Redes sociales

16 octubre 2012

Ley de ART: Protegiendo al capital

 
Por Juan Pablo Ruiz.
 
 El proyecto de reforma de la Ley de Riesgos del Trabajo que impulsa el gobierno de Cristina se inscribe en el paradigma neoliberal por el cual se transforma a los trabajadores y trabajadoras argentinas en una mercancía o un costo; al cual hay que achicarle su precio para mantener con ello la tasa de ganancia de los empresarios.

Es bueno aclarar que el hecho de que la Unión Industria Argentina festeje y apoye un proyecto de ley no es porque tenga pensado en respetar la vida y la salud de los trabajadores e invertir en prevenir los accidentes de trabajo.

Su festejo responde en todo caso, a que con la aplicación de la nueva ley, los empresarios no deberán responder económicamente de la misma manera, ni en la misma cantidad de dinero, por el daño que su accionar irresponsable le cause a la vida y la salud de la clase trabajadora.

Cuando la Presidenta de la Nación habla de bajar la cantidad de “juicios”, en realidad esta expresando que no desea que los trabajadores exijan al estado que haga cumplir sus derechos; y pretende además que los empresarios no “pierdan” tanto dinero por su accionar irresponsable.

Con la nueva Ley de Riesgos del Trabajo los empresarios chantajearán a los trabajadores. Les ofreceran un pago “inmediato” por lo accidentes sufridos, por un monto mucho menor del que les correspondería, todo a cambio de que renuncien al derecho que los asiste y que la Constitución Nacional les reconoce de que los indemnicen de manera integral. Si aceptan el pago inmediato, no podrán luego solicitar ante los tribunales una reparación completa o integral.

Dicho chantaje es también discriminatorio por al condición social de trabajadores, pues por el solo hecho serlo, deben renunciar al derecho que cualquier ciudadano posee de que le repare de manera integral el daño que han sufrido.

Si como todo parece indicar esta ley se aprueba, el estado y el gobierno promoverán en los hechos un accionar irresponsable de las patronales y empresarios. En lugar de obligarlos a respetar la vida humana y castigarlos severamente por no hacerlo; los empresarios pagarán menos dinero por su accionar irresponsable y como lógica consecuencia de ello aumentaran los accidentes laborales.

Con el impuesto a las ganancias, los trabajadores aportan con su salario a un estado que no los protege; con la nueva Ley de Riesgos de Trabajo pagarán con su salud y su vida el accionar ilegal e irresponsable de las empresas.

El gobierno nacional, con la aplicación de estas políticas ha definido que se recuesta sobre el más fuerte para perjudicar al más débil. Violando el principio protectorio y el más elemental principio de justicia.

La lógica que promueve es parte sustancial de los principios del modelo neoliberal y no tiene absolutamente nada de “nacional y popular”. Cristina Kirchner ya no canta la Marcha cuando dice “combatiendo al capital”; su consigna es en cambio “protegiendo al capital”.

Su política de no afectar “la exorbitante tasa de ganancia del capital” es a costa del salario, la salud y la vida de los trabajadores y trabajadoras argentinas.

0 Comentan sin ponerse colorados: