Redes sociales

12 febrero 2012

CRESe el negociado

Menos servicios y por más plata. El modelo de Ramoncito es un gran negocio para todos... menos para los cordobeses

Y pasó lo inevitable, llegaron las propuestas de las empresas privadas para hacerse cargo de la recolección de basura en la ciudad de Córdoba y ninguna de las ofertas pudo ser más barata y más completa que el servicio que actualmente ofrece la estatal CRESe.

Desde el municipio, sintieron el golpe, pero hasta ahí nomás porque rápidamente salieron a ratificar el sentido privatista de la administración radical y redoblaron la apuesta al pedirles a las empresas convocadas que mejoraran sus cotizaciones. (Nota de La Voz)

Este hecho que se puede leer casi como un jocoso "¡Otra oportunidad - Otra oportunidad! termina siendo un jalón más en la lista de irregularidades que rodean un amañado concurso de precios que claramente no es otra cosa que una licitación lisa y llana que comprometerá a la ciudad por largo tiempo.

Los radicales gustan decir que lo que hacen no es otra cosa que cumplir con sus compromisos de campaña, ya que la privatización de CRESe era parte de su programa electoral. Lo que no cierra mucho es que estén tan decididos a ser consecuentes con un punto de su plataforma que insumirá varios millones más de los previstos hoy con el actual estado de cosas. En alguna parte del programa deberían haber dicho que venían a empeorar el panorama (cuestión que imaginábamos), a gastar más plata y degradar los servicios que brinda el municipio... pero no, no lo hicieron.

Por otra parte, para bajar el precio lógicamente las prestatarias privadas deberán limitar aún más su servicio y algunas iniciativas más que importantes, como por ejemplo la separación de los residuos en orgánicos e inorgánicos (o secos y húmedos) están en la cuerda floja.

Entonces, si va a salir más oneroso, si los privados no van a dar el mismo servicio, si están en riesgo avances importantes que redundan en un manejo más eficiente de los deshechos urbanos ¿Las promesas que quiere "honrar" el intendente, son las que hizo a los ciudadanos o a los sectores económicos que apostaron mucha plata para que él resultase elegido?

Parte de esto de "honrar" al capital que aportó generosamente para que las tandas publicitarias de Mestre se multiplicasen como hongos durante el período electoral, lo vimos recientemente con el impactante cospelazo que va a llenar las arcas de las empresas privadas de transporte a costa de hacernos pagar un boleto a $3,20, uno de los más caros del país (nos gana Villa María donde Acastello lo clavó en $3,50).

El reciente y abultado aumento del impuesto de rentas municipal también tiene este contexto porque si el criterio de la administración Mestre es el que se ha visto hasta ahora, los recursos no irán a mejorar las condiciones generales de la ciudad y sus habitantes, sino hacia jugosos contratos para los prestatarios privados de los servicios y obras, lo cual no configura otra cosa que un impuestazo para bancar la corrupción.

Algo huele mal. Cada vez peor, y no estamos hablando de la basura, sino de un negociado que se está cocinando en las propias narices de los cordobeses y que -si prospera- deberemos pagar otra vez entre todos.

0 Comentan sin ponerse colorados: