (para el poder de turno) pirotecnia proletaria que no solo inquietaría el flequillo del gobernador sino que hasta sería una piedra en zapato para la campaña de José Manuel De la Sota.
***

Y hablando de la campaña de De la Sota y porque blog es cultura, comparto con ustedes este hermoso episodio proselitista donde el hombre al que nadie chifla suma votos con amorosos boleros.

2 Comentan sin ponerse colorados:

Anónimo dijo...

Cantor a lo Luis Juez, al que le dicen hormero, porque trabaja con el pico. Cuenteros ambos.

Tux dijo...

Anónimo: Primer audaz que dice que De la Sota TRABAJA de algo.