Redes sociales

21 octubre 2012

Decálogo para el tratamiento de la Violencia de Género en los medios

  1.  Usaremos los términos “violencia de género”, “violencia machista”, “violencia sexista” y “violencia masculina contra las mujeres”, por este orden. Rechazamos las expresiones “violencia doméstica”, “violencia de pareja” y “violencia familiar”.
  2. La violencia de género no es un suceso, sino un problema social. Por ello, no le daremos este tratamiento. No publicaremos fotos ni detalles morbosos.
  3. Nunca identificaremos a las víctimas ni incluiremos información que pueda perjudicarlas a ellas o a su entorno.
  4. Respetaremos siempre la presunción de inocencia de los agresores. Una vez haya sentencia condenatoria, los identificaremos debidamente, destacaremos el castigo e intentaremos incluirlo en los titulares.
  5. Nunca buscaremos justificaciones o “motivos” (alcohol, drogas, discusiones…). La causa de la violencia de género es el control y el dominio que determinados hombres ejercen contra sus compañeras.
  6. Evitaremos las opiniones de vecinos o familiares que no hayan sido testigos directos de los hechos. En cualquier caso, nunca recogeremos opiniones positivas sobre el agresor o la pareja.
  7. Intentaremos ofrecer opiniones de personas expertas en la materia. Priorizaremos las fuentes policiales y de la investigación. No se informará con precipitación.
  8. Sólo incluiremos testimonios de víctimas de malos tratos cuando no se hallen en situación de emergencia o bajo cualquier tipo de presión.
  9. Denunciaremos también la llamada violencia continuada (agresiones, maltrato psicológico… aunque no tenga resultado de muerte).
  10. Siempre incluiremos en la noticia el teléfono gratuito de ayuda a las víctima y cualquier otra información que les pueda ser útil.

1 Comentan sin ponerse colorados:

profemarcos dijo...

Excelente... Siguiendo este decálogo fue "andad al descenso" la periodista Mariana Carbajal por declarar que el "Cuádruple Crimen de La Plata" era obra de un "Machista Violento y Celoso"... Claro, era mas fácil eso que investigar que pasaba en el juzgado donde trabajaba Susana Bártole...