Redes sociales

13 octubre 2012

Un machete (urgente) para Sabbatella


 Ayer le hicieron un reportaje en Radio Universidad (SRT) a Martín Sabbatella, titular del AFSCA y diputado (en uso de licencia) a quien se presenta como uno de los abanderados de la nueva Ley de Servicios Audivisuales. En ese reportaje Sabbatella fue bastante consistente a la hora de dar definiciones corte político pero hacía agua a la hora de aportar elementos legales. Y esto se hacía notable en una entrevista que lejos de ser un exámen fue extremadamente amable y lleno de centros para que el interpelado la pare de pecho y la clave al ángulo.

Ese déficit de conocimientos básicos de Sabbatella se hizo más claro cuando le preguntaron cuánto de producción local debían tener los medios, en especial los del interior, a lo cual el titular del AFSCA -quien debe hacer cumplir la ley- confesó que no tenía presente la cifra.

Llamativo olvido porque justamente ese porcentaje fue uno de los ejes de discusión que con más insistencia se impulsaron desde la Coalición y que además representaba un viejo reclamo sobre cómo debía articularse el federalismo en la nueva legislación.

Entonces, para Martincho, que lo mira por TV mientras mantiene una patita en el Poder Legislativo y otra en el Poder Ejecutivo, le dejo el artículo (sacado de la propia página web del AFSCA) que especificamente habla de este tema para que empiece de aprendérselo o para que al menos lo lea una vez, porque esta cuestión es tan importante como el propio 7D.

ARTICULO 65. Contenidos.

Los titulares de licencias o autorizaciones para prestar servicios de comunicación audiovisual deberán cumplir con las siguientes pautas respecto al contenido de su programación diaria:
1. Los servicios de radiodifusión sonora:
a. Privados y no estatales:
i. Deberán emitir un mínimo de setenta por ciento (70%) de producción nacional.
ii. Como mínimo el treinta por ciento (30%) de la música emitida deberá ser de origen nacional, sea de autores o intérpretes nacionales, cualquiera sea el tipo de música de que se trate por cada media jornada de transmisión. Esta cuota de música nacional deberá ser repartida proporcionalmente a lo largo de la programación, debiendo además asegurar la emisión de un cincuenta por ciento (50 %) de música producida en forma independiente
donde el autor y/o intérprete ejerza los derechos de comercialización de sus propios fonogramas mediante la transcripción de los mismos por cualquier sistema de soporte teniendo la libertad absoluta para explotar y comercializar su obra72. La Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual podrá eximir de esta obligación a estaciones de radiodifusión sonora dedicadas a colectividades extranjeras o a emisoras temáticas.
iii. Deberán emitir un mínimo del cincuenta por ciento (50%) de producción propia que incluya noticieros o informativos locales.
b. Las emisoras de titularidad de Estados provinciales, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, municipios y universidades nacionales:
i. Deberán emitir un mínimo del sesenta por ciento (60%) de producción local y propia, que incluya noticieros o informativos locales.
ii. Deberán emitir un mínimo del veinte por ciento (20%) del total de la programación para difusión de contenidos educativos, culturales y de bien público.

2. Los servicios de radiodifusión televisiva abierta:
a. Deberán emitir un mínimo del sesenta por ciento (60%) de producción nacional;
b. Deberán emitir un mínimo del treinta por ciento (30%) de producción propia que incluya informativos locales;
c. Deberán emitir Los titulares de licencias o autorizaciones para prestar servicios de comunicación audiovisual deberán cumplir con las siguientes pautas respecto al contenido de su programación diaria:
1. Los servicios de radiodifusión sonora:
a. Privados y no estatales:
i. Deberán emitir un mínimo de setenta por ciento (70%) de producción nacional.
ii. Como mínimo el treinta por ciento (30%) de la música emitida deberá ser de origen nacional, sea de autores o intérpretes nacionales, cualquiera sea el tipo de música de que se trate por cada media jornada de transmisión. Esta cuota de música nacional deberá ser repartida proporcionalmente a lo largo de la programación, debiendo además asegurar la emisión de un cincuenta por ciento (50 %) de música producida en forma independiente
donde el autor y/o intérprete ejerza los derechos de comercialización de sus propios fonogramas mediante la transcripción de los mismos por cualquier sistema de soporte teniendo la libertad absoluta para explotar y comercializar su obra72. La Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual podrá eximir de esta obligación a estaciones de radiodifusión sonora dedicadas a colectividades extranjeras o a emisoras temáticas.
iii. Deberán emitir un mínimo del cincuenta por ciento (50%) de producción propia que incluya noticieros o informativos locales.
b. Las emisoras de titularidad de Estados provinciales, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, municipios y universidades nacionales:
i. Deberán emitir un mínimo del sesenta por ciento (60%) de producción local y propia, que incluya noticieros o informativos locales.
ii. Deberán emitir un mínimo del veinte por ciento (20%) del total de la programación para difusión de contenidos educativos, culturales y de bien público.
2. Los servicios de radiodifusión televisiva abierta:
a. Deberán emitir un mínimo del treinta por ciento (30%) de producción local independiente cuando se trate de estaciones localizadas en ciudades con más de un millón quinientos mil (1.500.000) habitantes. Cuando se encuentren localizados en poblaciones de más de seiscientos mil (600.000) habitantes, deberán emitir un mínimo del quince por ciento (15%) de producción local independiente y un mínimo del diez por ciento (10%) en otras localizaciones.
3. Los servicios de televisión por suscripción de recepción fija:
a. Deberán incluir sin codificar las emisiones y señales de Radio Televisión Argentina Sociedad del Estado, todas las emisoras y señales públicas del Estado nacional y en todas aquellas en las que el Estado nacional tenga participación;
b. Deberán ordenar su grilla de programación de forma tal que todas las señales correspondientes al mismo género se encuentren ubicadas en forma correlativa y ordenar su presentación en la grilla conforme la reglamentación que a tal efecto se dicte, dando prioridad a las señales locales, regionales y nacionales;
c. Los servicios de televisión por suscripción no satelital, deberán incluir como mínimo una (1) señal de producción local propia que satisfaga las mismas condiciones que esta ley establece para las emisiones de televisión abierta, por cada licencia o área jurisdiccional que autorice el tendido. En el caso de servicios localizados en ciudades con menos de seis mil (6.000) habitantes el servicio podrá ser ofrecido por una señal regional;
d. Los servicios de televisión por suscripción no satelital deberán incluir, sin codificar, las emisiones de los servicios de televisión abierta de origen cuya área de cobertura coincida con su área de prestación de servicio;
e. Los servicios de televisión por suscripción no satelital deberán incluir, sin codificar, las señales generadas por los Estados provinciales, Ciudad Autónoma de Buenos Aires y municipios y universidades nacionales que se encuentren localizadas en su área de prestación de servicio;
f. Los servicios de televisión por suscripción satelital deberán incluir, sin codificar, las señales abiertas generadas por los Estados provinciales, por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y municipios, y por las universidades nacionales;
g. Los servicios de televisión por suscripción satelital deberán incluir como mínimo una (1) señal de producción nacional propia76 que satisfaga las mismas condiciones que esta ley establece para las emisiones de televisión abierta;
h. Los servicios de televisión por suscripción deberán incluir en su grilla de canales un mínimo de señales originadas en países del MERCOSUR y en países latinoamericanos con los que la República Argentina haya suscripto o suscriba a futuro convenios a tal efecto, y que deberán estar inscriptas en el registro de señales previsto en esta ley.
Televisión Móvil. El Poder Ejecutivo nacional establecerá las condiciones pertinentes en la materia objeto de este artículo para el servicio de televisión móvil, sujetas a la ratificación de las mismas por parte de la Comisión Bicameral prevista en esta ley.
 

Adecuate a la ley Martín y aprendela.
... y de paso adecuate a tu discurso y renunciá a la banca.

5 Comentan sin ponerse colorados:

Walter Javier dijo...

Renunciaria si el veleta de Ceballos no se hubiera pasado al Fap. Es una decision politica y llevarlo a un tema personal es un poco bajo de tu parte.
Wal

Dr. Carlos A. Medina dijo...

Pomelo va a llevar adelante la política que se votó, el resultado de un debate arduo de 20 años. Algunos creen que los funcionarios son máquinas que se googlean y te largan el articulado, uno por uno. No es así, me parece de mala leche hacer una crítica a ese nivel, cuándo sabemos lo arduo, extenso y recontra difícil que es éste asunto. O usted se lo habría aprendido tan rapidito y al toque. O algún benemérito coterráneo suyo tal vez?
Saludos.

La Runfla dijo...

Walter, la lista de con la que llegó Sabbatella era opositora al Kirchnerismo, después él, y solo él se cruzó de vereda.

Carlos: Si Ud. hubiese participado de alguna de las acciones de todos estos años en favor de una nueva Ley de Servicios Audiovisuales sabría que no hay que googlear nada porque el tema de los porcentajes de producción local estaban en el ABC de quienes bregaron desde el 83 por la nueva la Ley ¡Y no es un articulado tan arduo ni complejo!. Por supesto algunos se enteraron ahora, que le vamos a hacer.
Por otra parte lo que uno desea es que cualquier funcionario sepa cuales son sus funciones BÁSICAS y eso es lo mínimo que le pido a alguien que debe velar por el cumplimiento de una legislación que costó muchísimo esfuerzo colectivo.

tete noemi dijo...

algunos creen que los funcionarios son como artistas de jólibud perseguidos por paparazzis...

Eduardo Real dijo...

Bueno, quién se asombra de que Saba esté con una pata en un lado y la otra en el otro.

Vaya uno a saber si estás de acá o con el que descubrió que "Antes, Clarín mentía".