Redes sociales

30 julio 2011

En deuda

Uno de los capítulos más escabrosos de las gestiones De la Sota y Schiaretti ha sido el de la deuda pública provincial. Durante años el mecanismo del endeudamiento fue utilizado asiduamente bajo el designio de la política noventista, o sea tomar deuda para pagar deuda vieja y gastos corrientes hasta convertir el trámite en una bola de nieve difícil de manejar.

A raíz de esta práctica el 2009 fue un año de zozobra y el 2010 se abrió con grandes interrogantes para los números de la administración provincial que hacía agua por varios agujeros y presentaba una angustiosa situación financiera. Afortunadamente, en el marco general de rescate, condonación y refinanciación de las deudas provinciales que asumió el gobierno nacional, Córdoba fue generosamente beneficiada al punto que el propio Schiaretti dijo que le habían sacado una soga del cuello.

La mano nacional fue ampliamente agradecida en principio por el gobierno cordobés y facilitó el idilio --fugaz, pero idilio al fin- entre la desaparecida Casa de las Tejas y la enrejada Casa Rosada. Con las arcas refrescadas y sin el peso de vencimientos cercanos sobrevolando la cabeza de los funcionarios, el gobierno cordobés decidió aprovechar el momento y lanzarse con alegría al carnaval de obra pública pre-electoral con la que no solo se han decorado tandas y publicidades oficiales sino que le sirvieron como excusa a los administradores salientes para tomar nueva deuda y agenciarse para si jugosos sobreprecios.

De esta forma sucedió lo siguiente:
“Si comparamos con el 2009, tenemos que durante el 2010 la deuda aumentó 994,1 millones de pesos a pesar de que en el mismo período la nación condonó deuda a la Provincia por 1.342,5 millones de pesos. Este aumento significa que el stock de deuda pública aumentó un 10% sólo en el 2010”
"En la misma etapa, la proporción de deuda dolarizada pasó de 31,94% de la deuda total en el 2009 a 52,02% en el 2010. Esta fuerte dolarización de la deuda se explica por la emisión de dos series de títulos Boncor, una en agosto de 2010 por 400 millones de dólares y la otra en octubre de 2010 por 196 millones de dólares. Recordemos también que a fines del 2009 se emitió la primera serie de Boncor por 150 millones de dólares. Estas tres series de bonos devengan un interés anual de alrededor del 12% en dólares”.
No caben dudas que con este panorama y con la perspectiva de que en el 2012 se deberá comenzar a pagar la fiesta del 2010/2011, el gobierno que surja de las elecciones del 7 de agosto nacerá con una espada de Damocles pendiendo sobre su cabeza.
Estas observaciones -bien interesantes por cierto- corresponden al último análisis de la deuda provincial de Córdoba realizado por el CIPPES y que pueden leer completo aquí: Situación de la Deuda de la provincia

0 Comentan sin ponerse colorados: