Redes sociales

11 julio 2011

Dibujar para la derecha

Una vez más, en lo que ya es un clásico post-electoral, los números de los votos terminaron dictando la real-realidad de la voluntad popular y enterrando la realidad dibujada de las encuestadoras truchas.

En Capital Federal quedaron en off-side claro los que anunciaban la oleada incontenible de un inasible "efecto Cristina" que aparentemente era la explicación para los triunfos oficialistas en los varias provincias pero que en Buenos Aires apenas si se esbozó. 

El resultado de tanta irrealidad volcada en planillas de espejismos, es que la derecha, de la mano de Macri, se afianzó en uno de los distritos más importantes del país, lo que es una muestra de que muchas veces quienes más enarbolan la bandera del practcismo y objetan a quienes están a su izquierda de ser paradojicamente "funcionales a la derecha", son en realidad los que con mayor empeño le dan de comer a la diestra.

Para que quede claro: mentir es funcional a la derecha. Despojarse de encuestas serías y apostar a la creación de "climas" a partir de consultoras truchas, es funcional a la derecha; porque no solo se trata de degradar a la política a través de faltar alevosamente a la verdad sino hacer pie en un desprecio profundo por el pensamiento de los argentinos.

Se suponía que el kirchnerismo era una fuerza de centroizquierda -o al menos así le gusta presentarse- pero a partir de las manipulaciones mediáticas se hace notorio que no hay muchas diferencias entre la forma de "hacer política" del oficialismo, el macrismo y hasta el delasotismo, porque para ellos  lo primordial es deplegar un enorme aparato económico con impacto mediático y donde la verdad (esa que si Menem la decía no lo votaba nadie) es la primera víctima de la campaña.

0 Comentan sin ponerse colorados: