Redes sociales

14 abril 2013

Chaplin y su niño anarquista

La persecusión política en los años 50 fue llevada adelante en los EE.UU por el senador Joseph McCarthy, quien se lanzó en una cruzada hacia todos aquellos personajes de la vida social, sindical, cultural y política, que él y su gente consideraban "izquierdistas" y por lo tanto agentes de la Unión Soviética o difusores del comunismo. Seguramente muchos lo saben pero no está de más aclarar que de allí viene el término "Macartismo"

Una de las muchísimas víctimas de este macartismo original, fue Charles Chaplin, quien debió salir del país, volver a su Inglaterra natal y además fue impedido a reingresar a los EE.UU. por largos años.

Chaplin, que nunca había ocultado su rechazo a la derecha norteamericana y en varias de sus películas había expuesto la avaricia de un sistema económico que había hundido a millones en la pobreza más atroz, o denunciado el surgimiento del nazismo, se tomó una pequeña revancha hacia su perseguidores en su película "Un rey en Nueva York" donde, entre otras escenas, pone a su propio hijo Michel Chaplin en el papel de un niño anarquista que denuncia con vehemencia lo que su padre quería realmente decir.

0 Comentan sin ponerse colorados: