Redes sociales

14 enero 2012

El desierto imperial

Cuando ayer veíamos la ominosa fotografía donde 4 soldados norteamericanos orinaban alegremente sobre los cadáveres de un grupo de combatientes afganos, no podíamos dejar de pensar en la retorcida hipocresia de aquellos que ven en esto algo más grave y remarcable que el flujo casi permanente de invasiones yanquis con su saldo trágico de daños colaterales, civiles desplazados, saqueados y asesinados en nombre de la lucha por una paz que seguramente ellos -los indefensos de siempre- no volverán a gozar por décadas.

Con esto en la mente no podíamos dejar de recordar también aquella antigua crónica del historiador romano Públio Tácito quien puso en los labios de Colgatus, un líder britano derrotado y hecho prisionero por los regimientos imperiales, la siguiente -y siempre actual- definición sobre sus opresores:

A la rapiña, el asesinato y el robo los llaman por mal nombre gobernar y dónde crean un desierto, lo llaman paz .

2 Comentan sin ponerse colorados:

Roberto Mosqueira dijo...

Te diste cuenta compañero sobre el exceso de eufemismos de las agencias internacionales de noticias?
Y otra... indican que serán juzgados... pero siempre ocurre cuando se trata de "soldados"... ¿nunca hay un oficial detrás? ¿jamás un Coronel dirigiendo a su compañía y habilitando desmanes?
¿Cuestión de clases?
Me viene a la memoria el caso de Vietnam... ya no querrán pasar el escrache de tener oficiales juzgados y condenados...

La Runfla dijo...

La certeza es que jamás los ideólogos, los que están en la Casa Blanca, en el Pentágono y en los lobbys del Congreso norteamericano pasarán por un juzgado para dar cuenta de sus crímenes de lesa humanidad.