Redes sociales

17 noviembre 2011

ASESINAN A CRISTIAN FERREYRA, MIEMBRO DEL MOCASE VIA CAMPESINA

En la tarde de hoy, miércoles 16 de noviembre, la comunidad de San Antonio comunicó, que en la casa de la Familia Ferreyra se apersonaron Javier y Arturo Juaréz, sicarios de empresario Ciccioli oriundo de Santa Fé, y dispararon a sangre fria contra dos campesinos, causando la muerte con una escopeta a Cristán Ferreyra de 25 años e hirieron de gravedad a otro compañero que se encuentra en observación en el hospital de la capital santiagueña y un tercero con golpes graves.


La comunidad de San Antonio,a 60 km de Monte Quemado, miembro de la CCCOPAL MOCASE-Vía Campesina, viene resistiendo al intento de desalojo de empresarios que han contratado matones armados para realizar amedrentamiento en la zona norte de Santiago del Estero. Los empresarios que intentan acaparar las tierras, Los Julianes, Ciccioli, Ricardo Villa, Saud son venidos de Santa Fe y Tucumán; éstos son los mismos que han diseñado el plan de ataque que vienen sufriendo los campesinos indigenas en los departamentos Copo, Pellegrini y Alberdi desde hace 4 meses de forma sistemática. Unos ejemplos son la detención arbitraria de Ricardo Cuellar, el atentado a la FM Pajsachama, la quema de ranchos y pertenencias de campesinos de la CCCOPAL.
Esto ocurre con complicidad y alevociía de parte de autoridades provinciales y funcionarios del poder judicial e instituciones como la dirección provincial de bosque, quien AUTORIZO desmonte en un lugar donde viven familias campesinas indigenas de varias generaciones. A todos ellos los hacemos responsables directos del asesinato de Cristian.

Desde éstos territorios campesinos indígenas, se viene denunciando los atropellos, tal es así que el Juez Penal Alejandro Fringes Sarria de Monte Quemado ya tiene varias denuncias y no hizo nada para detener la escalada de violencia que impera en la zona. También el Comité de Crisis supo hacer relevamiento de las situaciones de atropellos. Hasta el momento, sólo la organización de las comunidades ha logrado evitar los desalojos y desmontes de miles de hectáreas.

En varias oportunidades el empresario Cicciola, amenazó publicamente que mataría a un campesino del MOCASE-VC para que dejen de" molestar".

El asesinato de Crístian Ferreyra no va a quedar impune y con toda la rabia y dolor que sentimos sus compañeros y compañeras, reafirmamos una vez más, que en la defensa de nuestros territorios llegaremos hasta la últimas consecuencias.

Cristian Ferreyra Presente!!!

Ni un metro más, la tierra es nuestra!

Somos Tierra para Alimentar a los Pueblos

Contactos:

011 15588011088
03844 414162
03844 408668

16 noviembre 2011

Si lo encuentra NO lo devuelva

Televisión digital y medios populares




















A partir de la resolución de la Afsca de llamar a concurso público para la adjudicación de nuevas licencias para televisión abierta digital, Pascual Calicchio expone sobre logros y dificultades en la materia para los medios populares y comunitarios.

Por Pascual Calicchio *

En el mes de junio la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual dictó las resoluciones 685 y 686 que llaman a concurso público para la adjudicación de licencias para prestar un servicio de comunicación audiovisual de televisión abierta digital (TDA) en la norma ISDB-T y aprueban los pliegos de bases que regirán los mismos.

Por primera vez en muchos años se hace un llamado a licitación de nuevas licencias de TV, 220, de las cuales la mitad serán otorgadas al sector sin fines de lucro, en sintonía con la ley 26.522. Se hace sobre la base de utilizar la plataforma estatal de Arsat, por lo cual los licenciatarios se ahorran el costo de instalación de antenas y transmisores, pero deben pagar un alquiler mensual de 24.000 pesos a la empresa.

Esta noticia, que en principio debería ser para festejar, trajo una serie de cuestionamientos y dudas en relación con la aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Las televisoras populares que están en funcionamiento (en muchos casos previamente a la ley) y que tenían expectativas de obtener una licencia se encontraron con obstáculos difíciles de sortear, por lo que empezaron a juntarse en búsqueda de soluciones en el Espacio Abierto de Televisoras Populares, Comunitarias y Alternativas.

Entre otras actividades se realizaron movidas culturales frente al Afsca, proyecciones en la muestra DOCA 2011 y un debate muy interesante en la carrera de Comunicación de la UBA, con la participación de un heterogéneo conjunto de participantes que iban de la izquierda al kirchnerismo, donde estuvieron como panelistas el director de la carrera, Glenn Postolski; el presidente del Consejo Federal de Comunicación Audiovisual, Néstor Busso; el profesor Carlos Mangone y representantes de las televisoras convocantes.

El debate puso en evidencia que todavía hay mucho por discutir, que la ley abre un camino pero que no hay una sola forma de recorrerlo, que hay intereses en pugna y que hay que hacer un trabajo militante, tejer alianzas y poner el debate en la sociedad.

Debate en el que se requiere una gran dosis de paciencia para articular posiciones, para superar aquellas que no dan lugar a la posibilidad de cambios porque “está todo bien y no hay que cuestionar la ley” o “está todo mal y dentro del capitalismo todos son parches” y poder encontrar soluciones. Tarea ardua pero posible, como lo demostró el trabajo de la Coalición por una Radiodifusión Democrática cuando elaboró los 21 puntos.

En ese camino hay avances como los señalados por Postolski al considerar muy positivo las 220 licitaciones y las 53 autorizaciones otorgadas. O que el Estado se haya hecho cargo de la plataforma de emisión digital evitando a los canales una inversión de miles de pesos, como remarcó Busso. Pero también hay obstáculos como una burocracia heredada del viejo Comfer que desconoce “la realidad de los medios comunitarios y alternativos”, como explicó Natalia Vinelli, de Barricada TV. En el mismo sentido se expresó Ariel Tcach, de Faro TV: “Hay un fortalecimiento de la comunicación pública pero no de la comunicación popular”. La principal crítica: el costo de los pliegos (rondan los 100.000 pesos según la ubicación geográfica), haciendo prácticamente imposible el acceso a los mismos a las organizaciones comunitarias.

“Para nosotros los medios alternativos no son lo mismo que ‘sin fines de lucro’”, dijo Vinelli. Pliegos y precios diferenciados, subsidios, fondos de fomento, nuevos llamados a licitación para que los medios ya existentes accedan a una licencia y puedan seguir transmitiendo en analógico mientras se reconvierten rumbo al apagón analógico del 2019, fueron algunas de las propuestas que surgieron del debate.

Ecos de este debate parecen haber llegado a la Afsca: a través de la resolución Nº 1657 reconoció errores y postergó el llamado a concurso hasta diciembre. Ignacio Cingolani, director nacional de Planeamiento y Desarrollo de la Afsca, y su presidente, Gabriel Mariotto, anunciaron nuevos concursos para televisoras de bajo alcance y con pliegos más económicos, aunque dichos anuncios todavía no se plasmaron en resoluciones concretas.

Los desafíos no son sólo para el Estado. Las organizaciones populares también tienen que encontrar su rol en este camino, desde la creación de nuevas agendas y nuevas estéticas que rompan con los paradigmas de los medios comerciales y a la vez sean populares, hasta la búsqueda de fuentes de financiamiento que hagan sustentables sus televisoras con la mejor calidad y la máxima llegada. Como se dijo en el debate: “La comunicación popular se hace en la calle”. Se están dando los primeros pasos.

* Docente de Políticas y Planificación de la Comunicación UBA - UCES @pascualicchio

Televisión digital y medios populares


A partir de la resolución de la Afsca de llamar a concurso público para la adjudicación de nuevas licencias para televisión abierta digital, Pascual Calicchio expone sobre logros y dificultades en la materia para los medios populares y comunitarios.

Por Pascual Calicchio *

En el mes de junio la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual dictó las resoluciones 685 y 686 que llaman a concurso público para la adjudicación de licencias para prestar un servicio de comunicación audiovisual de televisión abierta digital (TDA) en la norma ISDB-T y aprueban los pliegos de bases que regirán los mismos.

Por primera vez en muchos años se hace un llamado a licitación de nuevas licencias de TV, 220, de las cuales la mitad serán otorgadas al sector sin fines de lucro, en sintonía con la ley 26.522. Se hace sobre la base de utilizar la plataforma estatal de Arsat, por lo cual los licenciatarios se ahorran el costo de instalación de antenas y transmisores, pero deben pagar un alquiler mensual de 24.000 pesos a la empresa.

Esta noticia, que en principio debería ser para festejar, trajo una serie de cuestionamientos y dudas en relación con la aplicación de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Las televisoras populares que están en funcionamiento (en muchos casos previamente a la ley) y que tenían expectativas de obtener una licencia se encontraron con obstáculos difíciles de sortear, por lo que empezaron a juntarse en búsqueda de soluciones en el Espacio Abierto de Televisoras Populares, Comunitarias y Alternativas.

Entre otras actividades se realizaron movidas culturales frente al Afsca, proyecciones en la muestra DOCA 2011 y un debate muy interesante en la carrera de Comunicación de la UBA, con la participación de un heterogéneo conjunto de participantes que iban de la izquierda al kirchnerismo, donde estuvieron como panelistas el director de la carrera, Glenn Postolski; el presidente del Consejo Federal de Comunicación Audiovisual, Néstor Busso; el profesor Carlos Mangone y representantes de las televisoras convocantes.

El debate puso en evidencia que todavía hay mucho por discutir, que la ley abre un camino pero que no hay una sola forma de recorrerlo, que hay intereses en pugna y que hay que hacer un trabajo militante, tejer alianzas y poner el debate en la sociedad.

Debate en el que se requiere una gran dosis de paciencia para articular posiciones, para superar aquellas que no dan lugar a la posibilidad de cambios porque “está todo bien y no hay que cuestionar la ley” o “está todo mal y dentro del capitalismo todos son parches” y poder encontrar soluciones. Tarea ardua pero posible, como lo demostró el trabajo de la Coalición por una Radiodifusión Democrática cuando elaboró los 21 puntos.

En ese camino hay avances como los señalados por Postolski al considerar muy positivo las 220 licitaciones y las 53 autorizaciones otorgadas. O que el Estado se haya hecho cargo de la plataforma de emisión digital evitando a los canales una inversión de miles de pesos, como remarcó Busso. Pero también hay obstáculos como una burocracia heredada del viejo Comfer que desconoce “la realidad de los medios comunitarios y alternativos”, como explicó Natalia Vinelli, de Barricada TV. En el mismo sentido se expresó Ariel Tcach, de Faro TV: “Hay un fortalecimiento de la comunicación pública pero no de la comunicación popular”. La principal crítica: el costo de los pliegos (rondan los 100.000 pesos según la ubicación geográfica), haciendo prácticamente imposible el acceso a los mismos a las organizaciones comunitarias.

“Para nosotros los medios alternativos no son lo mismo que ‘sin fines de lucro’”, dijo Vinelli. Pliegos y precios diferenciados, subsidios, fondos de fomento, nuevos llamados a licitación para que los medios ya existentes accedan a una licencia y puedan seguir transmitiendo en analógico mientras se reconvierten rumbo al apagón analógico del 2019, fueron algunas de las propuestas que surgieron del debate.

Ecos de este debate parecen haber llegado a la Afsca: a través de la resolución Nº 1657 reconoció errores y postergó el llamado a concurso hasta diciembre. Ignacio Cingolani, director nacional de Planeamiento y Desarrollo de la Afsca, y su presidente, Gabriel Mariotto, anunciaron nuevos concursos para televisoras de bajo alcance y con pliegos más económicos, aunque dichos anuncios todavía no se plasmaron en resoluciones concretas.

Los desafíos no son sólo para el Estado. Las organizaciones populares también tienen que encontrar su rol en este camino, desde la creación de nuevas agendas y nuevas estéticas que rompan con los paradigmas de los medios comerciales y a la vez sean populares, hasta la búsqueda de fuentes de financiamiento que hagan sustentables sus televisoras con la mejor calidad y la máxima llegada. Como se dijo en el debate: “La comunicación popular se hace en la calle”. Se están dando los primeros pasos.

* Docente de Políticas y Planificación de la Comunicación UBA - UCES @pascualicchio

08 noviembre 2011

Las penas son de nosotros, las reservas petroleras son ajenas

Con bombos y platillos la empresa española Repsol ha anunciado el hallazgo en Loma de la Lata de un importante yacimiento de petroleo y gas, tan importante es que hoy por hoy representa un tercio de las reservas de la empresa a nivel global.

Apenas girados los boletines de prensa de la petrolera, las acciones de la misma se dispararon en la bolsa de valores de Madrid, como promesa de una bonanza sorpresiva para una plaza sumergida desde hace meses en medio de una crisis económica que no deja de pegar duro en Europa y particularmente en España.

De este lado del charco se confirmaron algunas ideas que andan circulando desde hace más de 15 años, como por ejemplo que hacía falta prospección, tarea que se había abandonado casi desde el momento mismo de la privatización de YPF, para dedicarse casi exclusivamente a la tarea de extracción sobre pozos abiertos o sobre zonas donde la antigua empresa estatal argentina ya tenía estudios realizados. La otra certeza confirmada es que el actual modelo petrolero, vigente en el país desde los años 90, garantiza enormes ganancias a las empresas extranjeras y deja poco para el país, en especial cuando esto se mide en términos reales, donde debemos incluir hasta el impacto ecológico de estas explotaciones.

Dicho impacto no es menor ni es desdeñable ya que estamos hablando de que el yacimiento de Vaca Muerta es de hidrocarburos no convencionales y su extracción poco tiene que ver con la de clásico pozo, sino con una intervención intensiva sobre el terreno, incluyendo en algunos casos importantes inyecciones de agua y arena para que el material pueda ser extraido.

Por otra parte es notorio que en las crónicas periodísticas se subraye la participación del Grupo Eskenazi (Petersen) como si fuese un grupo argentino, cuando claramente esto es imposible, ya que las leyes ibéricas son muy rígidas en cuanto a quien participa de sus empresas de recursos estratégicos. Por eso si bien Repsol es privada debe recibir la aprobación del estado de cada uno de sus inversores a fin de garantizar la españolidad de la firma. Y justamente por eso Eskenazi (Petersen) TAMBIÉN es una sociedad española con domicilio real y legal en la "madre" patria y por lo tanto buena parte de sus ganancias son giradas puntualmente al exterior.

Este celo de los dirigentes políticos españoles de mantener a Repsol como una empresa mayoritariamente local, se expresó muy claramente hace pocos meses cuando la mexicana PEMEX (estatal) quiso hacerse de una parte del paquete accionario de la misma, para lo cual debió explicar detalladamente cómo se iba a realizar la inversión, cuáles eran los límites de su participación y garantizara que el control ejecutivo continuaría en manos de españoles.

Este celo es el que uno desearía para los funcionarios propios, reducidos en muchos casos a modernos cipayos.