Redes sociales

27 abril 2015

Sombra de Horno al poder (no es un chiste cordobés)


Sabido es que en política a la hora de dar golpes de efecto hay quienes tienen una infinita gama de recursos, por eso ya casi ni sorprende que siguiendo el fertil camino iniciado por Miguel del Sel, ahora el cómico Cacho Buenaventura haya decidido dar su salto a las lideas electorales, acompañando a Eduardo Acastello.

Lejos de haber sumado a su fórmula para disputarle la gobernación a Schiaretti o Aguad, a algún referente social o de derechos humanos, el intendente de Villa María sacó un as de la manga y propuso como su vice gobernador al popular cómico. La candidatura tendría también un ingrediente extra: tratar de lavar toda sombra de kirchnerismo en el perfil del armado acastellista.

La aparición de Buenaventura en dicha lista llama la atención, en particular porque durante décadas Cacho fue la cara visible de los oficialismos en Córdoba. Ya en los 90 había hecho campaña por Ramón Mestre (P) y después fue la figura central de buena parte de las publicidades oficiales del Banco de Córdoba, EPEC y la Lotería de Córdoba durante las administraciones de de la Sota y Schiaretti. En cierta forma es un garrochazo sui generis y que sin dudas hará que los debates políticos sean a partir de ahora de enorme riqueza y profundidad ideológica.

Imaginamos que a partir de mañana las paredes de la tranquila Cruz del Eje aparecerán pintadas con la consigna "Cacho al gobierno, Sombra de Horno al poder".

0 Comentan sin ponerse colorados: