Redes sociales

29 enero 2012

Respuesta a Lanata de "un tal Pascual"

Esta es la respuesta que envié al Diario Perfil pidiendo derecho a réplica por la columna que Jorge Lanata me había dedicado despectivamente y con información sin chequear en la edición del domingo 22 de enero. Como no obtuve respuesta y no fue publicada ni sábado ni domingo la envío para que sea difundida por quien quiera en blogs, páginas y redes sociales, que se han convertido en grandes aliadas de quienes creemos que “Otra comunicación es posible”. Ellas nos permiten intercambiar opiniones con gente que ha leído nuestros artículos y no conocemos. Lamento que Lanata no use Twitter, Identica o cualquier otra red y prefiera una comunicación unidireccional, algo que a esta altura debería ser un oxímoron, lo que nos priva de la posibilidad de un debate e intercambio fructífero

Respuesta a Lanata de “Un tal Pascual”
A veces en sus formas de comunicación “oficialistas” y “opositores” terminan usando las mismas lógicas.
El domingo pasado Jorge Lanata me dedicó su columna dominical en Perfil llamándome despectivamente “Un tal Pascual” en respuesta a una nota que publicara en PáginaI12 criticando sus dichos sobre quién iba a escuchar la radio de los wichís.

Cuando escribí mi artículo evité explícitamente referirme a la persona de Lanata sino elegí ir al fondo de la cuestión que me interesaba, ya que me resultaba más productivo: el descreimiento de gran parte de la sociedad sobre la posibilidad de construir medios de comunicación sin fines de lucro, para los cuales está reservado el 33% del espectro según la Ley 26.522 conocida como Ley de Medios. El poder pensar que hay otra lógica de comunicación que no está basada en los negocios, como lo demuestran 20 años de radios comunitarias.

Lamentablemente Lanata eligió responderme recurriendo a la descalificación personal, pero encima utilizando datos desactualizados. Todo bien con Google, yo lo uso mucho, pero después un buen periodista debería chequear la información. De esa manera se hubiera enterado que no soy “un alma sensible del oficialismo” sino un militante de Libres del Sur, integrante del Frente Amplio Progresista.

Pero, en esta lógica binaria que se ha establecido en muchos sectores, donde todo se define por las categorías oficialismo – oposición, muchas veces se unen partidarios del gobierno y quienes dicen criticarlo como en este caso.

En primer lugar porque al leer en mi twitter que me defino como militante automáticamente Lanata, al igual que muchos kirchneristas que piensan que a militar se empezó en el 2008, me identifica con el oficialismo y me pone el mote de militante rentado, cuando milito hace 27 años, mucho antes que existiera el kirchnerismo y la mayoría de las actividades que enumera son fruto de esa pasión militante y no cobro un peso por hacerlas.

En segundo lugar porque recurre a la misma lógica que 678. Ese programa utilizó mi nota para pegarle a Lanata y ponerse del lado de los wichis cuando significativamente nunca dijeron nada de la represión a los Qom en Formosa. Lanata usa mi nota para pegarle al gobierno y enumera una serie de problemas que atraviesan las comunidades con los que estoy de acuerdo, pero se queda en esa crítica al gobierno y no va al punto del debate. Hay que resolver el problema del hambre, hay que resolver el problema de la represión y hay que resolver el problema de la comunicación, como ya lo planteara en los años 70 Egon Bahr, Ex Ministro de Cooperación Económica de Alemania Occidental “Para el desarrollo del Tercer Mundo, la política de medios es una tarea que está inmediatamente después de la de garantizar la alimentación y que tiene, a lo menos, la misma importancia que la política económica, monetaria y demográfica”

Y en tercer lugar, en ninguno de los dos casos (678/Lanata) se hace referencia a los párrafos de mi nota donde sostengo que si bien hay funcionarios que han tenido una política de apoyo a los medios comunitarios y de los pueblos originarios hay una gran parte que coincide con Lanata en la desconfianza en que sea posible construir medios desde otro lugar que no sea el lucro y prefieren apostar a la construcción de diarios, radios y canales en espejo con los existentes pero con otra línea política. No hay en esto un cuestionamiento a que existan medios comerciales, que tienen que existir y hoy son la amplia mayoría, sino a una forma de pensamiento que ningunea a quienes no considera con capacidad de hacer lo que ellos hacen.

Si pudiéramos romper con esta lógica a lo mejor podríamos dialogar. No creo que sea sano que aquellos que como Lanata se caracterizaron por decir lo que lo que pensaban, hoy digan que todos los que no están de acuerdo con ellos son K, ni que los compañeros kirchneristas piensen que cualquiera que opine distinto le hace el juego a la derecha.

Si pudiéramos romper con esa lógica a lo mejor podríamos discutir hacia donde va la TV Digital, donde el costo de los pliegos y las condiciones dificultan el acceso de nuevos actores a pesar del llamado a 220 nuevas licencias. Y podríamos discutir que en sus canales ya en funcionamiento efectivamente cuesta ver la pobreza, la represión a los Qom, o la lucha contra la megaminería, o algo que moleste al gobierno, como tampoco vemos en los canales comerciales aquello que afecte al interés de sus anunciantes o el suyo propio. Quizás sea nostálgico pero deberíamos recordar a Pasquali cuando nos hablaba de medios públicos que tuvieran una doble independencia, tanto del poder político como del poder económico.

Por eso también tenemos que discutir el rol de los medios públicos y la oposición tiene que ocupar los lugares que le otorga la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual tanto en el AFSCA (órgano de control) como en RTA (Medios Públicos) que hasta ahora dejó vacantes, tiene que funcionar la Comisión Bicameral de Promoción y Seguimiento de la Comunicación Audiovisual y tiene que crearse el Defensor del Público, todas acciones que ayudarán a un mayor debate y pluralismo.

Hemos trabajado muchos años para que todos hablen con su propia voz, a través de sus propios medios, y vamos a seguir empecinados en una democracia para todos y todas.

Pascual Calicchio, Periodista y docente @pascualicchio

0 Comentan sin ponerse colorados: