Redes sociales

28 agosto 2012

Las razones de De la Sota para sostener a Aimaretto


Intrigados ante el hecho de que De la Sota no hace renunciar a su jefe de prensa, Fernando Aimaretto, después de que este zamarreara malamente a una periodista de Canal 12, decidimos que lo mejor era entrevistar al propio goberna y requerir su respuesta. Para eso nos dirigimos a la "Fiesta Provincial de la Vaca Atada" donde estábamos seguros de encontrar a José Manuel (que es De la Sota) ya que este año fue reelegido reina de dicho festival por tercera vez consecutiva.

Allí, en un impase de la fiesta y justo antes de que comenzase el certamen de pialado de silobolsas, nos acercamos hasta el mandatario y sin mediar presentaciones le descerrajamos a boca de jarro:  

Oiga don ¿por qué no lo raja a Aimaretto?

José Manuel, sin que se le despeinase un solo hilo de su prolijo quincho se acercó hasta nosotros y con su inigualablemente blanca sonrisa nos contestó:

Queridos cordobeses tengo 4 razones muy importantes para mantener a Aimaretto cerca mio, y se las voy a enumerar brevemente:

Razón número 1: Aimaretto me es muy util desde un punto de vista pedágogico, su proverbial carácter asusta a los niños y como todos saben -queridos cordobeses- siempre es bueno tener una imagen fuerte para disciplinar a los más pequeños. En Casa de Gobierno todo los pibes comen cuando yo digo: "Tomen la sopa o lo llamo a Aimaretto". De hecho cuando alguno osó no beber el sabroso potage que prepara Adriana, mi fiel Aimaretto zamarreó con amor pero firmemente al rebelde y santo remedio.

Razón número 2: Mi jefe de prensa es la prueba viviente de que la violencia de género está aquí nomás y cuando aprecié como le daba murra a la periodista me di cuenta que a pesar de todo lo que hemos hecho desde esta administración, todavia nos falta mucho por andar. Él es entonces un recordatorio de las cuentas pendientes de mi gestión... algunos se atan un hilo en el dedo para no olvidarse de hacer cosas, bueno, yo lo tengo a Aimaretto.

Razón número 3: De la misma forma este querido funcionario mío es el mejor ejemplo de todo los que nos falta en Córdoba en lo referido a la libertad de prensa. Cuando lo miro empujando periodistas, o escucho su inconfundible voz apretando con la pauta a los medios, se refuerza mi voluntad de conseguir que algún día en mi amada Córdoba la prensa sea libre y redoblo mi compromiso para que asi sea... o no, depende ¿no?

Y la Razón número 4 es la más importante de todas, y estoy seguro que mis queridos cordobeses la van a entender porque ya me conocen: Aimaretto se queda por que se canta ¿ok?

Dicho esto el Gobernador abandonando su rictus conciliador hizo una imperceptible seña con sus labios, como apuntándonos con ellos y nadie sabe de donde apareció Aimaretto, sacudiendo nuestro cuerpo con sus proverbiales zamarreos y mascullando insultos casi ininteligibles.

Los único que pudimos entender antes de salir despedidos atravesando un campo de jineteada repleto de gauchos y mancarrones fue algo así como "ahora vas a ver como te despeina el vientito cordobés"

Después de eso todo fue confusión, gritos, un acta contravensional que firmamos sin mirar demasiado y un agitado viaje hasta la capital cordobesa en una vieja moto policial rusa de esas con sidecar que José Manuel compró usadas hace unos años atrás. Sin dudas una experiencia irrepetible.

1 Comentan sin ponerse colorados:

wal.ren dijo...

Quiza porque el proverbial machismo cordobes avale tal actitud y pague politicamente...

Wal