Redes sociales

14 octubre 2012

Fragata Libertad, tres veces rehén


Como ya todos sabemos la Fragata Libertad ha sido impedida de continuar con su viaje anual en el lejano puerto africano de Tema -Ghana-. Allí un trístemente célebre fondo buitre ha decidido utilizar un símbolo internacional de nuestro pais a fin presionar para conseguir el pago de unos bonos de deuda que el país arrastra desde la declaración de default primero y la re-negociación posterior después.

Por eso la Fragata Libertad está ahora amarrada allí, como rehén de la usura que reclama algo que jamás fue suyo, para lo cual ha conseguido la complicidad de algunos jueces ghaneses que han desconocido de forma absolutamente arbitraria la histórica inmunidad diplomática de nuestra nave insignia.

Pero en nuestro país la Fragata también ha sido tomada como prisionera, no ya de los agiotistas, sino de dos facciones del periodismo, que quiere utilizar su anclaje forzoso con el solo fin de probar un punto a su favor o -más inutil aún- reforzar el convencimiento de los convencidos.

Por eso vemos en las tapas de dos importantes diarios argentinos sendos títulos y notas absolutamente contrapuestos sobre el mismo tema:

De un lado del ring, Clarín nos dice que la decisión de hacer escala en Ghana fue fruto de presiones de la Secretaría de Comercio interior, más precisamente de Guillermo Moreno, quien, según el matutino estaba deseoso de profundizar la cabeza de playa comercial que se abrió en África luego de la reciente misión a Angola.

De esta forma la Libertad no es otra cosa -según Clarín- que una víctima más de un funcionario inepto y de la poca capacidad de dicernimiento de la burocracia argentina.

En la otra esquina, Página 12 a través de su editorialista estrella, Horacio Vertbisky, intenta probar que en realidad la Fragata ha sido atrapada fruto de una oscura maniobra surgida aparentemente desde el seno de la Armada y deja picando que todo esto tiene como trasfondo una movida destituyente.

Y así la Libertad no es otra cosa -según Página 12- que una víctima más de un fragote, de una rebelión militar de baja intensidad, donde todos los funcionarios civiles son víctimas inocentes, a los cuales se los ha sorprendido en su buena fe.

Separando la paja del trigo, en ambas notas periodísticas queda claro que hubo un error de cálculo diplómatico de envergadura, ya que se estaba plenamente conciente que un hecho como este podía suceder; igualmente, en ambos casos se dejan entrever las hilachas inocultables de una interna ministerial en Defensa donde los actores civiles y militares se sacan chispas diariamente. Pero lo que es más notablemete surge de las dos crónicas es que el destino real de la Fragata le importa a muy poco a quienes tienen en sus manos la línea editorial de estos medios, ya que lo central es utilizar este hecho como la cuadrícula de papel de una batalla naval sin más destino que el entretenimiento de sus participantes. La detención del barco es absolutamente ilegal desde todo punto de vista, Ghana ha firmado tratados internacionales orientados a evitar este tipo de situaciones, y la posición de los fondos buitres solo es sostenible con jueces ignorantes o venales; pero este dato no figura en ninguna de las notas centrales de estos medios ¿Por qué? ¿Por qué es más importante saldar diferencias políticas coyunturales a través de una noticia como esta y no aportar elementos para que el conjunto de la sociedad tenga elementos para comprender lo que realmente está pasando?

Clarín y Página12 usan sus espadas como mejor saben y pueden, repitiendo el sainete de siempre: sacan del centro lo importante y se quedan ellos como protagonistas de la escena sacudiendo sus fantasmas descoloridos, con un patetismo que ya a esta altura de los acontecimientos resulta absolutamente fatuo y contraproducente.

0 Comentan sin ponerse colorados: