Redes sociales

09 agosto 2012

Armonizame y decime Marta


Finalmente ayer el culebrón de la Caja de Jubilaciones tuvo una puesta de escena digna del Colón, con un actor principal, José Manuel (en el rol de De la Sota) oficiando de deus ex machina de cuerpo presente y con tres leyes "sorpresa" que solamente la tropa propia se animó a votar a libro cerrado.

La verdad es que la operatoria del gobernador ha sido una figurita repetida, jugando con una mano que distraía a la audiencia, con la otra nos palpaba de recursos y, aprovechando la oscuridad de la noche saltaba la tapia de la armonización para dar el más duro golpe que recuerden los jubilados desde hace por lo menos una década.

En concreto la denuncia del Pacto Fiscal y el reclamo de la devolución del 15% de la coparticipación que el propio De la Sota rubricó fue el anzuelo para encolumnar a prácticamente todos los sectores políticos (opositores y oficialistas) detrás suyo. Pero el grand finale era bien distinto al que se habían imaginado muchos, porque De la Sota se hizo presente en la Legislatura portando "3 proyectos 3" destinados a ser tratados sobre tablas, sin discusión ni cuestionamientos o reformas.

Esos proyectos. -convertidos en leyes en menos de media hora- implican entre otras cosas la armonización de facto de las jubilaciones cordobesas, con lo cual el reclamo que se le hacia a la provincia desde la nación ha sido zanjado en gran medida. Podemos decir en este momento que -para felicidad de los tecnócratas- el 82% ha fenecido en esta provincia, pero además está claro que las facultades discrecionales que se han delegado sobre el poder ejecutivo para regular a su gusto y paladar el sistema previsional local atan aún más el futuro de la Caja a los vaivenes político-económicos del futuro.

Hasta ahora lo que más ha resonado en los medios es al queja de los sindicatos públicos que denuncian cómo se estableció una clausula de delay es decir que diferirá los aumentos a la clase pasiva. A partir de ahora el reajuste salarial que automáticamente llegaba a jubilados y activos, tardará 6 meses en aterrizar en los bolsillos de los pasivos, lo cual de hecho implica que el 82% se transformará en un 76%, estableciéndose un recorte indiscurible.

Pero las malas noticias no cesan allí porque a partir de la aplicación de las modificaciones sancionadas anoche el gobernador podrá modificar los porcentajes de los aportes personales y patronales por decreto, lo que constituye un sinceramiento de la operatoria autoritaria habitual del delasotismo pero que descarta desde ya cualquier atisbo de discusión democrática. Seguramente el oficialismo se ha cansado de tener que vallar la legislatura a la hora de tocar haberes y derechos de los trabajadores y ahora todo queda en manos del ejecutivo sin intermediarios y desde la seguridad del Panal (nueva Casa de Gobierno).

No se descarta que en función de no sobrecalentar la situación con los gremios estatales De la Sota aproveche esta facultad para reducir los aportes personales de los trabajadores (que hoy alcanzan un excepcional 18%) y aumente en la misma medida los aportes patronales (o sea los que hace el propio estado provincial); pero la trampa de este truco de prestidigitación es que -gracias a las modificaciones- para realizar el cálculo de las jubilaciones futuras se tendrá en cuenta esta baja de los aportes personales, por lo cual el monto a cobrar al momento del retiro de los jubilados por venir será notablemente inferior al actual.

Como frutilla envenedada para este postre amargo, no conformes con otorgarles facultades discrecionales al ejecutivo también el propio director de la Caja de Jubilaciones ha sido ungido con superpoderes que envidiaría hasta el Capitán Frío ya que, a partir de este momento ese funcionario de segunda línea podrá disponer a su gusto y placer de congelamientos en la movilidad jubilatoria por sectores, es decir que podrá frizar los haberes de aquellos jubilados que han sido acusados reiteradamente ser los "causantes del déficit": bancarios, judiciales o EPEC.

¿Habrá triunfado otra vez el cordobesismo? ¿La Rosada seguirá negando su aportes después de esta demolición en vivo del 82%? ¿Los dirigentes de la  UEPC y el SEP podrán seguir haciéndose los ingenuos y decir "a mi nadie me avisó"?

Vaya uno a saber, lo que si ya se deja ver es una calentura importante entre los trabajadores lo que ha desencadenado una huelga general para el próximo 15 y otras medidas de fuerza para mañana (paro de docentes), asambleas y movilización.

0 Comentan sin ponerse colorados: