Redes sociales

07 febrero 2012

Malvinas o Falklands ¿qué es lo que decís?


Al nombrar cada cosa muchas veces se la dota de un valor subjetivo a las mismas y se define idológicamente al nombrador. Por ejemplo aunque se refieren al mismo acto, es totalmente diferente decir "coger" que pronunciar "hacer el amor". Además es imprescindible acotar que el contexto también influye, por ejemplo "cipayo" es un adjetivo negativo en casi todas partes, menos, por supuesto, al interior de un ejército colonial.

Algo parecido pasa con nuestras Malvinas ¿alguno se ha puesto a seguir como nombran las islas en los distintos medios electrónicos internacionales? Nosotros si, y después de un análisis a vuelo de pájaro y con apresuramiento propio de este blog podemos arriesgar lo siguiente:

La RTVE española suele usar el término Malvinas en casi todas sus crónicas aunque de vez en cuando les salta un Falklands casi como si fuera un sinónimo para lo mismo... pero no es lo mismo. 

En abrumadora mayoría de las cadenas latinoamericanas Malvinas son Malvinas y el Falklands solo aparece cuando pasan por error algún mapa con nomenclatura anglo. 

En EuroNews, un pool noticioso de emisoras de la eurozona, en su señal en español siempre, pero siempre, se habla solamente de Malvinas y esto es llamativo porque la británica ITN es propietaria del 51% de este canal noticioso.

En la señal para América Latina de la CNN, donde siempre se miden los términos con la vara sinuosa del Departamento de Estado yanqui, se usan ambos términos en pie de igualdad (Malvinas o Flaklands rezan los zócalos); es decir, nunca se usa un nombre sin decir inmediatamente el otro, casi como si nombraran lo mismo... aunque claramente definen cosas diferentes.

En la Argentina, un cuadro de la derecha como lo es Jorge Castro -en su rol de analista internacional- es una rara avis ya que jamás sale de su boca un Malvinas a secas, sino que siempre agrega la frase aclaratoria "Falklands en la denominación británica".

¿Por qué hace esto Castro? ¿Pensará que en el país hay una amplia audiencia anglófona que no entendería a que parte del mundo se refiere? ¿Habrá alguien a quien no quiera ofender Castro? ¿O será tal vez la exageración amanerada de algún súbito espíritu de objetividad periodística internacional? La verdad no tenemos la respuesta, lo que si sabemos es que cuando uno pronuncia Malvinas habla de un territorio usurpado a la Argentina y a Latinoamérica por una vieja potencia; pero cuando se habla de Falklands se pronuncia una palabra que nos remite inevitablemente al colonialismo y al saqueo. 

Y eso para nosotros es suficiente para empezar a intuir de qué lado está cada interlocutor.

0 Comentan sin ponerse colorados: