Redes sociales

27 marzo 2012

¿Qué tienen en común Morgan Stanley y el Ministro De Vido?

Roberto "Decálogo Menemista" Dromi
Morgan Stanley es un banco de inversiones extranjero al que estuvieron asociados muchos funcionarios menemistas cuando se llevaron adelante las privatizaciones.

Morgan Stanley hizo buenos negocios en el país, por eso, por los buenos tiempos y los buenos recuerdos sigue haciendo platita en la Argentina, ahora como uno de los jugadores más importantes en el negocio de importación de Gas Natural Licuado. Contactos no le faltan, al fin y al cabo buena parte de los funcionarios que lo ayudaron a apalancar sus tratos de antaño siguen ocupando lugares importantes en ministerios, secretarías y otros organismos oficiales.

Uno de los amigos del banco no es otro que Roberto Dromi, la mano derecha -junto a María Julia Alsogaray- de Carlos Menem, en la tristemente célebre "reforma del estado" que en los 90 terminó con un tendal de empresas estatales rematadas y entregadas por monedas al capital extranjero. Como en aquellos tiempos con Dromi los banqueros se llenaron los bolsillos lo premiaron haciéndolo hoy su abogado y lobbysta estrella.

Pero a Dromi un solo sueldo no le alcanza y como desde hace años tiene una excelente relación con Julio De Vido, el actual ministro de Planificación de la Nación, consiguió un conchabo con él, como asesor... en temas energéticos.. Y desde ese lugar le da una manito a sus dos patrones, a Morgan, que vende Gas, y al Ministerio, que compra ese Gas.

Como siempre Roberto ocupa los dos lados del mostrador sin que a nadie (pero nadie-nadie) del oficialismo se le caigan los anillos o le moleste en lo más mínimo que semejante traficante de influencias siga haciéndose rico a costillas del patrimonio nacional.

Y no es que nadie sepa quien es Dromi.
Y no es que alguien crea que ya no es corrupto.
Y no es que no conozcan su contactos y como los usa.

Es que sencillamente hacerse el ciego, en este juego, tiene premio.

0 Comentan sin ponerse colorados: