Redes sociales

11 abril 2015

Chau Glifosato


Desde que hace unos pocos días atrás la Organización Mundial de la Salud sumó a su lista de productos cancerígenos al glifosato se ha lanzado desde varios frentes mediáticos una campaña que incluye, desde el silencio liso y llano de éste hecho hasta la relativización de la noticia o notas de descrédito para la OMS.

Lo cierto es que hasta ahora Monsanto, la principal empresa fabricante de este agroquímco se defendía aduciendo que justamente la OMS no objetaba su controvertido producto y de esta forma trataba de limitar la credibilidad de los numerosos estudios locales que asocian la multiplicación de los casos de cancer con la aplicación del glifosato.

Ahora no hay excusas, ya que no solo el glifosato está incluido en el listado de posibles cancerígenos sino que además se lo incluye en el mismo grupo de productos donde se encuentra el trístemente célebre refrigerante PCB que fuese retirado de prácticamente de todos los transformadores eléctricos del país.

Si se retiró el PCB es imperativo apuntar a ir retirando también el Glifosato, limitando su utilización y redoblando el esfuerzo para controlar cómo, cuándo y dónde se aplica.

Contra lo que mucho piensan, darle salida al glifo no es imposible, de hecho varios países europeos ha prohibido su utilización marcando así un camino que ojalá nuestro país transite en el corto plazo.

0 Comentan sin ponerse colorados: