Redes sociales

15 mayo 2011

Un Gallego en Brasil

*
Como una señal clara de que la interna del PJ está que arde, a De la Sota es imposible encontrarlo en Córdoba ¿por qué? Porque nuevamente ha puesto proa al hermano país de la Samba, la caipinha y las garotas; pero como el Gallego no puede irse así nomás dejó dicho que su viaje tiene como motivo desvincularse de la Cámara de Comercio argentino-brasilera. En realidad el tema de fondo es que el enfrentamiento con Schiaretti está en uno de sus puntos más altos y el ex gobernador ha preferido poner en el medio paños fríos, distancia y teléfono descompuesto. De hecho, en un gesto de magnanimidad que para algunos de sus compañeros le queda grande, mandó avisar que él quiere preservar a cualquier costo la relación con Schiaretti, a quien le otorgó un rol central en su estrategia de campaña. Eso si, lo central de este viaje es marcar la cancha nuevamente, recordar a propios y extraños de quién son los votos y resaltar que el dueño del mango, la sartén y la hornalla usa quincho, es guitarrero y vive en Río IV.

Hoy por hoy la verdadera pelea dentro del justicialismo no es otra que dirimir los distintos espacios de poder que cada sector ocupará y por ello delasotistas y schiarettistas van con los planteamientos a fondo tratando de sacar la mayor tajada posible. La punta del iceberg de la contienda es en principio la candidatura a intendente de Córdoba capital, donde José Manuel preferiría que fuese alguien como Olga Riutort y Juan Flequillo quiere imponer al Pichi Campana, los cañonazos por este tema resuenan desde hace semanas y muchos temen que la sangre llegue al río en forma de una elección interna a punta y hacha que mine la unidad del partido o los desgaste demasiado en vistas a las elecciones a gobernador.

Schiaretti, aunque le gusta mostrarse como un espadachín independiente, tiene la ventaja que desde algunos sectores del oficialismo nacional le afilan los sables y de vez en cuando le mandan alguna ayudita extra para limitar la capacidad de negociación de De la Sota o plantearle por momentos un escenario con dos frentes, y justamente esta táctica le ha permitido ocupar algunos espacios que hace un año atrás le parecían vedados.

En este marco la definición de la ya cada vez más etérea "Cuarta Lista" que trataría de darle un cauce político provincial al kirchnerismo No-PJ se encuentra en stand by, esperando que la pelea grande se defina y en ese marco obtener -o no- una luz verde para avanzar. Lo interesante de este espacio es que a medida que pasan los días se generan en su interior tantas propuestas nuevas como incertidumbres, quizás porque todos son muy concientes de que al final la estrategia no será definida en Córdoba sino en Buenos Aires.

En este horizonte convulsionado donde se ha establecido en las entrañas del oficialismo provincial un fascinante todos contra todos, en los bunkers de cada bando lo que impulsa o detiene los avances es la lectura concienzuda de las encuestas que de última son las que decidirán realmente si De la Sota será finalmente el candidato, quien su vice, si Olga tendrá su oportunidad para pelear la intendencia, qué lugar ocuparán los hombres del actual gobernador en las listas y cómo será la repartija del poder en caso de ganar.

Como viene la mano es claro que los días por venir serán un poco más convulsionados, veremos qué nos depara el destino entonces.

0 Comentan sin ponerse colorados: