Redes sociales

05 octubre 2011

No es un pagadios, es otro pagá-vos

El año pasado todas las provincias argentinas recibieron un importante apoyo de parte del gobierno nacional, al reestructurarse el grueso de la deuda que estas mantenían con la Nación.

La administración cordobesa festejó con enormes sonrisas la noticia y -en su momento- fue un aliciente particularmente importante para acercar las posiciones entre Cristina y Schiaretti, tanto que las fotos con ambos como protagonistas se multiplicaron de la mano de elogios mutuos.

El deshago financiero le permitió al gobernador avanzar fuertemente en una serie de obras públicas, algunas de ellas postergadas y necesarias y muchas otras meramente cosméticas pero de gran exposición pública. Esto ayudó al PJ a mejorar substancialmente su imagen en la Capital cordobesa y por ende a motorizar la campaña de De la Sota en una ciudad que le ha sido especialmente esquiva a la hora de los votos.

Pero evidentemente, este festival de obras (con sobreprecios) y la increible cantidad de publicidad oficial que acompañó cada una de ellas, licuó una buena parte del dinero que la provincia tenía en caja por lo se había ahorrado de pagarle a la administración central y por otros ingresos obtenidos de una serie de bonos públicos (toma de deuda) que se fueron poniendo en el mercado desde el año pasado hasta hoy.

En la actualidad la deuda provincial es un misterio. La estructura ministerial elegida en su momento por De la Sota y que transformó varios ministerios en "Agencias" ha ayudado mucho a ocultar cuánto debemos los cordobeses. Aún así se supone que la cifra ronda entre los 15.000 y 17.000 millones de pesos, una parte de los cuales deberán empezar a ser pagados durante el 2012.

Este hecho ha llevado a que Schiaretti se vea urgido de buscar dinero fresco para garantizarle a De la Sota un pasar más o menos tranquilo durante los primeros meses de su próximo mandato. En el camino de llevar adelante esa empresa hoy mismo el gobernador ha autorizado por decreto colocar nuevas Letras del Tesoro por $830 millones que se sumarán a los $500 milones que ya salieron durante este año y la aprobación en horas por parte de la legislatura, de una nueva emisión de bonos por 200 millones de dólares más.

El dato interesante sobre este último hecho es que, como ya sucede desde hace años, el bloque del PJ (UPC) contará con el entusiasta apoyo de los legisladores kircheneristas quienes una vez más demuestran su proclividad a facilitarle las cosas a De la Sota, aunque eso signifique avalar otra de las maniobras de neto corte neoliberal que han caracterizado estos últimos tres mandatos pejotistas.

La bola de deuda en Córdoba hace rato que ya ha tomado un carácter imparable y como siempre -desde la época del propio Angeloz- a la hora de pagar, las papas calientes deberán ser mordidas invariablemente por los ciudadanos de pie.

0 Comentan sin ponerse colorados: