Redes sociales

03 junio 2011

Macroarroceras, Ibera y Pueblos Fumigados


Reproducimos la siguiente gacetilla:

El próximo 4 y 5 de Junio se realiza el 1º Encuentro de Pueblos Fumigados del NEA, en Colonia Pellegrini, Corrientes; en pleno Esteros del Ibera.

El desarrollo de la explotación agroindustrial de nuestros bienes naturales, con el actual modelo neoextractivista, genera cada vez más conflictos ambientales que rápida y dramáticamente se convierten en problemas sanitarios.

La expansión del monocultivo de soja en el NOE y NEA muestra la cara social más agresiva de los pool’s de siembra: Desmonte indiscriminado e ilegal, avasallamiento de derechos consuetudinarios de población originaria local, consumo irracional del agua dulce, complicidad venal de autoridades políticas, tasas de utilización de agrotóxicos por ha. más altas del país y uso generalizado de la fumigación aérea; son una característica repetida en Santiago del Estero, Chaco, Salta o Corrientes.

Donde los pueblos contaban con profesionales de la salud comprometidos y organizados, los impactos a la salud humana fueron rápidamente denunciados y demostrados. En el Chaco la Red de Salud Popular Ramón Carrillo logro determinar con datos oficiales como desde que empezaron las fumigaciones sistemáticas, aumentaron por 4 veces las malformaciones congénitas y por 3 veces los diagnósticos de Cáncer Infantil.

Las grandes plantaciones industriales de arroz son otra nueva actividad que se expande en el NEA. Actualmente 10 grandes arroceras están establecidas ilegalmente en los Esteros del Ibera contaminando seriamente este importante acuífero nacional.

En general estos establecimientos realizan enormes terraplenes y canales para extraer el agua de las lagunas y esteros e inundar, una y otra vez, los campos de arroz; desde su instalación viene disminuyendo los niveles de agua en estos bañados. Pero lo más grave es que utilizan una enorme y, año a año, creciente cantidad de agrotóxicos para sostener estos inmensos monocultivos de arroz, en lugares donde antes existía la Biodiversidad más rica de nuestro país.

El perjuicio que los millones de litros de glifosato, paraquad, endosulfán, abamectina y otros pesticidas generan en la flora y fauna local es inmenso. El daño en la salud humana aun no fue cuantificado, pero la Red de Médicos de Pueblos Fumigados comienza a trabajar desde este momento en el lugar. En La Leonesa (Chaco) los barrios que colindan con las macroarroceras que contaminaron el lugar, tienen la misma situación sanitaria que Bº Ituzaingo en la Ciudad de Córdoba, antes de que allí se prohibieran judicialmente las fumigaciones.

Al mismo tiempo, las macroarroceras consumen los miles y miles de kg. de fertilizantes que terminan eutrofizado las lagunas que proveen de agua a la población local. Lagunas de aguas límpidas plagadas de peces hoy simulan a nuestro Lago San Roque (Córdoba) eutrofizado por desechos humanos.

Todas estas situaciones violan legislación nacional y provincial, de hecho los Esteros del Ibera son una Reserva provincial, pero la ausencia del Derecho Ambiental se sustenta en la decisión política de los gobiernos en promover estas practicas extractivistas en la concepción de que el aumento de la producción por si misma traerá bienestar a las región. Ejemplo de esta complicidad es la respuesta del gobierno correntino a la contaminación del Ibera, hoy busca disminuir la extensión de la Reserva del Ibera y de esa manera poner a salvo las macroarroceras. Después de 10 años lo único que se comprueba es que estas políticas extractivistas socialmente insustentables trajeron riqueza a los grupos de siembra y macroarroceros y daño ambiental y sanitario para la inmensa mayoría de la población.-

Dr. Medardo Avila Vazquez
Medico Pediatra y Neonatólogo
Coordinador Red Universitaria de Ambiente y Salud

Médicos de Pueblos Fumigados
www.reduas.fcm.unc.edu.ar

medardoavilavazquez@yahoo.com.ar
0351 155915933

0 Comentan sin ponerse colorados: