Redes sociales

22 agosto 2012

Primeros saldos del Juicio a las Fumigaciones


Más allá de que personalmente hubiese querido penas más duras, con prisión efectiva para los implicados,  que tuvieran relación con el daño que se le ha hecho a cientos de familias, con el consiguiente costo en vidas, enfermedades y dolor; creo que no es poca cosa que por primera vez quede en claro que rociar con agrotóxicos a la gente y no respetar las leyes que regulan su aplicación es un delito.

Este es el primer escalón de una lucha mucho más larga. Ahora es necesario saber si en los fundaments del fallo -que se conocerá el 4 de septiembre- se contemplan las responsailidades estatales por la falta de control. Del mismo modo hay que replantearse cómo se está fumigando en el país, poner a debate si las distancias mínimas -con relación a zonas pobladas- es la adecuada y si el avión es la única forma de hacerlo (recordemos que en varios países europeos se prohibió la fumigación aerea).

En este mismo sentido durante el juicio ha quedo en evidencia que hay que implementar mejores mecanismos de control del estado para que las leyes se cumplan; pero fundamentalmente ha quedado a la vista la urgencia de investigar de manera independiente, científica y profunda cuán tóxicos y/o biodegradables son los productos que hoy en la Argentina se están usando de forma masiva para impulsar una explotación agrícola sin precedentes. Hasta ahora el grueso, por no decir todos, de los estudios que avalan la baja toxicidad y recomiendan las formas de manejo de los agroquímicos han provenido de los propios fabricantes y han atravesado poquísimos controles, no solo aquí sino en buena parte de los países que los utilizan. La complejidad de los estudios necesarios pero también el poder económico y de lobby de las corporaciones agrícolas han sido un abstáculo difícil de franquear.

En el plano político es importante destacar la presencia durante la lectura de la sentencia del Secretario de Derechos Humanos de la Nación Martín Fresneda, quien finalmente se llegó hasta Córdoba después de haber sido convocado varias veces por los querellantes, Madres de Barrio Ituzaingó incluidas. 

La razón para acusar recibo tan tardiamente de los llamados se encuentre en parte del breve diálogo que el Secretario mantuvo con Darío Aranda (periodista de Página 12 y de La Vaca), donde planteó que el problema en la Argentina no es el "modelo agropecuario" sino solamente la mala utilización puntual de los agroquímicos. En la misma entrevista aprovechó para cargar contra el Premio Nobel de la Paz, Pérez Esquivel - participante muy activo en el apoyo a las Madres de Barrio Ituzaingó- a quien acusó de "utilizar los derechos humanos para hacer oposición al gobierno"... rara esta crítica sobre todo porque suena muy parecida a esa otra que por derecha dice que este gobierno usa a los derechos humanos para hacer proselitismo. (ver nota de Darío Aranda aquí)

Ahora, lo de Fresneda no está traído de los pelos ya que buena parte del apoyo al kirchnerismo cordobés está asentado fuertemente en intendentes del interior de la provincia justamente de aquellas zonas donde las fumigaciones son cosa de todos los días y un elemento central del modelo de sojización. También es importante destacar que en realidad este debate atraviesa a la mayor parte de las fuerzas y partidos políticos del país, ya que la centralidad de los agronegocios en la macro y microeconomía argentina es imposible de soslayar.

No solo nuestro superavit comercial nacional está signado por el precio de la soja y sus derivados sino que también el presente y futuro de miles de pequeñas ciudades y pueblos del interior está profundamente enlazado al mismo. En ese marco las principales responsabilidades le caben al gobierno nacional porque es  quien hoy tiene en sus manos la conducción del estado y el manejo de las herramientas de control, promoción y castigo de lo que se produce en la Argentina; pero sería hipócrita no dejar asentado que este tema trasciende corralitos idológicos o de partido.

Este juicio y sus condenas han servido para poner sobre la mesa justamente algunos elementos para el debate y nos deja muchas preguntas: ¿Los agrotóxicos están debidamente controlados? ¿Los transgénicos son el único camino para el desarrollo del campo? ¿Qué estudios serios hay (que no estén bancados por las mismas empresas fabricantes) que avalen la utilización de los paquetes tecnológicos y sus modos de aplicación? ¿El modelo sojero de expansión de fronteras agrícolas realmente es bueno? ¿Cuál ha sido hasta hoy es su costo social y ambiental? ¿El único problema es el modo de aplicación de los agrotóxicos? ¿Dónde está el estado -nacional/provincial/municipal- relevando el impacto sanitario del uso masivo de agroquímicos? ¿Qué parámetros de protección del medio ambiente se están aplicando actualmente? ¿Cuánto controles más hacen falta? ¿Quiénes realizan esos controles? ¿Cuánto dinero de las retenciones se destina a estos asuntos, si es que se destina algo?

El fallo conocido ayer ha abierto una puerta para empezar a encontrar respuestas, pero también es una señal que en este tema se puede avanzar contra la impunidad y el ingente poder del dinero de las corporaciones.

3 Comentan sin ponerse colorados:

Mariano T. dijo...

La conclusión es que las leyes estan para cumplirse. Hayan o no ocasionado daño, (yo creo que no) esas cosas no se deben tomar a la ligera.
Esta es una serie de estudiso no bancado por compañías. Con 50.000 casos, no 8 como en la leonesa.
Marco del estudio:
http://www.aghealth.nci.nih.gov/index.html
Sujetos:
http://www.aghealth.nci.nih.gov/study.html
Mortalidad total:
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/sites/entrez?Db=pubmed&Cmd=ShowDetailView&TermToSearch=15780775&ordinalpos=1&itool=EntrezSystem2.PEntrez.Pubmed.Pubmed_ResultsPanel.Pubmed_RVDocSum
Agroquimicos y cancer
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/sites/entrez?Db=pubmed&Cmd=ShowDetailView&TermToSearch=16190148&ordinalpos=12&itool=EntrezSystem2.PEntrez.Pubmed.Pubmed_ResultsPanel.Pubmed_RVDocSum
Glifosato y cancer:
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1253709/

Dr. Carlos A. Medina dijo...

Es increíble el cinismo a toda prueba de éste tipo, canalla de poca monta, quiénes pagan los mentirosos estudios truchos? Por que no consultás a Jorge Rulli, a ver que le parece? Así que no hubo daños? Andá a preguntarle a las familias de las víctimas!

Mariano T. dijo...

Está sacado? Tomate una peperina, medina.
El estudio es serio, sobre más de 50.000 casos, lamento que no lo pueda leer, pídale a algun nieto que se lo lea.
A cualquier familiar le diría, después de ver los datos eepidemiológicos que confirmen lo que se dice en el diario, que hay un problema de salud pública, y que hay que determinar urgente el origen. Y que si por propaganda verdosa le terminan errando al buscar la causa, los que van a sufrir son ellos, nadie más.
Tal vez son los PCB, tal vez hay algo muy nocivo enterrado ahía abajo.
De todos modos, si efectivamente echaron agroquímicos en avión en zona prohibida, las condenas estan bien, aunque no hayan matado a nadie.