Redes sociales

30 abril 2015

La Malaria



Mida como se mida, sea por FIEL o por el INDEC, Argentina está metida nuevamente en un período recesivo. La Malaria ha vuelto. 

Supongo que siempre es difícil dimensionar lo que esto significa para quienes no están vinculados a una actividad industrial o comercial porque muchos piensan que en períodos como éste la cosa es casi como una vacación no deseada pero vacación al fin. Nada más errado.

Sentarse al lado de las máquinas apagadas, discutiendo horas con los compañeros de trabajo qué estrategias adoptar para sobrevivir, ver como se acumulan deudas en el pinche de las facturas pendientes y esperar que en el próximo llamado por teléfono, la próxima salida de ventas aparezca un nuevo cliente que con suerte nos permita salvar el día, es un ejercicio cercano a la angustia.

A veces sentís que no te queda aire, otras que ya no te queda sueño y lo único real es una opresión en el pecho que te lleva a estar sin poder domir durante noches enteras. ¿Cómo sobreviviremos mañana, de dónde sacaremos para pagar proveedores, a quién podemos hablar para ofrecerle trabajo?  Son preguntas que una y otra vez buscan una respuesta que no llega.

Como una maldición repetida, montada sobre una cinta de Moebius, pensás que todo se terminó, que quizás lo mejor sería cerrar y pegarle un tiro en la frente a tantas ilusiones sufrientes de desilusión.

El silencio del taller cerrado es el espacio doloroso donde mueren todos los relatos, donde las cadenas nacionales suenan más huecas y más lejanas, con el eco de las viejas promesas una vez más incineradas por la incapacidad de muchísimos funcionarios.

0 Comentan sin ponerse colorados: