Redes sociales

20 agosto 2012

La inflación no se combate con truchadas



La concentración económica lejos de haberse detenido en estos años se ha ido acentuando, en especial en lo que hace a la producción, distribución y venta de alimentos y productos de primera necesidad. 

Esta concentración ha sido aprovechada por varios grupos, principalmente extranjeros para ganar una posición dominante y a partir de ello fueron elegidos como interlocutores principales de Guillermo Moreno y transformados en ruedas de transmisión de una política poco feliz (para decir lo menos) de (des)control de la inflación.

No hace falta ser muy brillante para constatar que todo el andamiaje montado por la Secretaría de Comercio Interior ha fracasado y la inflación (en pesos y en dólares) devora salarios, ahorros, jubilaciones, conquistas laborales y planes sociales.

En este esquema el principal ganador ha sido justamente el capital concentrado trasnacional que usa a la inflación como una enorme aspiradora que succiona en nuestro bolsillos y deposita sus ganancias en el exterior. En el campo de los perdedores estamos aquellos a quienes se supone que Moreno defiende, pero que todos los días sufrimos en carne propia como nuestros pesos valen cada vez menos.

Pero atención, no es que no este proceso sea desconocido para los funcionarios, hace unos años Mercedes Marcó del Pont, hoy titular del BCRA, como diputada oficialista ya era muy crítica de lo que hacía Moreno:

“La concentración económica y de los mercados es inherente al sistema capitalista y mucho más en un período de fuerte globalización. El tema es tener en cuenta qué pasa con la tensión dentro de los mercados en Argentina. Hay que ver cómo se distribuye el excedente. Y qué está pasando con los monopolios y oligopolios. Lamentablemente, el área de Defensa de la Competencia se desarticuló hace años y nadie volvió a ponerlo en funcionamiento. Las leyes para controlar a estas compañías están. Lo que no está bien constituido es el organismo de control para que se cumplan. Para realizar un trabajo como el que hace falta son necesarios equipos y presupuesto. Es decir, decisión política. Es obvio que ante semejante concentración, sólo puede actuar el Estado. Este gobierno ya demostró su compromiso de inmiscuirse y regular en otras ocasiones, no veo porque no va a hacerlo en este caso. Las políticas de precios arreglando con determinados formadores de precios determinó la paradoja de que esos precios le quitan mercado a las pymes, que están con menor capacidad financiera y que tienen una situación de flujo diario más comprometida. Quizá no se está evaluando bien la importancia de estos grandes oligopolios en los aumentos de precios de los últimos tiempos. También hay que estar atentos a lo que pasa con los supermercados, que conforman otro oligopolio y son los que están alimentando la inflación en los últimos meses. "

Las críticas del pasado parece que se las ha llevado el viento y las políticas siguen siendo exactamente iguales, pero ahora potenciadas por lo inexorable de un proceso que no se desactiva. El estado impotente o cómplice, a lo único que atina es a rogarle a los grupos transnacionales que difieran por semanas o meses sus remesas al exterior cuando la plaza se seca de dólares.

La consecuencia de esta sociedad entre el estado y los oligopolios lo vimos esta semana donde una poderosa cadena francesa -Carrefour- salió a respaldar la truchada de la Canasta Básica de Alimentos (CBA) que publicó el INDEC, al publicitar una canasta propia para cubrir dos semanas de alimentos... El tema es que la jugada les salió pésimo, primero porque su oferta fue por tiempo limitado, no contempla los 50 alimentos de la CBA (apenas una fracción de los mismos) y encima fue muy difícil de conseguir en sus locales.

Dicen que una gaviota no hace verano, es hora que los funcionarios comprendan que UN supermercado no hace deflación y que realmente no tiene sentido apelar a golpes bajos o mentiras flagrantes para convencernos de que la realidad es otra diferente a la que vivimos.

La inflación no es una creación de la Corpo, un invento de Lanata o un espejismo de la cadena del desánimo, por el contrario es un problema urgente que necesita de otras respuestas, empezando por asumir que este existe. 

Tal vez el indeseado enfriamento económico que se verificó en el último semestre termine por frenar la escalada de precios, pero si la estructura perversa que ocasiona las remarcaciones no es desactivado, es muy probable que cuando la economía se recupere también retome vuelo la inflación, pero esta vez desde un escalón mucho más alto.

6 Comentan sin ponerse colorados:

Dr. Carlos A. Medina dijo...

"Dicen que una gaviota no hace verano, es hora que los funcionarios comprendan que UN supermercado no hace deflación".
Totalmente de acuerdo con usted, eso se dice de las golondrinas, que llegan a fines de la primavera y se van para marzo, y nadie dice "una golondrina no hace otoño".
Ahora en serio, usted, que lo noto agudo con ésto de las gaviotas...que propone? Es una indirecta para hacernos mirar hacia alguna costa marítima, allí dónde sí, los funcionarios tienen éxito ante éstas pavaditas que usted señala, dónde las gaviotas están a montones durante todo el año?
Mis saludos desde Mar del Plata.

La Runfla dijo...

Don Carlos, mi planteo en gran parte coincide con lo que antes decía Marcó del Pont y creo que hay que hacer lo que ella sugería antes de ser parte de un espacio ejecutivo.

En segundo lugar es necesario sincerar los números del INDEC, pero no solo como parte de un afán que seguramente alguien tildaría de "republicanista" y por lo tanto objeto de el mayor de los descréditos (tal como es de estilo por estos días). Al fin y al cabo, pedir que nuestro gobernantes no nos mientan es un despropósito cuando desde hace décadas está apoltronada entre nosotros la idea fundante del noventismo "roban pero hacen". En este caso transformada en "nos mienten pero nos gusta (a los oficialistas)"

El problema más grueso en realidad y que va más allá del griterio republicano o la mirada autojustificatoria, es que con estos números del INDEC se toman resoluciones muy importantes y totalmente alejadas del adjetivo "pavadas".

Por ejemplo con estos números se mantiene clavada la AUH, la cual a sufrido la erosión de su poder de compra sin que haya sido reajustada y por lo tanto ha diluido parcialmente su potencial.

De la misma forma, teniendo estos datos del INDEC se ha mantenido durante larguísimo tiempo la inconsistencia de un mínimo imponible para ganancias sobre salarios que -digamos la verdad- están muy lejos de ser provilegiados.

Por otra parte buena parte de los planes y programas sociales hoy por hoy están teniendo una enorme distorsión en cuanto a su alcance porque están pensados para menos gente y eso gracias a la utilización de los índices del organismo oficial que esconden a millones de argentinos indigentes y pobres bajo la alfombra del engaño.

Con los datos del INDEC en la mano, por ejemplo, en Córdoba las autoridades provinciales se justificaron para eliminar a más de 20.000 pibes y pibas del PAICOR (el plan alimentario de las escuelas primarias) dejando afuera de ese plato de comida diario a niños/as que realmente lo necesitaban.

Claro, se trata de PAVADAS, aunque muchos no pensemos que sea realmente así.

Dr. Carlos A. Medina dijo...

Creo que se malinterpretó el término pavadas, no se tome de eso, no se me ofenda. Quise señalar lo complejo de la tarea-después de 9 años, no está tan mal.
MMdel Pont superó esas declaraciones con la nueva Carta Orgánica de BCRA, que permitirá, además de un cambio estructural en la economía doméstica, actualizar AUH, asignaciones familiares, ajustar mínimos no imponibles, etc.etc, programadas para octubre próximo.Eso sí, siempre y cuándo el gobernador De La Sota fracase en su intento por desfinanciar al Anses, que ya le contestó, cortito y al pié.
Saludos.
P.D Su CAPTCHA no es para humanos, con razón en sus posts no hay comentarios!

La Runfla dijo...

Gracias por su respuesta, ahora más allá de las programaciones ¿cuál cree Ud que es el impacto de decir que hay menos pobres e indigentes que los que hay? ¿Cómo se le pide paciencia "hasta octubre" a argentinos y argentinas que desde hace meses ven como sus ingresos se licuan y el Estado les dice que no es así?

Evidentemente siempre hay gente que está en mejores condiciones para apechugar la situación; pero de lo que estamos hablando también es de solidaridad, y creo que es un gesto solidario importante denunciar la manipulación de datos, exigir que sean veraces, antes que andar pidiendo paciencia con la panza y el bolsillo ajeno.

Hay montones de ejemplos concretos de como los números truchos del indic tienen un impacto negativo sobre el conjunto de la sociedad, pero además que ese impacto es mayor en los sectores de menores recursos.

No se preocupe por mi CAPTCHA, no hay comentarios porque nadie me lee, no le vamos a andar hechando la culpa al CAPTCHA, el Karma o los Idus de marzo.

tete noemi dijo...

Los supermercados -que son 7 firmas- facturaron a junio de 2011 la "módica pavada" de 41 mil millones.
http://img87.xooimage.com/views/7/3/1/concentracion-supermerc-7-3745bb9.jpg/
Slds.

tete noemi dijo...

Los principales bancos siguen reportando el aumento ininterrumpido de sus ganancias: "Grupo Galicia, Banco Francés y Banco Macro reflejaron subas de sus utilidades en el primer trimestre del 32%; 14% y 26% anual, respectivamente."
http://www.estudiocontableaeh.com.ar/novedades-9/los_bancos_se_muestran_solidos_aun_con_una_economia_que_da_signos_de_desaceleracion-4264

Cuando la presidenta dice por cadena que los sectores concentrados nunca ganaron como con este gobierno ,lo dice con pleno conocimiento de causa.
Slds.